Ir al contenido principal

Rechazamos el llamado pacto para modificar la JEP

Comunicado
Tomado de Pacocol
Por Partido Comunista Colombiano


La votación de la Comisión primera del Senado que aprobó un proyecto de acto legislativo en primer debate para modificar la composición actual de la Jurisdicción Especial de Paz, constituye un paso a la alteración del Acuerdo Final de Paz, toca los fundamentos de la justicia transicional y del Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición que representan un logro esencial hacia la superación de la impunidad.



Su punto de arranque es la desconfianza en la integración de la JEP, elemento central de la propaganda uribista, que desconoce y reprueba los mecanismos del Acuerdo para el nombramiento de magistrados ya en ejercicio de sus funciones. La sospecha de que tal integración es de magistrados de izquierda y que por tal razón no es posible depositar confianza en el juzgamiento imparcial al que están comprometidos/as juristas muy respetables, de distintos orígenes ideológicos y políticos, representa una presunción de mala fe, un insulto y la continuación del espíritu de la guerra contrainsurgente y del macartismo, que ha sido su razón y causa fundamental. Así mismo, la alteración del compromiso con la verdad, al que se le atribuye el riesgo de la “autoinculpación” por parte de los militares, en aras de mayores ventajas y beneficios procesales, refleja el pánico supersticioso del uribismo a la verdad y cuestiona la idoneidad de la JEP en provecho de los victimarios. Los jueces juzgarán el compromiso con la verdad y bajo tal supuesto otorgarán garantías, sin el concurso de los 14 magistrados extra, especializados en derecho operacional de guerra, provenientes de la Justicia Penal Militar. 

Centenares de miles de víctimas de la persecución contrainsurgente y anticomunIsta reclaman del Estado, que firmó un tratado de paz, el derecho a la verdad, la justicia, la reparación integral y el compromiso de no repetición. 

El que se pueda dialogar, no puede esconder las diferencias. Acuerdos sobre lo fundamental son necesarios, pero no concesiones para beneficiar a los responsables de la guerra desde el poder del Estado o del capital. Por lo demás, se trata de una concesión política, porque en lo jurídico los supuestos beneficiarios de la modificación a la JEP engrosarán la lista del Tribunal Penal Internacional. Eso lo sabe Uribe, por eso busca persuadir por la vía suave recurriendo al manoseo del parlamento con el apoyo mediático. 

En cuanto al aspecto político, nos remite a la pregunta sobre qué es lo alternativo y en qué consisten los criterios de respaldo al Acuerdo Final de Paz por parte de los dirigentes de la Convergencia. La claudicación de principios del liberalismo ante el fascismo, a punta de concesiones, condujo a las peores consecuencias y a la Segunda Guerra mundial. Es correcto mantener niveles de dialogo y de intercambio respetuoso. Ello no implica ignorar la intencionalidad sinuosa que intenta vulnerar la integralidad del Acuerdo de Paz y su implementación consecuente, esforzándose por dividir a los defensores y luchadores por la paz, lo que es también en el fondo la estrategia de los partidarios del oscurantismo y la autocracia.  

Partido Comunista Colombiano 

Bogotá, noviembre 2 de 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…