Ir al contenido principal

Hay que sacar al país de las garras del terrorismo

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana




El expresidente Andrés Pastrana en días pasados envió una carta en la que propone hacer una coalición para arrebatar el país de las garras de las FARC. Creemos que es una posición absurda y politiquera.

Absurda porque es que la misma frase es una gran falacia, el país está en las manos de los de siempre. La oligarquía lo primero que aseguró en la Mesa de La Habana fueron sus intereses de clase. En el poder ejecutivo, legislativo y judicial siguen reinando los intereses del imperio a través de la rancia oligarquía y la lumpenburguesía. 

Ellos, los mismos oligarcas que pusieron a correr ríos de sangre desde por lo menos 89 años siguen gobernando y ocupando sus puestos de poder, no solo en lo político  sino en lo económico, ahí están las familias de siempre, los mismos empresarios desde hace casi 200 años. También esta esa lumpenburguesía representada a nivel nacional por el Senador Álvaro Uribe. Esos mismos que recibieron la bendición de la oligarquía en los años 70, 80 y 90. Los creadores y financiadores de grupos paramilitares que realizaban hasta dos masacres por semana y que hoy continúan aterrorizando el país.

Ellos los reyes de la corrupción, los que se roban el dinero de la salud, de la educación, los que siempre han estado matando miserablemente al pueblo colombiano, esa clase a la que pertenece el señor Andrés Pastrana, al que le faltó "el calzón" para realizar un acuerdo de paz, que jugó con la esperanza de construir un país mejor que surgiera de los diálogos del Caguán solo para revitalizar unas Fuerzas Armadas que iban perdiendo la guerra y traer el Plan Colombia que ha dejado millones de víctimas civiles en un conflicto armado que solo necesitaba una salida política a la cual le dio la espalda porque su amo yanqui se lo ordenó, y luego de bombardear el Caguán, entregó el país a un narcotraficante psicópata. 

Esa es la clase que tiene el país en sus garras, la que incumple la fase de implementación del Acuerdo en lo referente a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, la que permite que las Fuerzas Militares entren a las zonas para sacar guerrilleros de ellas, que mina el Acuerdo a través de la Corte Constitucional. ¿En manos de quién está el país? 

Decíamos que es una posición politiquera. Primero porque el expresidente sabe que lo que está diciendo es una gran mentira y segundo porque se da en una coyuntura electoral. Pastrana comienza el "juego electoral" con una táctica vieja pero efectiva: causar terror y exasperar odios. Hace poco el profesor William Ospina decía que no se entendía cómo Colombia no había estallado. Parte de la respuesta es que nuestras clases dominantes nos han llenado desde siempre de terror y odio hacia nosotros mismos y así nos dividieron. 

A eso le juega Pastrana, a revivir la imagen de hace 86 años del "comunista come niños, pervertidor de mujeres", reencauchar el imaginario de hace 53 años del "bandolero, campesino cochino y bruto, ladrón y violento". Es muy fácil ponerle al pueblo las características de la oligarquía para que la desesperanza, la ira y la rabia contra los causantes de todas nuestras miserias, sean dirigidas contra el mismo pueblo, contra el que que piensa diferente y lucha por un país mejor, así nos mantienen separados, pisoteados y enfrentados.

Pero si algo cambio en Colombia es la forma de ver el conflicto a pesar del trabajo coordinado y constante que los medios masivos de comunicación realizan en nuestro país desde su nacimiento.  También ha cambiado la forma de ver a las FARC y eso le asusta, no solo a Andrés Pastrana y al mismo Juan Manuel Santos, sino a la clase dominante.

Es por todo esto que creemos firmemente que en algo tiene razón Pastrana. Hay que sacar al país de las garras del terrorismo. Hay que desenmascarar a los medios masivos de comunicación para poder lograr que respondan por su responsabilidad en el conflicto, no solo armado, sino social, económico, político y cultural.

Hay que salvar el país de esa clase adinerada, politiquera y corrupta que nos han quitado todo, que son los dueños de los bancos, de las grandes empresas, de las multinacionales, que nos explotan junto con nuestros recursos naturales y nos han robado hasta el aire y el agua. De los politiqueros que usan esos viejos horrores para asustarnos solo para ganar votos, y que cuando no los ganan con su cochina lengua, se aprovechan de nuestras necesidades y los compra. De los que financian los grupos paramilitares y que desean que las FARC vuelva a las armas porque sus hijos no van a la guerra y cada litro de sangre representa millones de dolares para sus bolsillos.

Si señor Pastrana, hay que arrebatarle el país a las manos del terrorismo,  y la historia nos ha enseñado que los terroristas son ustedes.

Lea también:

La Paz y las elecciones





Comentarios

  1. Asi es amiga yo nosotros no somos los mismos ya estamos dispuestos a peliar por nuestros derechos asi nos cueste la vida lo haremos ya estamos cansado de lo mismo y de los mismo ladrones y acecinos de siempre...
    La paz es un bien necesario para todos nosotros los colombianos...

    ResponderEliminar
  2. Este gobierno nos está llevando a ala violencia

    ResponderEliminar
  3. Muy bien, compañera. Hay que plantarse duro.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

Mientras Duque juega a viajar por el mundo se dispara genocidio indígena

Análisis
Tomado de Pacocol
Por ARMANDO WOURIYU VALBUENA 
- Presidente ONIC 1999-2003


(Extractos) Que los árboles, animales y aguas gocen de buena salud, y traigan frutos, nuestros hijos se reproduzcan para mantener la energía vital de los Pueblos, que la dignidad se mantenga y perdure a nuevas generaciones, ya que en nuestras acciones está el bienestar y la extensión de la especie humana siendo de interés preservar la justicia milenaria en la oralidad.



Las cosas funcionaban de esta manera hasta que el imperio hispano católico, causó la guerra con sus caballos, pólvora y espadas.

Bajo el pensamiento (…) que contempla a un solo dios del sexo masculino, la mujer nace de un hombre y las personas son temerosas de ese dios (…)

La filosofía hispano católica, se impuso con los deberes morales de sus soldados causando despojo, desplazamiento, masacres, exterminios, envenenamientos etc., y luego se inició el proceso de gobernabilidad creándose el Virreinato de la Nueva Granada, donde el propietario de…

Torturas en la Escuela de caballería: Que la verdad y la justicia salgan a la luz

Análisis Tomado de Pacocol Por Rafael Barrios Mendivil - Colectivo de Abogados 


La Corte Suprema de Justicia, el 8 de agosto de 2019 precluyó la investigación contra la doctora Ángela María Buitrago Ruíz porque llegó a la conclusión que efectivamente Edgar Villamizar Espinel sí compareció a la Escuela de Caballería en el 2007 y, al no prefabricarse la prueba, el prevaricato por exclusión de materia quedó automáticamente sin sustento.

Corría el año 2007 cuando el cabo del ejército Edgar Villamizar Espinel llegó a la Escuela de Caballería durante una diligencia que adelantaba la fiscal Ángela María Buitrago Ruíz en el caso de los desaparecidos del Palacio de Justicia. Villamizar le dijo la verdad a la fiscal, que había visto en dicha guarnición militar a varios desaparecidos del Palacio y le escuchó decir al coronel Luis Alfonso Plazas Vega: “cuelguen a esos hijueputas”.

Tres años después, el señor Plazas Vega denunció a la fiscal Ángela Buitrago por falsedad ideológica en instrumento públi…

Qué lucha armada, ni qué ocho cuartos

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

En días pasados, en un evento con un buen número de reincorporados de las Farc, conversé con un antiguo mando de la organización, a quien conocí en filas como un destacado guerrero. Un hombre que pasó la mayor parte de su vida guerrillera en fuego cruzado con el enemigo, dirigiendo unidades cada vez más grandes, desempeñándose con maestría en las más complicadas situaciones de combate.

Un tipo modesto, como ordenaba el estatuto fariano. Que nunca se sintió mejor que los demás, que cumplía sus misiones al pie de la letra, que se sentía miembro de un Ejército en el cual el esfuerzo y las capacidades de cada uno, eran importantes en el momento preciso. Entrados en confianza, me comentó que con alguna frecuencia recibía propuestas o razones de los llamados disidentes, en las que le proponían retomar las armas junto a ellos.

Antiguos compañeros de lucha que insisten en continuar alzados, con el supuesto fin de consumar el plan estratégico aprob…