Ir al contenido principal

Grupos paramilitares se reorganizan en Santander

Noticia
Por Vanguardia

Archivo / VANGUARDIA LIBERAL

En el marco de la feria del libro de Bucaramanga, Ulibro, el Centro Nacional de Memoria Histórica (Cnmh) y la Dirección de Acuerdos de la Verdad lanzaron un nuevo informe según el cual fenómeno paramilitar continúa presente en el país, incluído Santander, después de los acuerdos de desmovilización con las Autodefensas Unidad de Colombia (AUC).

De acuerdo con este informe, desde 2007, luego de las desmovilizaciones masivas que se dieron por los grupos paramilitares, “nuevos grupos armados ilegales comenzaron a llegar y expandirse por la región, copando puntos geográficos claves para el control del narcotráfico...”.

Si bien aclara Alberto Santos, quien hizo parte de la investigación, la situación de Santander es “intermedia” frente al nivel nacional, que presenta situaciones más críticas, esto no resta importancia a lo que se está presentando en el departamento.

Según explica Santos, en la región, al igual que en el resto del país, el fenómeno paramilitar ha cambiado: “ya no están uniformados o fuertemente armados en grandes grupos, que pueden ser fácilmente visibilizados en las regiones, sino que ahora se mueven en estrategias mucho más mafiosas, que manejan el arma corta, la tercerización, la captación de pandillas, de grupos delincuenciales comunes”.

Otro de los hallazgos del informe revela situaciones de rearme y reacomodación de escenarios de violencia, en donde se presenta el reclutamiento de menores de edad, en el caso santandereano, específicamente en el Área Metropolitana de Bucaramanga.

Pero la reactivación de grupos armados, cuenta el investigador del Centro de Memoria Histórica, no necesariamente corresponde a paramilitares sino también a guerrilleros, especialmente en la provincia de García Rovira. “Esto hace que el departamento viva en una especie de tensión entre el rearme y reacomodación de las estructuras armadas y una tensa calma que impide percibir que esas situaciones se siguen presentando, sobre toda porque se dan en regiones que son bastante periféricas del área metropolitana, por ejemplo”, concluye Santos.

Justicia y Paz no ayuda

Para Álvaro Villarraga, director de acuerdos de la verdad Centro Nacional de Memoria Histórica, es un riesgo que postulados de Justicia y Paz queden libres, ya que el fenómeno paramilitar aún no se ha superado totalmente. “Más allá de lo jurídico, sí existen discusiones grandes, porque la salida de ellos se da en un contexto en donde no se superó total y cabalmente el fenómeno paramilitar: quedan rezagos, grupos armados, alianzas y economías ilegales a las que estuvieron vinculados, entonces hay riesgos que algunos de los que salgan lleguen a conectarse a esas redes”.

Este contenido ha sido publicado originalmente en Vanguardia.com en la siguiente dirección: http://www.vanguardia.com/actualidad/colombia/275860-grupos-paramilitares-se-reorganizan-en-santander. Si está pensando en hacer uso del mismo, recuerde que es obligación legal citar la fuente y por favor haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. Vanguardia.com - Galvis Ramírez y Cía. S.A.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…