Ir al contenido principal

Colombia nada tiene que hacer asociada a la OTAN

Comunicado
Tomado de Pacocol
Por Jaime Caycedo T. Secretario General Partido Comunista Colombiano PCC



La ratificación en Bruselas por parte del presidente Santos del convenio de  asociación de Colombia y sus Fuerzas Armadas a la OTAN constituye un acto que violenta la soberanía y las garantías de la autodeterminación del país.



La OTAN, tratado militar del Atlántico Norte es una organización militar cuyo comando ha estado dirigido por los Estados Unidos. De hecho se produce una subordinación de la defensa nacional a un pacto militar extranjero, de naturaleza agresiva y heredero de la vocación colonialista de los países altamente desarrollados de la esfera atlántica. 

El convenio de asociación implica la utilización y dependencia de las fuerzas militares colombianas del comando Sur de Estados Unidos, que amplifica el despliegue ya existente de la Cuarta flota y vulnera los convenios latinoamericanos de UNASUR y la CELAC en relación a concebir a América Latina como un continente desnuclearizado  y libre de la intervención de pactos militares extracontinentales. 

Desde este punto de vista la decisión del gobierno de Santos constituye un desafío provocador a América Latina puesto que ningún otro país del continente ha asumido esta actitud. Reproduce la vieja tendencia al aislamiento colombiano frente a los países hermanos del continente y su plegamiento a los proyectos militaristas de gran potencia que impulsa Estados Unidos. En el pasado el gobierno colombiano fue el único que respaldó la agresión de Inglaterra a la Argentina en el momento del conflicto de Malvinas  y recibió el calificativo de Caín de América. En las islas de Aruba y Curazao la OTAN mantiene dos bases militares y aéreas activas frente a las costas venezolanas, no lejos de la costa de la Guajira colombiana. 

La consolidación de la paz en Colombia y su implementación exige claridad en cuanto al destino, futuro y doctrina de sus fuerzas militares nacionales. El Partido Comunista colombiano plantea la democratización de la doctrina militar de la defensa nacional. No sólo en su elaboración desde el punto de vista de los intereses nacionales sino también de la necesaria alianza pacífica con los países hermanos de América Latina. Las hipótesis de conflicto deben superar la tutela estadounidense que pretende confrontar a Colombia militarmente con Venezuela, Nicaragua y Cuba y la orientación por el Pentágono de las misiones y tareas de los soldados colombianos. La democratización de la doctrina militar y su enfoque a la defensa nacional exige romper con la lógica contrainsurgente y en particular con la doctrina del enemigo interno a combatir a través de la militarización extrema de la vida nacional. 

El cese de la lucha armada, el mantenimiento de la vía del diálogo, el respeto a lo acordado sin alteraciones y la implementación plena por el Estado de los compromisos, son elementos de una política nacional de paz que debe amplificarse y llevarse a sus consecuencias últimas. Fundamentalmente implica cambios en la doctrina pero también en el tamaño y en el costo de unas fuerzas militares sobredimensionadas, cuyo destino no puede ser devenir en tropas mercenarias al servicio de potencias extranjeras. 

El pacto de asociación con la OTAN ofende la dignidad nacional y la soberanía y constituye una afrenta para los soldados colombianos cuya misión debe ser la de defender la soberanía y las fronteras. El interés del país exige derogar esta medida y abrir un debate de altura con participación de todos los sectores sociales, políticos, académicos y culturales a quienes también compete aportar ideas y propuestas sobre un enfoque patriótico, moderno y democrático del papel de las fuerzas militares en la defensa y en el significado del monopolio del uso de la fuerza en un momento de post acuerdos y trasición.


Partido Comunista Colombiano
Jaime Caycedo Turriago
Secretario General

Bogotá, 1 de Junio de 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…