Ir al contenido principal

Las niñas del batallón Juanambú

Comunicado
Tomado de FARC
Por María Aureliana Buendía

Las niñas del batallón Juanambú

Corrían los años ochenta y el presidente Belisario Betancur abrió la mesa de negociaciones con la insurgencia de Colombia. El pueblo vibró esperanzado ante la posibilidad de construir un camino de reformas que condujera a la paz con justicia social.

Mientras, las Fuerzas Militares, en contravía del gobierno nacional y de la opinión pública, tramaban sabotear el proceso de paz para continuar la guerra contrainsurgente. Son conocidos los planes  de la época… Centenares de miles fueron desplazados, desterrados, desarraigados. Fue destruido el tejido social, la posibilidad de trabajar, de producir, el 68% de propietarios desplazados por la violencia quedó en condiciones de indigencia, engrosando los cinturones de miseria de las ciudades grandes y pequeñas de Colombia. Miles de desaparecidos, asesinados, torturados; se produjo el genocidio contra partidos y organizaciones políticas como la Unión Patriótica.

La mayoría de colombianos y la opinión internacional desconocen los planes contrainsurgentes de las Fuerzas Militares de entonces contra las organizaciones guerrilleras. No se sabe por ejemplo, que se prepararon centenas de agentes cuyas misiones eran infiltrarse en las filas de las FARC y de otras organizaciones populares. Nadie creería que los entrenaban para matar comandantes, envenenar la comida de los combatientes, dañar las piezas de las armas, robar dinero. Otras misiones más sofisticadas tenían que ver con crear problemas  entre los comandantes y la tropa guerrillera, lograr la insubordinación, la deserción, la traición.

En esas tareas ocuparon indiscriminadamente a mujeres y hombres, gente corriente de las regiones del país, desempleada, económicamente necesitada, también mucho lumpen. Jóvenes, la mayoría menores de edad, eran “sembrados” en las regiones, veredas y poblaciones por dónde la guerrilla hacía sus ingresos. Donde se violaban las normas de ingreso a las FARC, por ahí entraba la infiltración de agentes. Recibían el pago y el entrenamiento en los Batallones del Ejército.

Un caso particularmente aterrador, por la perversión sin límite, fue el de las niñas del Batallón Juanambú. Este hecho fue presentado ante una de las tantas comisiones de paz y/o  de verificación del cese al fuego de la época. El Batallón Juanambú reclutaba niñas en un orfanato de Florencia, Caquetá, las entrenaba para infiltrarse en las estructuras guerrilleras. Las monjas del orfanato escogían a las menores de tal manera que cumplieran con los requisitos exigidos por los militares: bonitas, inteligentes, con buenas condiciones físicas.

En los dos años de entrenamiento aprendían a desnucar a un ser humano con un solo giro especial de la cabeza, a moler vidrío para echarlo en las comidas, a conocer y usar armas a la perfección. Lo peor era que las dejaban sin sentimientos, sin autoestima, sin pasado ni futuro, era la destrucción de cualquier tipo de humanidad. Matar y tomar la sangre de su propia mascota, buscar y tener sexo con cualquiera sin ningún criterio o compromiso, dejarse embarazar para salir de filas previo cumplimiento de la misión, mentir con desfachatez, con seguridad, mirando a los ojos.

Conocimos y sufrimos a las niñas del Juanambú: bonitas y muy jóvenes, habían dejado la niñez y la candidez en el Batallón, hábiles, sagaces y sin entrañas. Los guerrilleros las rehuían con cierto temor y con toda razón. A ese recuerdo me remonta la memoria cuando la falsi media presenta “las pruebas” contra nuestros compañeros revolucionarios.

La política de las FARC siempre fue transparente, justa y pública en relación al ingreso de las mujeres a la guerrilla, en primer lugar, tan voluntario como el de los mismos hombres. Con igualdad de derechos y deberes frente a la organización y la lucha, cosa que la sociedad colombiana no ha alcanzado. No en vano un muy alto porcentaje de mujeres hizo parte de las filas insurgentes. Fue en la militancia guerrillera donde se volvieron sujetos sociales conscientes de su papel en la historia del país, luchando hombro a hombre con los camaradas hombres. Tan queridas, apreciadas, respetadas, amadas y necesarias como tal vez no lo volveremos a ser jamás. 

Esperamos que la Comisión de la Verdad y la Justicia Especial para la paz se ocupen, entre otras, de esta dramática historia de la guerra en Colombia, de las niñas del Juanambú. Que se establezcan responsabilidades frente a los métodos empleados en la confrontación armada para derrotar a la guerrilla, no todo se vale, jamás encontraran un caso de guerrilleras infiltradas en las Fuerza Armadas cumpliendo este tipo de misiones. La valoración que tienen nuestros camaradas de lucha sobre las mujeres en general y las guerrilleras en particular jamás permitiría algo semejante.

La guerrilla de las FARC, sus comandantes y combatientes, jamás pudo ser derrotada precisamente porque se erigió como un colectivo revolucionario con principios y virtudes altruistas.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Masacre en el Tarra, van 9 muertos

Noticia Por Colombia Soberana

Una masacre se realizó hoy, lunes 30 de julio, a las 2:30 de la tarde en el barrio Villa Esperanza en el casco urbano del municipio del Tarra, Norte de Santander.
Las Organizaciones Sociales denuncian que hasta el momento hay 9 muertos y un número indeterminado de heridos. Entre los muertos está Frederman Quintero, presidente de la Junta de Acción Comunal del Km 84 y presidente del Comité Veredal de la Asociación Campesina del Catatumbo,  ASCAMCAT.
Hasta el momento no se han esclarecidos los hechos y se desconoce qué grupo armado está detrás de estos hechos que causan terror y zozobra entre los pobladores.

Por medio de su cuenta de Twitter, el comité de Integración Social del Catatumbo CISCA, insta a las autoridades a explicar cómo es que con su alta presencia en el Tarra, sucede esta masacre a plena luz del día.

Continúa el genocidio de la UP: Asesinan a Jorge Eliécer Roa.

Noticia Tomado de Pacocol Por Oscar H Avellaneda

Jorge Eliécer Roa Patiño ex alcalde de Miraflores, fue asesinado el 13 de agosto en zona rural de Puerto zancudo, jurisdicción de Calamar (Guaviare). Un nuevo crimen que forma parte del genocidio contra la Unión Patriótica (UP).


Fue Alcalde en el período 2001-2003 y sufrió una intensa persecución criminal por parte de paramilitares, con el silencio cómplice de la fuerza pública de la región y la judicialización infundada de la Fiscalía.
Durante su administración se vio obligado a trasladar su despacho, a San José, capital del Guaviare, junto con los concejales, todos de la UP, para poder sesionar sin que peligraran sus vidas e integridad personal.
Su trabajo en la Alcaldía es recordado y valorado, no sólo por las obras que realizó en salud, educación y cultura, sino por el cariño y el respeto con el que trató a su Pueblo, sus colegas y funcionarios.
La Corporación Reiniciar para la Defensa y Promoción de los Derechos Humanos, señala que la per…

HIDROITUANGO CONTINÚA CON OBRAS SIN TENER LICENCIA AMBIENTAL

Noticia Tomado de Contagio Radio


La plataforma Ríos Vivos denunció que Hidroituango  está incumpliendo la decisión de la Agencia  Nacional de Licencias Ambientales, ANLA, y sigue con las obras, a pesar de la suspensión de la licencia ambiental que le obliga a detenerlas. Además, la organización aseguró que EPM tampoco a dado los subsidios que prometió a las familias afectadas y que muchas de ellas continúan viviendo en los albergues o están completamente aisladas como es el caso de quienes habitan en Ituango.
Situación que según Ríos Vivos, es producto de que la ANLA, no haya dado claridades frente a cuáles son las obras relacionadas con la emergencia y cuáles son las obras relacionadas con el avance del megaproyecto que tendrían que frenarse para disminuir el riesgo.
EPM OCULTA INFORMACIÓN IMPORTANTE De acuerdo con Zuleta, los derrumbes en ambas márgenes del cañón, a la altura de la megaobra,  han sido constantes y el más reciente se presentó el día de ayer, información que estaría siendo…