Ir al contenido principal

Las fantasías de una “izquierda” delirante

Análisis
Tomado de las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel


El pasado 5 de mayo se cumplieron dos siglos del nacimiento de Carlos Marx. El aniversario sin duda da para muchas reflexiones, sobre todo entre aquellos que nos reconocemos como seguidores de su sistema filosófico, sus análisis económicos acerca del capitalismo y sus fórmulas políticas para la liberación de la humanidad entera de las lacras de la explotación y la opresión.

Gabriel ÁngelSiempre valdrá la pena preguntarse si lo fundamental de las doctrinas marxistas, es la suma de diferentes libros que representan una verdad revelada y absoluta, como pueden considerar los cristianos a la Biblia, o por el contrario, es el acervo de conocimientos y análisis que por el método empleado y su rigurosidad científica, sirven para iluminar el quehacer de los pueblos.

Pertenezco a quienes piensan que el marxismo no es un dogma, ni un credo para recitar cada vez que nos situamos frente a un fenómeno de la vida real. Sus componentes fundamentales, el materialismo y la dialéctica, nos enseñan a examinar los hechos con la objetividad más absoluta, sin voluntarismos, al tiempo que comprenderlos también en su dinámica permanente.

Citar de memoria apartes de El Capital, La Filosofía Alemana, El Manifiesto Comunista o El Estado y la Revolución, con el propósito de demostrar la incorrección de los análisis de la realidad contemporánea, no se corresponde con el sentido esencial del pensamiento de los clásicos, que resumió magistralmente Lenin con su fórmula del análisis concreto de la situación concreta.

Y mucho menos se corresponde con el método marxista, el considerar que las formulaciones de Lenin para el derrocamiento del régimen menchevique en 1917 en Rusia, son leyes absolutas para todos los pueblos y momentos históricos en el futuro, de tal modo que los trabajadores objeto de la explotación capitalista solo tienen que ceñirse a ellas para obtener su segura liberación.

Cada una de las revoluciones triunfantes en el siglo XX significó la explosión de circunstancias particulares enmarcadas en entornos históricos precisos. No comprenderlo en su momento, originó diversas interpretaciones de las mismas, que las encuadraban dentro de rigurosos marcos teóricos. Se creyó, por ejemplo, que podía calcarse la revolución cubana en cualquier otro país.

Bastaba con que los revolucionarios obrasen de modo semejante a su modelo guía, ya se tratase de la Unión Soviética, China, Yugoeslavia, Cuba o Vietnam. La insurrección armada se convirtió en una ley absoluta, en el camino imprescindible y único garante de victoria. Se partió de la idea de que todos los pueblos anhelaban alzarse y marchar a una heroica guerra de liberación.

Cuando conocí a las Farc, creía que se trataba de una organización que pensaba así, cuando en realidad era yo quien en mi inmadurez veía las cosas de ese modo. En mi acaloramiento creía que las historias de la autodefensa campesina y la Operación Marquetalia, no eran más que elaboraciones para justificar un real planteamiento insurreccional decidido de antemano.

Incluso me dolió saber que al ingresar, simultáneamente lo hacía también al partido comunista. Así lo establecían los estatutos. En la universidad había asimilado la idea falsa de que los mamertos eran los responsables de que no hubiera triunfado la revolución en Colombia. Además, me parecía absolutamente contradictorio el discurso de las Farc por la paz.

Si de lo que se trataba era de alzar a todo el pueblo en armas, nada más contrario que la lucha de Manuel Marulanda y Jacobo Arenas por una solución política. Cuántos años de duras experiencias me costó comprender que las Farc no eran el producto de un plan revolucionario previo, sino de una experiencia colombiana propia, de la realidad de la violencia oficial imperante en el país.

El plan estratégico era la salida última, si no era posible evitarle al país la guerra total. Jacobo Arenas repitió hasta la saciedad que la guerra no podía ser el destino de Colombia. El marxismo de las Farc no se correspondía con las interpretaciones idealizadas de la insurrección armada, concebidas por extremistas que le apostaban todo a eso.

Extremistas que entre otras cosas no empuñaron las armas, sino que se dedicaron a propagar sus teorías en cafeterías, cátedras, conferencias, grandes fiestas y folletines de agitación. Y que ahora, desde portales de internet, pretenden enseñarles a los colombianos que libraron una guerra de más de medio siglo, que su Acuerdo de Paz es un fiasco que deben repudiar.

Y que aplauden a los grupos llamados disidentes por su consecuencia, desconociendo su evidente descomposición política y moral. No es cierto que los imperialistas sean tigres de papel, ni que el capitalismo esté a un paso de derrumbarse. Tampoco que los pueblos del mundo se hallen al borde de una insurrección anticapitalista y socialista mundial.

Ni que el pueblo colombiano delira por una guerra popular prolongada. Cuánto daño hacen a la paz y la justicia social tales fantasías y quienes las difunden.


Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…