Ir al contenido principal

Blanco es, gallina lo pone

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Blanco es, gallina lo pone

El caso abierto por Fiscal Martínez contra los hermanos Mora, y la conclusión del testaferrato de las Farc, crea suspicacias por el momento electoral, los testigos, y los saqueos concertados

Gabriel ÁngelLa reciente imputación de la Fiscalía General de la Nación, en cabeza del doctor Néstor Humberto Martínez, contra la familia Mora Urrea, propietaria de una cadena de supermercados populares en cuatro departamentos del país, por la presunta comisión del delito de lavado de activos, revela mucho más que un pulcro afán de hacer cumplir la ley penal en el país.

En primer término por el momento elegido para escandalizar con ella. Una investigación que se afirma viene de veinte y más años atrás, produce un dudoso resultado en el preciso momento en que el partido Farc, de conformidad con lo pactado con el gobierno nacional en La Habana, se apresta a ejercer los derechos políticos que se le garantizaron en el Acuerdo Final.

Todavía más, justo cuando el país entero se encuentra alarmado por la investigación penal que la Corte Suprema de Justicia acababa de ordenar contra el senador Álvaro Uribe Vélez, en un caso en el que aparecen relacionados de manera clara, fenómenos como la contratación de falsos testigos, la conformación de grupos paramilitares y la responsabilidad en varias masacres.

Una cosa tapa la otra. A lo cual se añaden otra serie de particularidades muy extrañas. A los Mora Urrea se les siguió la pista durante muchos años, según lo que indican los medios, porque su fortuna crecía de manera desmedida en un tiempo exageradamente rápido. ¿Por qué nunca se procedió del mismo modo con otros, digamos los hijos de Uribe, con los que pasó igual?

La cuestión, según la algazara mediática, se viene a producir porque el Fiscal Martínez concluyó que los hermanos Mora eran testaferros de las Farc. ¿Qué cómo lo concluyó? Pues porque en su parecer la palabra de tres supuestos desertores de Farc tiene credibilidad total. Ellos afirman que los Mora subieron alguna vez al páramo de Sumapaz a entrevistarse con las Farc.

Quien haya estado familiarizado de algún modo con la guerra contrainsurgente librada en nuestro país por más de medio siglo, sabe de la credibilidad que merecen los desertores atraídos y pagados por los servicios de inteligencia militar. Si los testigos de la Fiscalía fueran auténticos desertores, lo menos que podía creerse es en la veracidad de su dicho.

Sorprende además que la Fiscalía se apoye en esos testimonios para afirmar la existencia del testaferrato. Lo dicho por los tales testigos es que vieron reunirse alguna vez en el páramo a uno de los Mora y mandos del Frente 53. Aún si fuera cierto el encuentro, no probaría nada. Media Bogotá subía a las montañas de Cundinamarca a hablar con las Farc en esas épocas.

Lo que significaría, según la lógica del doctor Néstor Humberto, que todos ellos son testaferros de las Farc. Mucha gente comienza a pensar en un falso positivo por parte del Fiscal. Y asegura que sucederá lo mismo que con tantos otros acusados de testaferrato por el ente investigador. Saldrán libres, recuperarán lo suyo y hasta demandarán y ganarán una indemnización estatal.

Sería ingenuo o iluso afirmar que podemos meter la mano a la candela por la familia Mora Urrea. Personalmente no tengo la menor idea de su origen o sus actividades. Pero indagando con algunos conocidos de la zona de Usme y el Sumapaz, he escuchado cosas muy distintas a la Fiscalía. Todos coinciden en que se trata de una familia humilde que se levantó a punta de su esfuerzo.

Reconocen en ellos a personas que se preocuparon por ayudar a su gente. Comprándole las cosechas, dándole empleo a muchos de sus familiares en sus negocios, vendiendo sus productos a precios mucho más bajos que el resto del comercio. Incluso alegan que se trata de un asunto de pura competencia comercial por parte de las grandes cadenas. Tirarse al más débil.

Resulta por tanto difícil verlos como criminales. Sobre todo cuando a la actuación de la Fiscalía se añaden los asaltos y saqueos a los almacenes que les pertenecían. No creo que sea hilar demasiado delgado, si se piensa que en el fondo debió haber algún concierto preparado. Sale la acusación de la Fiscalía y ustedes inmediatamente saquean los almacenes de las Farc.

Al fin y al cabo a esos terroristas hay que hacerles es eso. Prepararles su bienvenida a cualquier lugar donde vayan a presentarse, para lo cual se ofrece dinero a los violentos reclutados en tanto barrio pobre y lleno de gente hambrienta. A los que también se los puede convocar para saquearles sus almacenes. En varios departamentos, a la misma hora, para que no haya duda.

¿No fue Uribe, judicializado por los falsos testigos, el primero que salió a decir que había que retirar a las Farc los beneficios del Acuerdo? ¿Y no se ha caracterizado el Fiscal Néstor Humberto por su empecinada oposición a los Acuerdos de La Habana? Blanco es, gallina lo pone.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…