Ir al contenido principal

Que no nos derrumben la paz

Comunicado
Por Timoleón Jiménez Timo


Resultado de imagen para timochenko



En reciente pronunciamiento recordé que el 23 de septiembre de 2015, en la ciudad de La Habana, me reuní por primera vez con el señor Presidente de la República, Juan Manuel Santos, en presencia del Presidente de la República de Cuba, Raúl Castro Ruz, del Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-moon, de representantes de los países garantes y acompañantes del proceso de paz y otras distinguidas personalidades nacionales y extranjeras.


Tan trascendental encuentro tuvo por objeto anunciarle a Colombia y al mundo que se había alcanzado un acuerdo sobre la justicia a aplicar para garantizar una paz estable y duradera. Se subrayó de él que era un ejemplo excepcional para todas las naciones. Tratábase ni más ni menos de la Justicia Especial para la paz, JEP, enmarcada dentro de lo que se vino a denominar Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, SIVJRNR. 


Acudimos a esa cita sobre la base de que lo que se daba a conocer a Colombia y a la comunidad internacional en la materia referida, se había pactado por las partes asumiendo como propios los principios aceptados por las naciones civilizadas para esos efectos, la buena fe y la ineludible obligación de cumplir lo pactado (pacta sunt servanda). Reglas estas de oro, sin las cuales la humanidad perdería su capacidad de creer y la paz jamás sería alcanzada. 


La reunión de La Habana se efectuó ante tan ilustres personalidades para darle mayor solemnidad y alcance al compromiso suscrito ese día entre antiguas partes combatientes, de revestir de plena seguridad jurídica a quienes por las razones señaladas en el mismo acuerdo, tendrían que comparecer ante la JEP, tribunal autónomo, prevalente, y de cierre, con la amplia mira de alcanzar mediante decisión suya la justicia restaurativa a la luz de las normas establecidas.


Además en la JEP se señalaría la verdad, se reconocería a las víctimas y sus derechos y se les ofrecería reparación. Todo enmarcado dentro de los principios que se encuentran plasmados en los textos firmados y refrendados así: 


“El Estado tiene autonomía para conformar jurisdicciones o sistemas jurídicos especiales, derivado de lo establecido en la Carta de las Naciones Unidas sobre la soberanía y libre autodeterminación de las naciones, y de lo establecido en los Principios del Derecho Internacional, incluido el Derecho Internacional Humanitario, el Derecho Internacional de los Derechos Humanos y el Derecho Penal Internacional”. 


En ningún aparte del texto citado se indica que la soberanía y libre determinación del pueblo de Colombia debe condicionarse a pareceres y caprichos de terceros Estados, o al capricho de un funcionario local de ocasión. Enormes manchas de sangre cubren los continentes y los mares del globo por conductas irresponsables que no pasan desapercibidas, por injerencias indebidas, ya de Estados, ya de funcionarios inescrupulosos de distintas latitudes. La historia lo registra todo. 


Como registrará el intento de atropello a la decisión tomada por la JEP el 17 de este mes, en uso de facultades privativas suyas consignadas no solo en los Acuerdos de La Habana, refrendados debidamente, sino en el artículo 19 del Acto Legislativo Número 1 de 2017 y en documento oficial del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas S/2017/272, que a su vez consigna en su cuerpo la Declaración Unilateral de Estado que reafirma el ya mencionado principio pacta sunt servanda.


A pesar de los varios atropellos institucionales y de lo que consideramos hasta ahora un asalto a nuestra buena fe, hemos decidido comparecer ante la Justicia Especial para la Paz, con la esperanza que el Presidente Santos cumplirá con la palabra empeñada mundialmente, y propugnará porque las reglas que garantizan seguridad jurídica para todos, no se cambien en la mitad del camino. Sería vergonzoso para él y la nación entera que algo así sucediera. 


Somos conscientes de que se está haciendo todo lo posible, por fuerzas visibles e invisibles de carácter local y no local, para dar al traste con la obra alcanzada con esmero, audacia y patriotismo en la ciudad de La Habana. Pese a ello, continuamos haciendo todo lo necesario para seguir sirviendo a Colombia con nuestra conducta de paz. Que no se diga que la responsabilidad por un fracaso recae sobre nosotros.


Hicimos honor a nuestra palabra, dimos fin a la guerra y dejamos las armas, somos un partido político en total legalidad. Lo menos que podemos esperar de parte del Estado colombiano y sus tres ramas del poder, es que cumplan con lo firmado y refrendado. No quieran los dioses de Colombia que la mejor obra de ingeniería de la patria, la gigante presa de la paz, termine derrumbándose so pretexto de un perverso, inoportuno y mentiroso malabarismo jurídico penal. 


RODRIGO LONDOÑO ECHEVERRY


Presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común


Lunes 21 de mayo del 2018

Comentarios

Entradas populares de este blog

Integrantes de Cambio Radical , Partido Conservador, Centro Democrático investigados por la compra de votos

Noticia Por Colombia Soberana


En la mañana de hoy, 21 de junio del 2018, el fiscal Nestor H. Martínez reveló los nombres de las personas que serían investigadas por delitos electorales durante los comicios del 2015, el 2018 y que tendrían intenciones de seguir delinquiendo en las elecciones futuras.
El nombre de esta operación criminal es Casa Blanca y benefició a políticos elegidos en las elecciones regionales y las actuales legislativas. Entre los que se encuentran involucrados están: Fabián Castillo, Lilibeth Llinás de Cambio Radical, Aida Merlano, Juan Carlos Zamora, Aissar Castro hijo y padre, Jorge Rangel y Margarita Ballén del Partido Conservador, Margarita Restrepo del Centro Democrático  entre otros, y serán acusados por delitos como concierto para delinquir, compra de votos y estafa.

Los empresarios Julio y Mauricio Gerlein tendrán que responder por supuestamente financiar esta organización criminal.

Lo que se extraña ahora de la vida anterior

Crónica Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


La mujer me lanzó la pregunta con tono de curiosidad. ¿Qué extrañaba yo de mi pasada vida en la guerrilla? Balanceó de prisa cuál podía ser mi respuesta y aventuró una opción, con un interrogante rápido, ¿las cancharinas? Apenas lo dijo, rio como abochornada. Me dije que esperaba una respuesta de carácter material. ¿Qué decirle?
En una fracción de segundo pasaron por mi mente múltiples escenas. El mes de enero en la selva, cuando las lluvias cedían su lugar a días soleados que alegraban hasta a los pájaros y grillos, que cantaban y chillaban con felicidad contagiosa. La vista de una enorme planada con su río a la distancia, tras coronar un alto filo, descargar el equipo y sentarse a descansar.
El abrazo cariñoso de las guerrilleras al llegar a alguna nueva unidad. Interrumpí mis pensamientos con unas palabras precisas. Lo que más echo de menos en mi nueva vida, es la cotidiana experiencia colectiva de nuestra comunidad guerrillera. Fuimos c…

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…