Ir al contenido principal

Somos soñadores, pero no los únicos

Comunicado


50-aniversario-1964-2014

Hoy queremos decir para todos: “Imagina que no hay un paraíso ni ningún infierno debajo de nosotros; arriba de nosotros, solamente el cielo. Imagina que no hay por qué matar, imagina a toda la gente viviendo la vida en paz. Imagina que no hay posesiones, ninguna necesidad de codicia o hambre, sino la hermandad del hombre. Imagina a toda la gente compartiendo el mundo... Tú puedes decir que soy un soñador, pero no soy el único.

A propósito de estas palabras que parafrasean la hermosa canción IMAGINA de John Lennon, queremos reflexionar sobre las declaraciones del presidente Santos cuando ha dicho: “Qué lindo poder trasladar eso a Colombia para que los colombianos nos imaginemos a Colombia en paz”. Y es que, sencillamente como FARC, estamos de acuerdo, pero es necesario reflejarlo en hechos concretos.

Como un gesto de generosidad con el pueblo y las víctimas que han clamado por un escenario sin hostilidades, se debiera proceder a brindar no solo una canción de paz, sino el hecho concreto del cese bilateral de fuegos que evite más derramamiento de sangre, el armisticio que nos coloque en la recta final de nuestra reconciliación.

Hacer una gira en función de la paz, como la que está protagonizando el presidente en los Estados Unidos, implicaría entonces, para ir más allá de la retórica, esclarecer, entre otros, sin más evasivas, el fenómeno del paramilitarismo para desentrañar sus orígenes, sus efectos y los responsables. Un complemento necesario, es sin duda el abordaje de temas sensibles dentro de la confrontación como son, la injerencia en el conflicto interno, de potencias extranjeras que mantienen a Colombia en condiciones de país ocupado, y asuntos como el uso desproporcionado de la fuerza en un plano de asimetría criminal, por parte del gobierno, en contravía de los principios más el elementales que rigen la guerra.

Dentro de la misma perspectiva, no es pertinente seguir mostrando el proceso de paz que se adelanta en La Habana como un nuevo modelo de justicia transicional. Siendo consecuentes con la realidad, lo correcto sería propender por procesos de post acuerdo y normalización que surjan del consenso y no de posiciones unilaterales, como la que entraña el marco jurídico y su justicia transicional. Para la insurgencia el verdadero y único marco jurídico para la paz, no es el que hace trámite en el parlamento y en las cortes a instancias del ejecutivo, sino el Acuerdo General de La Habana y lo que de él se derive.

También queremos referirnos al tema del cambio climático que ocupa los titulares y la atención del mundo. Un discurso ambientalista coherente debe corresponderse con acciones que pongan punto final a la devastación de nuestro entorno y sus riquezas naturales. Es hora de suspender -en consecuencia con la aplicación de una nueva política antidrogas-, las aspersiones aéreas de agentes químicos que tanto daño y victimización ha generado en los campos de Colombia; Hay que detener la feria de licencias exprés a compañías mineras y petroleras, entre otras, que amenazan el ecosistema. El arrebato de la explotación minero-energética no puede seguir en la aventura loca de la explotación del gas de esquistos mediante el procedimiento de fracking o fractura hidráulica, ni en la pretensión de destruir importantes áreas de la Amazonía, de parques naturales y zonas de reserva, por el solo afán de satisfacer la voracidad capitalista de las trasnacionales y de gobernantes corruptos.

De este tamaño son los problemas que deberemos resolver en esta etapa del proceso de diálogo, si en verdad queremos apresurar la marcha hacia el objetivo de la paz con justicia social, democracia y soberanía.

DELEGACIÓN DE PAZ DE LAS FARC-EP

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…