Ir al contenido principal

Los tiempos anuncian paz y transformaciones

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Los tiempos anuncian paz y transformaciones

Hoy se enfrentan las fuerzas del pasado y el futuro, si las primeras consiguieran un triunfo electoral, será pírrico, pues los tiempos anuncian decisivas confrontaciones sociales y políticas

Gabriel ÁngelDurante mis años de infancia y en buena parte de mi juventud, escuché muchas veces una sentencia que quizás quién había acuñado, pero que latía como una advertencia amenazadora sobre todos. En nuestro país había que elegir un partido, el liberal o el conservador, cualquiera de ellos estaría bien, a su sombra se podría vivir tranquilo y tal vez progresar. Inclinarse por opciones distintas era muy peligroso, fácilmente podía conducir a que lo mataran a uno.

Además, se decía, los sueños de las otras alternativas no eran más que eso, utopías, cosas que jamás podrían realizarse, promesas que no se podrían cumplir. Es más, si por alguna circunstancia inesperada sucediera que llegaran al gobierno, lo más seguro sería que no los dejarían gobernar, les harían la vida imposible, incluso, finalmente, si insistían en su proyecto, los asesinarían. Así era este país, de ese modo eran las cosas, mejor era adaptarse a ellas y aprender a vivir.

Eso no se decía en tribunas públicas, sino en la calle, en conversaciones entre particulares, a la manera de buenos consejos paternos. Gaitán era el ejemplo. Qué se había ganado, sino unos cuantos tiros. Aquí las cosas no podían cambiarse, el mundo del poder pertenecía a las clases altas, allá lo decidían todo con la razón del dinero. Arrimarse a su sombra, conseguir una palanca para ascender, era mucho más útil que luchar sin sentido.

Estamos a punto de cumplir un año desde nuestra dejación de las armas. Fueron más de cincuenta los abriles en que miles de colombianos, mujeres y hombres, libramos una lucha titánica contra esa manera de entender las cosas en nuestro país. La dirección a tomar que nos señalaba esa arraigada conseja podía ser injusta, pero no podía negarse que su fundamento era completamente cierto, la muerte era fiel compañera de la oposición política en Colombia.

Para no ir más atrás, recordemos a Rafael Uribe Uribe, a Gaitán, a Pardo Leal y Pizarro. Sin hacer mención de la interminable lista de crímenes contra gentes anónimas, que lucharon desde las bases partidarias sin haber alcanzado el reconocimiento general. Uno lee en la prensa que este año suman ya 98 los líderes sociales asesinados en circunstancias que, sin ser trágicos, seguramente nunca van a ser aclaradas. Y se pregunta entonces si algo ha cambiado.

Es posible que los predicadores herederos del discurso amenazante salten de inmediato a confirmar que no. No descarto esa posibilidad. Pero pertenezco a quienes nos inclinamos por afirmar que evidentemente la realidad política de la Colombia de hoy es distinta. Basta con considerar el panorama de las próximas elecciones. Todas las fuerzas de la reacción, las beneficiarias exclusivas del discurso del miedo paralizante, han tenido que unirse.

Ya no se trata en Colombia de la disyuntiva entre liberales y conservadores, cuando una izquierda comunista convertida casi en secta, podía a duras penas presentar tímidas candidaturas en medio de los más inverosímiles riesgos. Ahora, por primera vez en los últimos setenta años, un sentimiento nacional por la inconformidad y el cambio vuelve a brillar con fuerza inaudita. Eso se lo ha ganado el pueblo colombiano con todas sus luchas y sacrificios.

Hoy se enfrentan las fuerzas del pasado y el futuro. Los que se hicieron al poder y se mantuvieron en él durante más de un siglo, valiéndose del dinero, el engaño y la violencia. Y los que lograron sobrevivir a todas las persecuciones y matanzas, los que se atrevieron a disentir cuando la consigna del miedo imponía sometimiento y obediencia. Esa Colombia que sobrevivió al terror, luchando por la paz y la concordia, es la que se yergue hoy digna y esperanzadora.

Mucho cambió efectivamente en este país tras tantos años de lucha, cuyo momento culminante ha sido la firma de los Acuerdos de Paz de La Habana. Por eso no es causal que la caverna recalcitrante apunte sus cañones contra esa fórmula de reconciliación y progreso nacionales. Ni que una parte de esa vergonzante coalición se haya hecho la pesada para cumplir con la implementación de lo acordado. Todos ellos y ellas sienten pavor al cambio.

Pese a lo cual no lograron impedir que este se produjera. Por eso me atrevo a afirmar lo siguiente. Aun en el peor de los casos, si llegara a suceder que las fuerzas del miedo y el pasado consiguieran un triunfo electoral, este será verdaderamente pírrico, pues los tiempos anuncian grandes y decisivas confrontaciones sociales y políticas. Es un hecho indiscutible, en nuestro país avanza una fuerza indestructible por la paz y las transformaciones. Nada ni nadie la detendrá.

Yerran los precursores del desastre con sus llamados desesperados a un regreso a las armas. Lo que impone la historia es continuar por la senda abierta, junto a millones y millones de colombianos que claman por un país distinto. Solo así venceremos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…