Ir al contenido principal

Comienza a conformarse una recia resistencia

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Comienza a conformarse una recia resistencia

Se construyen los bastiones de una resistencia multitudinaria, que terminará por imponer la paz. Hoy, en Madrid, Barcelona y 13 ciudades colombianas, actos por los líderes asesinados

Amigos en España me hacen llegar dos invitaciones a una Velatón que tendrá lugar el viernes 6 de julio en las ciudades de Madrid y Barcelona. En Madrid se llevará a cabo en la entrada principal del Parque El Retiro (La puerta de Alcalá) a las 19:00 horas. En Barcelona, en la plaza San Jaume, a las 20 horas. Los actos se realizarán en defensa del derecho a la vida, por los líderes y lideresas asesinados y amenazados impunemente en Colombia.

El mismo día, en siguientes ciudades colombianas se celebrarán eventos similares: Armenia, Bogotá, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Chía, Cúcuta, Medellín, Montería, Palmira, Pereira, Ibagué y Popayán. La situación en esta materia se ha hecho intolerable. El gobierno nacional asegura que no se trata de crímenes sistematizados, y repite una y otra vez que no existen en nuestro país grupos paramilitares, ni colaboración de las autoridades con estos.

Las cifras sin embargo lo desmienten. Según el último informe de la Defensoría del Pueblo, desde el 1 de enero de 2016 al 30 de junio pasado, sumaban ya 311 los líderes de derechos humanos asesinados en el país. Si nos atenemos a los datos sobre asesinatos de líderes y lideresas desde el 1 de diciembre de 2016, cuando entraron en vigencia los Acuerdos de La Habana, las cuentas alcanzan los 178, según el coronel José Restrepo, de la Policía Nacional.

Ya se habla de que cada 3 días se asesina un líder social en Colombia. De hecho solo el martes 3 de julio, mientras jugaban Colombia e Inglaterra en el mundial de Rusia, cayeron Luis Barrios Machado en Palmar de Varela, Atlántico, y Santa Felicinda Santamaría en Quibdó, capital del Chochó, los dos por obra de sicarios que los balearon en sus propias casas de habitación. Según El Espectador del 5 de julio, en 2018 han sido asesinados 40 líderes de juntas de acción comunal.

Vale recordar lo que quedó sentado en el punto 3 de los Acuerdos de La Habana:

“3.4. Acuerdo sobre garantías de seguridad y lucha contra las organizaciones y conductas criminales responsables de homicidios y masacres, que atentan contra defensores/as de derechos humanos, movimientos sociales o movimientos políticos o que amenacen o atenten contra las personas que participen en la implementación de los acuerdos y la construcción de la paz, incluyendo las organizaciones criminales que hayan sido denominadas como sucesoras del paramilitarismo y sus redes de apoyo”.

En sus principios orientadores figuró, que el Estado es el garante del libre y pleno ejercicio de los derechos y libertades de las personas y comunidades en los territorios. Y en sus desarrollos aparecieron compromisos tan serios como la celebración del Pacto Político Nacional, la creación de la Comisión Nacional de Garantías de Seguridad, la conformación de la Unidad Especial y la integración de un Cuerpo Élite de la Policía Nacional, todos para los mismos fines.

Es de hacer notar que la Unidad Especial de Investigación para el desmantelamiento de organizaciones y conductas criminales responsables de homicidios y masacres no ha sido puesta nunca en marcha, por cuanto el actual Fiscal General de la Nación, Néstor Humberto Martínez, desde un comienzo se ha encargado de ponerle todo tipo de trabas. No sorprenden por tanto los pobres resultados de la propia Fiscalía en el combate a este tipo de crímenes.

El Pacto Político Nacional que debía ser promovido desde las regiones más afectadas por la violencia, buscaba hacer efectivo el compromiso de todos los colombianos para que nunca más se usaran las armas en la política, ni se promovieran organizaciones violentas como el paramilitarismo, que irrumpieran en la vida de los colombianos vulnerando sus derechos humanos. Ni el gobierno nacional ni ciertos sectores políticos reconocidos han mostrado interés en su concreción.

La necesidad urgente que para la nación colombiana representa el cumplimiento de los Acuerdos de La Habana, queda patente ante la oleada de asesinatos y terror que se extiende por diversas regiones del país. Pese a la indignación que producen los asesinatos y amenazas, pero sobre todo la impunidad que los cobija, es evidente que una respuesta armada y violenta solo contribuiría a agravar más la situación. El camino justo es la lucha de masas.

Y es ella la que comienza a despertar con fuerza, incluso allende las fronteras. Si la situación es grave ahora, con el gobierno que firmó los Acuerdos de Paz, es de pensar cómo podría empeorar con la llegada al poder del Centro Democrático y otros sectores de ultraderecha.  Desde ya se envalentonan seguidores agresivos, mientras su obtusa dirigencia se empeña en sabotear la implementación legal y material de lo acordado. La memoria enciende alarmas.

Y aconseja organizarse firmes. Este país ya no es el mismo de hace 16 años. Desde ya se construyen los bastiones de una resistencia multitudinaria que terminará por imponer la paz.

Según el último informe de la Defensoría del Pueblo, desde el 1 de enero de 2016 al 30 de junio pasado, sumaban 311 los líderes de derechos humanos asesinados en el país


Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

Empresarios estarían detrás de asesinatos y amenazas de líderes de tierras: Fiscalía

Noticia Por Blu Radio

La vicefiscal general de la Nación, María Paulina Riveros, reveló que han materializado más de 150 capturas y cerca de 200 personas vinculadas al asesinato de líderes sociales en el país.
Afirmó que en el bajo cauca Antioqueño y la región del Urabá particularmente el problema radica en la reclamación de tierras en donde los responsables se relacionan con grupos armados y empresarios que se niegan a entregar a los dueños legítimos sus territorios.
“Hemos advertido que se trata de un tema evidente de reclamación de tierras y que confluyen en este caso varios factores y varios sujetos, por ejemplo, grupos armados organizados como el Clan del Golfo, empresarios que se niegan a la devolución de tierras a sus propietarios y otra serie de grupos armados que entrado en un conflicto por la tenencia y posesión de la tierra”, señaló la vicefiscal.
Afirmó que la visita en el municipio de Apartadó se realiza con el objetivo de que conocer más de cerca y materializar las denuncias …

General(r) Montoya: ¿Quién ordenó cometer los crímenes?

ReportajeTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

Uno de los generales más reconocidos como ficha clave en la política de "Seguridad Democrática" durante el gobierno de Álvaro Uribe, el general en retiro Mario Montoya se acogió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Es el militar de más alto rango en aceptar la justicia especial para que juzgue hechos relacionados con el conflicto armado.
Contra Montoya se adelantaban en la justicia ordinaria dos procesos: 
El primero relacionado con su connivencia con los paramilitares, y el exceso en el uso de la fuerza durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín, ocurrida en 2002 mientras era comandante de la Cuarta Brigada. Lo investigaba la Corte Suprema de justicia y por esto se vio forzado a renunciar como embajador en República Dominicana.
Y el segundo se basa en las ilegales ejecuciones extrajudiciales presentadas como bajas en combate, conocidas como “falsos positivos”, cuando era comandante del Ejército.
También …