Ir al contenido principal

Los "Falsos Positivos" de la extradición

Campaña
Por Fundación Colombia Soberana
Oficina de Comunicaciones y Derechos Humanos CODH






“Es una fachada, es un alza en las estadísticas, usted tiene cuerpos” . Este es un fragmento de las declaraciones de un ex agente especial del FBI, en donde admiten que para estas agencias no es importante  acabar con el flagelo de las drogas, sino más bien tener el control del negocio y ganar sus dividendos, sean políticos o económicos, sin importar a qué costo “Allí hay que conseguir números”  remata diciendo un ex agente de la DEA.

Cuerpos, números, estadísticas, fachada. A esto se reduce la vida de los colombianos inocentes que son extraditados a Estados Unidos. Es casi imposible para cualquier colombiano, no comparar esta situación con las ejecuciones extrajudiciales, mal llamadas Falsos Positivos.

En el Patio 12 y 16 de la Picota ERON, en Bogotá, están recluidos en condiciones inhumanas aproximadamente 174 custodiados. No son sindicados ni condenados, simplemente son custodiados, palabra que hace referencia a los ciudadanos colombianos a quienes el Estado ha dejado huérfanos para ser entregados a Estados Unidos y allá, indefensos, afronten un juicio por delitos, que en la mayoría de los casos, no han cometido y/o no son motivo de extradición.

Ya está más que demostrado que la política de la “lucha contra las drogas” ha sido un gran fracaso. Un problema social, cultural, político e incluso geoestratégico no se resuelve con represión, sino con el fortalecimiento de la soberanía, solucionando la problemática del campo, con educación, recreación, salud, en fin, con justicia social.

La extradición como un castigo contra los narcotraficantes no funciona porque se perdió el miedo. Los grandes narcotraficantes pasaron de “preferimos una tumba en Colombia que una cárcel en Estados Unidos” a subir a los aviones con una gran sonrisa y ser el centro de atención en el país del norte. 

Los narcotraficantes de alto y mediano poder saben que van, colaboran y salen pronto, y en el caso de los paramilitares es un favor que se les hace, pues pagan pocos años por narcotráfico y ni un segundo de cárcel por delitos de lesa humanidad.

Por otro lado la búsqueda de Johnnys Greensneakeers o chichipatos, a lo que más se dedican los agentes de las agencias de inteligencia, tanto nacionales como extranjeras, tienen varias  facetas que tienen que ser estudiadas y analizada por los Gobiernos de ambos países.

Algunas de ellas son, la poca o nula trascendencia real y efectiva de arrestar y extraditar a personajes que no tienen poder real en el tráfico de estupefacientes; el desgaste económico, político y social que causa a ambos países; y la aparente confabulación entre los agentes federales estadounidenses y  colombianos con los grandes narcotraficantes, no solo para extraditar los “chichipatos” sino para “crear nuevos narcos".

Este es uno de los puntos neurálgicos de la extradición: la “creación de nuevos capos”, que realmente son personas inocentes. Acá encontramos tres tipos de presos, las personas completamente inocentes, los presos políticos y los entrampados. La mayoría de los custodiados pendientes de extradición pertenecen a esta población.

La extradición como arma contra el tráfico de drogas es un fracasado, para los grandes capos y narcoparamilitares es un premio, para los presos políticos es un ilegal castigo y para las personas inocentes un flagelo.

Hoy es un campesino o un comerciante mañana quizás sea usted. ¡No a la extradición!

Comentarios

  1. Continúan los FALSOS POSITIVOS DE LA DEA EN COLOMBIA CON INOCENTES CAMPESINOS DE NARIÑO POR CALETAS DEL ELN.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…