Ir al contenido principal

Desplazados indígenas Katio sin una atención adecuada

Noticia
Tomado de COLECTIVO INFORMATIVO SUSURRO Miembros de la Coordinación Colombia Europa-EEUU Nodo Nororiental (CCEEU)

indigenas

Gracias a una acción de tutela instaurada por la Defensoría del Pueblo Regional Valle del Cauca, el Juzgado Tercero Civil del circuito de la ciudad de Cali falló en favor de la protección de los derechos de 190 indígenas de la comunidad emberá katío que permanecen hacinados en una casa del barrio El Calvario de Cali.

Algunas de las lamentables situaciones que denunciaron el pasado 30 de enero a funcionarios de la Defensoría del Pueblo, indican que familias de 10 personas tienen que dormir en el piso en pequeñas piezas, las mujeres deben salir a las calles con sus niños a pedir limosna, hay enfermos sin atención médica, han sufrido agresiones físicas y que, tanto niños como adultos, aguantan hambre a diario.

Los indígenas se desplazaron hacia Cali en mayo de 2013 desde el municipio de Pueblo Rico (Risaralda), por las difíciles condiciones de orden público que los obligaron a dejar sus fincas y animales. Desde ese entonces, las familias han asegurado no haber recibido ayuda por parte de la Alcaldía, ni de la Unidad Especial para la Atención y Reparación de Víctimas del Conflicto Armado.

En sus piezas deben sentarse en el piso y allí mismo cocinar con leña lo poco que consigan. Han sido tan difíciles sus condiciones, que los afectados advierten que esta situación los hace sentir como si no fueran seres humanos.

“Es claro que la problemática del pueblo indígena emberá katío, que se encuentra desplazado en la ciudad de Cali, es grave y se constituye en una vulneración flagrante de sus derechos fundamentales”, indicó el Defensor Regional del Valle, Carlos Hernán Rodríguez.

Por esta razón, exigió que para garantizar los derechos de los indígenas “es necesario brindar atención humanitaria inmediata que consista en una reubicación que les garantice los mínimos de dignidad, garantizar la seguridad alimentaria de la población, fortalecer el área de salud, educación y utilización del tiempo libre” y, de esta forma, garantizar el registro para acceder a los beneficios de la ley de víctimas.

El Juzgado Tercero Civil del Circuito de Cali acogió los argumentos de la Defensoría del Pueblo y ordenó tutelar los derechos fundamentales a la vida digna y a la ayuda humanitaria de las personas en situación de desplazamiento de comunidad emberá katío que está hacinada en una casa del barrio El Calvario.

También ordenó que la Unidad Especial para la Atención y Reparación de Víctimas del Conflicto Armado, la Alcaldía de Cali y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (Icbf), les brinden a los indígenas la atención humanitaria urgente que necesiten. Además, que sean inscritos en el Registro Único de Víctimas.

Por último, ordenó “hacer seguimiento a la situación humanitaria de dicha comunidad, debiendo proveer dicha atención humanitaria de emergencia especial hasta tanto se generen condiciones para el retorno o la reubicación definitiva de la comunidad”. Al respecto, la Defensoría del Pueblo seguirá acompañando a los indígenas y vigilando que se cumpla con la atención humanitaria, como se exigió en la acción de tutela.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Paramilitares y fuerza pública agreden a comunidad en San José de Apartadó

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz se están viendo cada vez más asediados por grupos paramilitares que desde hace más de 20 años se pasean por nuestras montañas con la arrogancia de quienes se sienten protegidos por el poder del Estado y su fuerza armada, que en esta coyuntura del “posacuerdo de paz” se han envalentonado aún más, afirmando que son la autoridad suprema de la región y que todos deben someterse.
Si bien nuestros asentamientos están marcados con vallas donde se enumeran nuestros principios y reglamentos de Comunidad ajena a la guerra, estos gestores del crimen violan, como fieras sin razón, apoyadas sólo en su fuerza bruta apalancada activa o pasivamente por las instituciones del poder de turno, nuestros más sagrados derechos.
¿Hasta cuándo seguirá el cinismo sin límites de este Gobierno sordo y ciego, que no escucha ningún clamor de las víctimas y asiente con la mirada desviada hacia otras …