Ir al contenido principal

Salario mínimo y paz

Análisis
Por Colombia Soberana
Para Alianza de Medios y Periodistas por la Paz con Justicia Social


Qué fácil es salir ante los medios de comunicación  y hablar de soberanía, justicia y paz. Qué fácil resulta dar unos números manipulados, cuando no inventados, a cerca de los grandísimos  logros del gobierno con respecto a Derechos Humanos, empleo y demás. Qué fácil es rasgarse las vestiduras y decir proteger al pueblo. 

Es fácil decirlo, lo difícil es demostrarlo. La violencia se incrementa, la miseria crece, la naturaleza y territorios enteros sufren la destrucción de las multinacionales expertas en extraer y desaparecer nuestros recursos sin que quede más que hambre y humillación. 

Ahora, por si fuera pocas nuestras penas, se agrega el salario mínimo que, como su nombre lo indica, es bien mínimo. Con un ajuste que causa ira 4%, quedó en $589.500, es decir, apenas subió $22.779. 

Si comparamos esto con las ganancias de las multinacionales y el sector bancario, este miserable aumento del salario mínimo es un escupitajo en la cara a la base trabajadora, que es la que sostiene estas sanguijuelas que nos chupan la sangre. Y si a eso le agregamos la reforma tributaria aprobada a pupitrazo limpio (más bien sucio), tenemos que el gobierno nos ha ultrajado y bombardeado cobardemente y sin escrúpulos.

Ataques imposibles de esconder o negar, ataques que repercutirán en la sociedad. Se incrementará el vandalismo, las calles serán más inseguras, los campos seguirán derramando sangre a borbotones y la guerra, que dice Santos pretender acabar con los diálogos en la Habana Cuba, se encenderá más, porque óigalo bien presidente, uno no puede construir con palabras lo que destruye con acciones

Comentarios

Entradas populares de este blog

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc
Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.

La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.
Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el aband…

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …