Ir al contenido principal

Hay que sacar al país de las garras del terrorismo

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana




El expresidente Andrés Pastrana en días pasados envió una carta en la que propone hacer una coalición para arrebatar el país de las garras de las FARC. Creemos que es una posición absurda y politiquera.

Absurda porque es que la misma frase es una gran falacia, el país está en las manos de los de siempre. La oligarquía lo primero que aseguró en la Mesa de La Habana fueron sus intereses de clase. En el poder ejecutivo, legislativo y judicial siguen reinando los intereses del imperio a través de la rancia oligarquía y la lumpenburguesía. 

Ellos, los mismos oligarcas que pusieron a correr ríos de sangre desde por lo menos 89 años siguen gobernando y ocupando sus puestos de poder, no solo en lo político  sino en lo económico, ahí están las familias de siempre, los mismos empresarios desde hace casi 200 años. También esta esa lumpenburguesía representada a nivel nacional por el Senador Álvaro Uribe. Esos mismos que recibieron la bendición de la oligarquía en los años 70, 80 y 90. Los creadores y financiadores de grupos paramilitares que realizaban hasta dos masacres por semana y que hoy continúan aterrorizando el país.

Ellos los reyes de la corrupción, los que se roban el dinero de la salud, de la educación, los que siempre han estado matando miserablemente al pueblo colombiano, esa clase a la que pertenece el señor Andrés Pastrana, al que le faltó "el calzón" para realizar un acuerdo de paz, que jugó con la esperanza de construir un país mejor que surgiera de los diálogos del Caguán solo para revitalizar unas Fuerzas Armadas que iban perdiendo la guerra y traer el Plan Colombia que ha dejado millones de víctimas civiles en un conflicto armado que solo necesitaba una salida política a la cual le dio la espalda porque su amo yanqui se lo ordenó, y luego de bombardear el Caguán, entregó el país a un narcotraficante psicópata. 

Esa es la clase que tiene el país en sus garras, la que incumple la fase de implementación del Acuerdo en lo referente a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, la que permite que las Fuerzas Militares entren a las zonas para sacar guerrilleros de ellas, que mina el Acuerdo a través de la Corte Constitucional. ¿En manos de quién está el país? 

Decíamos que es una posición politiquera. Primero porque el expresidente sabe que lo que está diciendo es una gran mentira y segundo porque se da en una coyuntura electoral. Pastrana comienza el "juego electoral" con una táctica vieja pero efectiva: causar terror y exasperar odios. Hace poco el profesor William Ospina decía que no se entendía cómo Colombia no había estallado. Parte de la respuesta es que nuestras clases dominantes nos han llenado desde siempre de terror y odio hacia nosotros mismos y así nos dividieron. 

A eso le juega Pastrana, a revivir la imagen de hace 86 años del "comunista come niños, pervertidor de mujeres", reencauchar el imaginario de hace 53 años del "bandolero, campesino cochino y bruto, ladrón y violento". Es muy fácil ponerle al pueblo las características de la oligarquía para que la desesperanza, la ira y la rabia contra los causantes de todas nuestras miserias, sean dirigidas contra el mismo pueblo, contra el que que piensa diferente y lucha por un país mejor, así nos mantienen separados, pisoteados y enfrentados.

Pero si algo cambio en Colombia es la forma de ver el conflicto a pesar del trabajo coordinado y constante que los medios masivos de comunicación realizan en nuestro país desde su nacimiento.  También ha cambiado la forma de ver a las FARC y eso le asusta, no solo a Andrés Pastrana y al mismo Juan Manuel Santos, sino a la clase dominante.

Es por todo esto que creemos firmemente que en algo tiene razón Pastrana. Hay que sacar al país de las garras del terrorismo. Hay que desenmascarar a los medios masivos de comunicación para poder lograr que respondan por su responsabilidad en el conflicto, no solo armado, sino social, económico, político y cultural.

Hay que salvar el país de esa clase adinerada, politiquera y corrupta que nos han quitado todo, que son los dueños de los bancos, de las grandes empresas, de las multinacionales, que nos explotan junto con nuestros recursos naturales y nos han robado hasta el aire y el agua. De los politiqueros que usan esos viejos horrores para asustarnos solo para ganar votos, y que cuando no los ganan con su cochina lengua, se aprovechan de nuestras necesidades y los compra. De los que financian los grupos paramilitares y que desean que las FARC vuelva a las armas porque sus hijos no van a la guerra y cada litro de sangre representa millones de dolares para sus bolsillos.

Si señor Pastrana, hay que arrebatarle el país a las manos del terrorismo,  y la historia nos ha enseñado que los terroristas son ustedes.

Lea también:

La Paz y las elecciones





Comentarios

  1. Asi es amiga yo nosotros no somos los mismos ya estamos dispuestos a peliar por nuestros derechos asi nos cueste la vida lo haremos ya estamos cansado de lo mismo y de los mismo ladrones y acecinos de siempre...
    La paz es un bien necesario para todos nosotros los colombianos...

    ResponderEliminar
  2. Este gobierno nos está llevando a ala violencia

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, compañera. Hay que plantarse duro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…