Ir al contenido principal

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Pablo Catatumbo

Colombia puede ser ejemplo en sustitución de cultivos: Pablo Catatumbo

“Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución”, afirma el senador por el partido Farc

Todo parece indicar que el bienestar del país y la ciudadanía no están en la agenda del actual gobierno. Así lo demostró nuevamente Iván Duque cuando anunció que reanudará la aspersión aérea con glifosato para acabar con el llamado “narcotráfico”, lo cual como se ha visto, es una falacia. El glifosato no acabará con el “narcotráfico”.


La realidad de esta política es que no golpea la industria multinacional de las drogas ilícitas, ni en su comercialización ni en su producción, ya que no se ataca ni controla la venta de precursores químicos que son los que hacen posible la transformación de la hoja de coca en clorhidrato de cocaína, tampoco el lavado de activos.

Pero, lo que sí ataca es a las comunidades campesinas cocaleras que han sido abocadas por medio del despojo de sus tierras, el terror paramilitar y el abandono del Estado a la siembra de estas plantas como única opción de sobrevivencia. Reanudar la aspersión aérea es la continuidad de una política fracasada, equivocada en la que el presidente pretende insistir.

Los costos económicos, en salud y ambientales de asperjar el veneno del glifosato son gigantescos, cuando lo que requiere nuestra sociedad es inversión estatal en los territorios apartados, sustitución de cultivos, vías terciarias y comercialización de los mismos, de tal manera que con ello, se garanticen derechos y oportunidades para las comunidades. Es decir, lo que requiere Colombia y sobre todo sus comunidades es sustituir los cultivos de uso ilícito por otros que aporten a la soberanía alimentaria, al desarrollo territorial y al buen vivir de las comunidades. Que insensatez persistir en la fumigación, cuando esto que estoy planteando pareciera una verdad de Perogrullo.

Erradicar tan solo una hectárea de coca mediante aspersión aérea le cuesta al erario público alrededor de 210 millones de pesos. ¿Cuántos cultivos de papa, yuca, plátano o frutas se podrían apoyar para mejorar las condiciones de vida de los campesinos y con ello promover el abastecimiento de alimentos?

Pero además, como se sabe, el uso de glifosato también tiene peligrosísimas implicaciones para el medio ambiente así como para la salud animal y humana. Este peligroso herbicida ha sido calificado por la Organización Mundial de la Salud, como probablemente cancerígeno en los seres humanos. Ejemplo de ello, es la indemnización de 78 millones de dólares que la gigante multinacional Monsanto debe pagar a un exagricultor que hoy se encuentra con cáncer terminal producto de los daños sufridos por el uso de este veneno.

Así mismo, sobre las consecuencias en especies acuáticas, estudios realizados establecen que el glifosato les causa estrés oxidadito que conduce al daño celular. En roedores, por ejemplo, afecta los ciclos reproductivos. Las afectaciones ambientales por su parte recaen buena parte sobre la contaminación del agua y la destrucción de otros cultivos o plantas.

Cabe preguntarse: ¿cuál es el objetivo de volver a la aspersión aérea cuando los costos nombrados anteriormente seguramente no van a bajar? Hay que hacer realidad soluciones integrales frente a esta problemática que golpea a Colombia y los 3 ejes que componen el punto 4 del acuerdo de paz presentan una solución, lógica, sensata, que si se implementa cabalmente, permitirá que nuestro país supere este fenómeno.

Comenzar con la sustitución como política de Estado es una necesidad urgente que beneficiaría al conjunto de la sociedad, que transformaría el campo colombiano, permitiendo disminuir progresiva, pero de manera permanente, los cultivos de uso ilícito. Así lo demuestra la realidad campesina que a pesar de los incumplimientos, siguen firmes en arrancar las matas y ansiosos de que la institucionalidad cumpla con su parte.

Las 130.000 familias que firmaron acuerdos colectivos y procedieron a arrancar las matas de coca de manera voluntaria o asistida, han logrado disminuir en 34.767 hectáreas los cultivos de uso ilícito. Tan solo el 0.6% ha sido resembrado, demostrando el éxito y la potencia de la Sustitución Voluntaria sin que se afecte el ambiente, ni la salud humana o animal.

El Programa Nacional Integral de Sustitución (PNIS) contribuye a la disminución progresiva de los cultivos, por ello es necesario que se adicionen los 1.3 billones de pesos que no están presupuestados para cumplirles a las 33.119 familias que han firmado acuerdos colectivos.

En el tercer año de implementación de los acuerdos firmados entre el Estado colombiano y la otrora guerrilla de las Farc-Ep, le manifestamos al presidente en función, que reverse su concepción equivocada de acabar con los cultivos mediante la erradicación por aspersión aérea y que ponga esos esfuerzos en materia económica e institucional para que el punto 4 del acuerdo final sea una realidad y con ello, nuestra nación se configure como una de las experiencias exitosas en Sustitución de Cultivos en el mundo.

Atacar los cultivos de uso ilícito como si ahí radicara el problema no es la solución, esas miles de hectáreas sembradas son producto del abandono estatal que han sufrido las comunidades rurales por décadas enteras, donde el analfabetismo y el rezago escolar son el pan de cada día, donde la informalidad laboral alcanza más del 97%, el hacinamiento, la pobreza y la vulnerabilidad están presentes. La sustitución, acompañada de la Reforma Rural Integral, es un horizonte posible y hacia allá debemos ir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

COMUNIDAD MANIFIESTA QUE POR FALTA DE VIVIENDA INVADIÓ LOTES ABANDONADOS PERO AHORA LOS QUIEREN DESALOJAR.

Informe Especial Colombia Soberana Por: Juan David Cetina









Nariño Cundinamarca, es un municipio ubicado a 147 km de Bogotá, según estadísticas del DANE a nivel educativo solo accede a la secundaria el 24,1% de la población y lo más preocupante es que solo el 1% logra ingresar a la educación superior.

En este municipio 30 familias en las cuales hay desempleados, amas de casa y desplazados, decidieron invadir unos lotes que se encontraban abandonados por más de 26 años. El reclamo de estas familias es por el derecho a la vivienda, al cual debemos acceder todos los ciudadanos.

En entrevista concedida al Colectivo Colombia Soberana, la señora Romelia Velásquez que es una de las integrantes de estas 30 familias manifestó que estos Lotes se encuentran en el Barrio santa Lucia y el proyecto se llama San Cayetano, dice que en el municipio hay demasiadas familias sin vivienda lo que ha hecho que ellos tengan que invadir un terreno abandonado de más de 26 a 27 años, el Lote era usado en esos años par…

El paro no para y lucha por la implementación del Acuerdo de La Habana

Análisis Colombia Soberana María Méndez

El pasado mes se cumplieron tres años de la firma de paz entre el gobierno Colombiano y las FARC-EP. Este aniversario estuvo enmarcado por una gran movilización social que analizaremos en los próximos días, movilización que se ha fortalecido y continúa, y uno de los puntos de exigencia es la implementación total de lo firmado en La Habana.

Con este paro se demuestra que el Proceso de Paz continúa. La lucha que valientemente dimos desde todos los sectores políticos y sociales coherentes con la paz de Colombia no solo era por la firma de un Acuerdo, ahora estamos en el punto más difícil del Proceso, que es la implementación.
En el 2016 se firmó por fin el Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera. No fue fácil. Fueron 53 años, no solo de “echar bala”, sino también de hacer política de masas y tender puentes para establecer unos escenarios de diálogos con los gobiernos que nos permitieran ponerle fin…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…