Ir al contenido principal

FühURIBE tercera etapa

Análisis
Por María Méndez
Colombia Soberana

Imagen relacionada

Se cumplieron 24 años del asesinato de el Camarada Manuel Cepeda Vargas, líder comunista, abogado, periodista y político colombiano, quien un 9 de agosto fue baleado por sicarios del terrorismo estatal.

Traemos a colación esta terrible parte de nuestra historia, no solo por hacer un reconocimiento a un hombre incomparable, revolucionario integro, ejemplo a seguir, un luchador por la paz que estaba con el pueblo y realmente daba pasos agigantados hacia la Nueva Colombia, sino porque este cruel y difícil episodio no ha pasado.

Ni siquiera en periodos de “pacificación” nos han dejado de asesinar. Para no remontarnos a tiempos alejados de nuestra reciente historia y para aterrizar en el tema de este escrito, hablaremos del periodo del saliente presidente Juan Manuel Santos y de las perspectivas que tenemos con el tercer periodo de Uribe (Duque).

Fueron 8 años en los que se desarrolló el proceso de paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia Ejército del Pueblo FARC-EP, hoy Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC. El desarrollo y posterior firma del Acuerdo de La Habana, trajo consigo una disminución inimaginable de muertes, tranquilidad en algunos territorios, el desminado de otros, pero también una serie de incumplimientos por parte del Estado Colombiano encabezado por el gobierno Santos, así como la continuación sin vergüenza de la política estatal de eliminación física del pueblo colombiano.

En los últimos días, muchos han sido los trinos y publicaciones por redes sociales en agradecimiento a Juan Manuel Santos por su “gestión”. Personalmente (me disculpo por hablar en singular) no creo que haya nada que agradecer. El Gobierno Santos firmó la paz con una guerrilla que el Estado en su terquedad intentó acabar militarmente, por lo cual sabía que la vía violenta era insostenible, si se sumaba la inconformidad del pueblo colombiano en las regiones y los múltiples y repetitivos crímenes de guerra por parte del Estado, crímenes que iban en aumento.

Santos firma  un acuerdo que representa un conjunto de  luchas, las esperanzas de todos los colombianos y una deuda histórica que el Estado tiene con el pueblo, no debemos olvidar que era algo que tenía que hacer, como tampoco se nos puede escapar de la memoria que mientras discutía el Acuerdo en La Habana, enviaba al ESMAD a los campos y ciudades colombianas para reprimir las manifestaciones del pueblo, acción que dejó decenas de muertos, mutilados, desaparecidos, presos políticos y cientos de heridos.

Tampoco debemos olvidar que después de la firma del acuerdo de paz, se cuentan por lo menos 300 asesinatos de líderes sociales y defensores de derechos humanos, cientos de amenazas y dos masacres (Tumaco y El Tarra). Si, pudieron ser acciones de la ultra derecha, pero en un gobierno que cerró los ojos y en un Estado que, aunque lo niegue, tuvo, y aún tiene nexos con su brazo paramilitar.

Elecciones

Hace más de un año, en julio 10 del 2017, publicamos un artículo que tocaba un punto crucial que es la unidad. En él insistíamos en la necesidad de unirnos, no alrededor de personas, sino de un programa que nos reuniera a todos los sectores democráticos y revolucionarios, que respondiera a las necesidades del pueblo, lo cual nos permitiría enfrentar la maquinaria electoral de la burguesía. Desgraciadamente no fue así.

Desde los diversos sectores hubo candidatos. Nuestra incapacidad de unirnos y el hambre de algunos por hacerse contar, primó más que los intereses del pueblo. Incluso, en los últimos momentos se negaron a la urgente unidad, a tal punto que llamaron a votar en blanco para segunda vuelta.

Decidimos callar hasta el fin de las elecciones y no hacer artículos de opinión sobre este tema por una variedad de razones, aunque claro está el trabajo político se realizó hasta el último momento.

En la mente rondaban las palabras sabias de Stalin: “Los que emiten los votos no deciden nada; los que cuentan los votos lo deciden todo”, esta ha sido la verdad siempre, que debemos hacer todo por cambiarla, pero que evidentemente todavía pesa, sobre todo en un sistema electoral tan patético como el colombiano. No era necesario ser adivinos para saber por quién votaría la Registraduría.

El resultado no pudo ser peor, pero no fue una sorpresa. La ultra derecha ganó a pesar de que el mundo se le viene encima y la verdad sobre su corrupción y sus crímenes es innegable e imposible de ocultar.

De regreso a los días de terror

Es indudable que más temprano que tarde la historia y la justicia llegaran a los culpables de tanto terror, culpables que hoy están en el poder y no dudarán en hacer todo por dilatar el desenlace tan deseado por nosotros.

El régimen que se posesionó el pasado 7 de agosto, hará todo lo que esté a su alcance para que la justicia no llegue a su jefe, así como también no dudará en castigar la “infidelidad” de muchos periodistas y medios de comunicación masiva, que, como siempre, están bajo el sol que mejor los calientan.

Las amenazas se duplican y se extienden, no solo a sectores sociales y periodistas alternativos, sino contra quien le estorbe al régimen; las muertes y la persecución de líderes y defensores de derechos humanos se acrecentarán, al igual que de la oposición y los revolucionarios; y el proceso de paz corre un grave peligro, a pesar de que internacionalmente se encuentre blindado.

Otro problema que nos debe tener muy alerta es el papel que el “nuevo” gobierno quiere jugar en la posible invasión a Venezuela, teniendo en cuenta que en nuestro país existen al menos 7 bases militares estadounidenses.

A las calles por la paz y la dignidad

Con este inquietante panorama, lo único que nos queda es deponer egos y pensar en los retos y en los intereses del pueblo colombiano que nos exigen unidad, organización, lucha y coherencia.

Es verdad que no la tenemos fácil. Solo la movilización nos asegurará la presión suficiente para hacer cumplir el Acuerdo de la Esperanza y exigir otra serie de derechos y anhelos del pueblo colombiano. Pero a la oligarquía, la ultra derecha y el actual presidente tampoco les espera un camino de rosas.

La oligarquía firmó un Acuerdo a nombre del Estado que no podrá desconocer, además de tener que lidiar con esa ultra derecha que ha alimentado por décadas que a veces se presenta como un gran problema para su imagen, incluso para sus intereses.

La ultra derecha enfrenta el descontento de gran parte del pueblo, implantará leyes que serán el detonante de más protestas y siente los pasos agigantados de las cortes nacionales e internacionales.

El actual presidente sube como una figura carente de carácter y personalidad, como un títere para seguir las órdenes de su jefe y tarde o temprano tendrá que seguir uno de dos caminos: Quedarse bajo el manto paternalista de su actual jefe, pasando por la historia sin pena ni gloria como Uribe III, enfrentar la presión social siguiendo los designios de su señor y arriesgándose a verse involucrado en los  problemas legales y judiciales de su patrón o traicionarlo y entregarse de cuerpo entero a la rancia oligarquía colombiana. En cualquiera de las dos opciones, seguirá siendo ese gordito bonachón, manipulable y sin personalidad.

El 7 de agosto demostramos en las calles, no solo una amplia capacidad de convocatoria, sino un gran potencial de lucha y organización. Esto es muy importante, porque las calles serán un de los pocos escenarios de presión y protesta que la ultra derecha nos permitirá, unidos, en la lucha y con valentía defenderemos la paz, la vida y construiremos la Nueva Colombia.

Lea más de María Méndez

Comentarios

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

ASESINAN A LÍDER SOCIAL DE LA ZONA DE RESERVA CAMPESINA DE LA PERLA AMAZÓNICA, EN PUTUMAYO

Noticia Por Contagio Radio 10 de octubre 2018

La Asociación de Desarrollo Integral Sostenible de La Perla Amazónica, ADISPA, denunció el asesinato de Otto Valenzuela, líder de esta organización. Los hechos se presentaron el pasado 8 de octubre, cuando integrantes de esa comunidad encontraron el cuerpo de Valenzuela con un impacto de bala en la vereda Frontera.
Yaneth Silva, integrante de ADISPA, señaló que durante la mañana, el líder social estuvo trabajando en la Minga Comunitaria y posteriormente se retiró a su vivienda. Allí, los vecinos de ese predio manifestaron que escucharon un disparo, pero no alertaron a las autoridades debido a que no imaginaron que se tratara de un acto de violencia.
De igual forma, Silva  expresó que cuando se le informó a la Policía de los hechos, le manifestaron que no podían acercarse al lugar porque estaba muy retirado, y le hicieron recomendaciones "de ser muy cuidadosos con el tema de recoger cascos de balas", como material de investigación, del…

El regreso a las armas es un absurdo político

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


La carta de Iván Márquez y el Paisa a la Comisión de Paz del Senado de la República, más que un signo de alarma acerca de una división en el partido Farc, pone de presente una manera de ver las cosas que simplemente contribuye a agravarlas. Nadie con un mediano raciocinio se atrevería a poner en duda el pobre nivel de cumplimiento de los Acuerdos de La Habana por parte del Estado. Otra cosa es el qué hacer frente a tan complicado problema.
No deja de sorprender que el grito de batalla de los firmantes de la carta sea la exigencia de la implementación completa de lo acordado. Reiteran incluso que su mayor anhelo es contribuir a la construcción de la paz en nuestro país. Pues eso precisamente es el propósito fundamental asumido por el partido de la rosa desde su nacimiento, reiterado en su último Consejo Nacional de los Comunes. Todos queremos que se cumpla lo acordado, ¿cuál es el problema entonces?
Un recurso fácil, que habla poco a favor …