Ir al contenido principal

Salario mínimo y paz

Análisis
Por Colombia Soberana
Para Alianza de Medios y Periodistas por la Paz con Justicia Social


Qué fácil es salir ante los medios de comunicación  y hablar de soberanía, justicia y paz. Qué fácil resulta dar unos números manipulados, cuando no inventados, a cerca de los grandísimos  logros del gobierno con respecto a Derechos Humanos, empleo y demás. Qué fácil es rasgarse las vestiduras y decir proteger al pueblo. 

Es fácil decirlo, lo difícil es demostrarlo. La violencia se incrementa, la miseria crece, la naturaleza y territorios enteros sufren la destrucción de las multinacionales expertas en extraer y desaparecer nuestros recursos sin que quede más que hambre y humillación. 

Ahora, por si fuera pocas nuestras penas, se agrega el salario mínimo que, como su nombre lo indica, es bien mínimo. Con un ajuste que causa ira 4%, quedó en $589.500, es decir, apenas subió $22.779. 

Si comparamos esto con las ganancias de las multinacionales y el sector bancario, este miserable aumento del salario mínimo es un escupitajo en la cara a la base trabajadora, que es la que sostiene estas sanguijuelas que nos chupan la sangre. Y si a eso le agregamos la reforma tributaria aprobada a pupitrazo limpio (más bien sucio), tenemos que el gobierno nos ha ultrajado y bombardeado cobardemente y sin escrúpulos.

Ataques imposibles de esconder o negar, ataques que repercutirán en la sociedad. Se incrementará el vandalismo, las calles serán más inseguras, los campos seguirán derramando sangre a borbotones y la guerra, que dice Santos pretender acabar con los diálogos en la Habana Cuba, se encenderá más, porque óigalo bien presidente, uno no puede construir con palabras lo que destruye con acciones

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…