Ir al contenido principal

La explotación brutal de los niños en el capitalismo

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Nelson Lombana 


La definición cuasi perfecta del capitalismo de Carlos Marx, en cuanto a que éste vino al mundo chorreando sangre y lodo por todos sus poros desde los pies hasta la cabeza, realmente no admite discusión. Las cifras y hechos son escalofriantes y conmovedores.



Destruye la condición humana y el escenario natural en el cual está parado: La tierra. Ambas cosas las ha cosificado en la lógica monstruosa del Neoliberalismo. Todo ha sido convertido casi por sortilegio en simple mercancía. Mercancía que está al alcance del mejor postor, en este caso al alcance del capitalista.

Un sector gravemente afectado por este modelo globalizador es la niñez. Las cifras son horrorosas y las propuestas gubernamentales, a excepción de los países socialistas y democráticos, son igualmente horrorosas y criminales por cuanto no apuntan a resolver el problema social y económico de los pibes. Son convertidos en mercancías de uso en detrimento de su biología y psicología en favor de la tétrica dinámica capitalista Neoliberal. La explotación infantil en el mundo capitalista alcanza índices dramáticos.

Datos conservadores de la UNICEF señalan que 250 millones de niños menores de catorce años son forzados a trabajar en el orbe, siendo notorio en los continentes de África, Asia y Latinoamérica, señala el destacado investigador e historiador Renán Vega Cantor en su libro intitulado: “Los economistas neoliberales: Nuevos criminales de guerra”.

Agrega Renán en su documentado libro que en Asia, año 1996, constituía el 11 por ciento de la población económicamente activa, en África el 17 por ciento y en algunas ciudades de América Latina el 26 por ciento. Son sometidos a jornadas extenuantes y el salario es verdadera limosna. Es la cruda e inexorable realidad propia del capitalismo.

Cientos de miles en Estados Unidos, el autoproclamado país más civilizado del mundo, son sometidos a trabajos extenuantes hasta catorce horas diarias con remuneración exageradamente miserable. “Se calcula – dice Renán Vega Cantor – que entre los 250 millones de niños trabajadores, 102 millones son niñas”.[i]

¿Qué futuro puede tener la humanidad en el capitalismo con una realidad como ésta? Una niñez condenada al ostracismo, la soledad y el abandono. Es la cruda realidad. Sin embargo, los gobiernos, fieles representantes de las oligarquías, señalan hipócritamente por qué la niñez es como es. Cínicamente responsabilizan a los padres de familia y a los pequeños mismos de ser responsables de sus desgracias. Y estos desalmados argumentos los sustentan las religiones, los pensum académicos y millones de seres humanos totalmente alienados, desinformados y analfabetas políticas. 

Gráfica.- Las niñas en situación de trabajo infantil. 

___________________

[i] RENÁN, Vega Cantor. Los Economistas Neoliberales: Nuevos criminales de guerra. Impresol Ediciones. Página consultada 123.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…

La alegre moda, asesinar exguerrilleros y líderes

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Apenas a mitad de semana, se conocieron diversas noticias relacionadas con muerte de reincorporados de las Farc. La más reciente, la denuncia de la Asociación Campesina Semillas de Paz de la Macarena, Meta, según la cual el Ejército Nacional quitó la vida al exguerrillero Carlos Miranda, de 30 años de edad.
No es posible evitar asociar este hecho, con la muerte de Dimar Torres en el Catatumbo, también a manos de tropas en servicio. Ya el general Jairo Alejandro Fuentes, comandante de la Fuerza de Tarea Omega, explicó que se trató de la reacción de los soldados ante la agresión con arma de fuego que se les hizo desde una motocicleta.
Según la versión oficial, los militares adelantaban una operación contra Álvaro Boyaco, jefe de uno de esos grupos armados residuales que se hacen llamar Farc en la zona rural del Meta. En algún momento fueron atacados desde el vehículo por uno de sus ocupantes, lo que desencadenó su reacción. El muerto fue el …

Cualquier cosa puede pasar allí, es cierto

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Durante cuatro años permanecí en la región del Catatumbo, luego de que los mandos superiores de las Farc resolvieran que mi estadía en el Bloque Oriental llegaba a su fin. A poco de llegar a esa región, fui informado de que existían aproximaciones con el gobierno de Juan Manuel Santos para entablar conversaciones de paz. Por mi cercanía con Timo, a cuyo lado debía trabajar, me fui enterando de los pormenores del proceso a medida que avanzaba.

Hasta que terminamos juntos en La Habana, donde desde la casa que habitábamos por la amable hospitalidad de los cubanos, él asumió la dirección directa de las conversaciones, discutiendo diariamente y consensuando con el resto del Secretariado Nacional de la organización, cada uno de los puntos que se abordaban en la Mesa de Conversaciones. Aunque Cuba es bella y cálida, no dejé de extrañar el clima y el paisaje catatumberos.
En estos días volví al Norte de Santander con ocasión de una entrevista. El …