Ir al contenido principal

Hidroituango: Devastación ambiental, social y asesinatos a líderes sociales

Comunicado
Tomado de Presa Rural
Por Mesa Social Minero Energética y Ambiental


La Mesa Social Minero-Energética y Ambiental por la Paz expresa su profunda preocupación por la grave situación a que han sido sometidas las comunidades aledañas al Proyecto Hidroituando en el Cañón del Cauca.

El Proyecto hidroeléctrico, que embalsa el rio Cauca, abarca 22.365 hectáreas para el embalse y todas las obras complementarias; está a cargo de Empresas Publicas de Medellín –EPM- que comenzó la construcción en el año 2009.

Desde el inicio de las obras las comunidades cercanas no se han visto beneficiadas por el proyecto, por el contrario, EPM género muchas expectativas que no ha materializado. El proyecto no ha generado empleo y está produciendo enormes impactos socio-ambientales. Las obras han afectado a la población minera y campesina, por cuanto el río Cauca, del que están siendo desplazados, es parte de su modelo económico de subsistencia. La construcción y posterior operación del proyecto hidroeléctrico impide realizar minería artesanal en esta zona, todo lo cual afecta los patrones culturales de convivencia de las comunidades y destruye los proyectos de vida de múltiples familias.

Desde el 30 de abril de 2018, se viene presentando una emergencia en la zona del embalse de Hidroituango, cuando las aguas del río Cauca, cargadas de material vegetal y rocoso, obstruyeron el túnel de desviación del río. Ante ello, la empresa empezó a desalojar a los trabajadores y no informaron a la comunidad.

A lo anterior se suma que aún hay víctimas del conflicto armado por desenterrar de las riberas del río Cauca, no es posible el llenado de la represa sin completar una búsqueda exhaustiva de cadáveres y de los desaparecidos en la zona. Por tanto, ¿qué harán las familias sin tranquilidad, sin reparación, sin trabajo, sin comida, sin medios de vida y sin un lugar el cual habitarEl 2 de mayo cae asesinado en puerto Valdivia, Hugo Alberto George, integrante del Movimiento Ríos Vivos, defensor de derechos humanos y uno de los principales opositores del megaproyecto hidroeléctrico Hidroituango. En el ataque también murió el moto-taxista Domar Egidio Zapata George de 23 Años quien era sobrino del integrante de Ríos Vivos asesinado. ¿Quién está amenazando y asesinando a los líderes sociales de la región?

Seis días después, en Puerto Valdivia, Antioquia, mientras ejercían su labor de barequeo les fue arrebatada la vida a Luis Alberto Torres Montoya de 35 años de edad, pertenecía a la Asociación de pequeños mineros y Pesqueros de Puerto Valdivia – AMPA articulada al Movimiento Ríos Vivos y a su hermano de 20 años Duvian Andrés Correa Sánchez.

En las últimas horas están llegando más y más comunidades damnificadas por Hidroituango al parque de Sabana larga - Antioquia, todos los medios repiten información de EPM que dice que están evacuando el agua, pero en el norte y occidente el agua sigue subiendo. No hay ningún plan de contingencia, tampoco atención humanitaria, no hay alimentos, albergues, medicinas, nada. Las comunidades afectadas han recibido despotismo, aguas abajo y arriba del proyecto, Por quien va a responder por los daños ocasionados? o por cual es el plan de la empresa EPM para devolverles su tranquilidad?

La MSMEyA por la Paz exige se atienda la emergencia humanitaria con sitios de albergue dignos, alimentación y abrigo para las familias cuyos medios de vida dependían del río Cauca. Se garantice tierras y proyectos productivos para las familias que perdieron sus medios de vida.

Se garantice información veraz y oportuna sobre lo que realmente está sucediendo con este megaproyecto.

Los Organismos de control, la ANLA y el Sistema Judicial deben pronunciarse en relación a la tragedia social y ambiental que se vive con Hidroituango y sancione a los responsables de esta tragedia social y ambiental.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…