Ir al contenido principal

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis
Por María Méndez
Colombia Soberana


Imagen relacionada
Foto tomada de Internet

Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.

Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15% y 25%, las cifras difieren según estudios, pero lo cierto es que en este tiempo debió haber avanzado mucho más. 

Las FARC han cumplido, del porcentaje anteriormente mencionado, el 90 %, son  esfuerzos y  voluntad de estos hombres y mujeres que algún día dejaron sus familias, su seguridad, la vida tal y como la conocían para adentrarse al entramado de la selva y luchar por una Colombia incluyente, justa y con oportunidades para todos y todas. Los constantes incumplimientos de parte del gobierno y la proliferación de los grupos paramilitares que actúan con plena libertad, quizás sean los factores externos más importantes que se deben derrotar.

Lastimosamente las FARC no solo enfrentan los problemas externos de este proceso, también tiene que solucionar unos problemas con sectores cercanos o que se creían tenía una visión similar. De todas maneras estas dificultades eran predecibles, desde Colombia Soberana lo habíamos advertido antes de la firma del Acuerdo. (lea El proceso de paz y sus enemigos, El proceso de paz y sus enemigos: Críticas no constructivas, Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partidoDivisión de las FARC, una cortina de humo )

No se había firmado el acuerdo cuando desde estos sectores comenzaron a atacarlo. Sus críticas no se basaban en lo escrito en el punto tres, sino en una posición que rayaba en un grito de guerra, una guerra que obviamente nunca han luchado ni lucharán ellos, con unas consecuencias que no sufrirían sus familias. Pero a pesar de esta oposición y la que ejercía la ultra derecha, el acuerdo de paz se firmó y comenzó este duro tránsito a la  implementación y a la lucha por más, por la Nueva Colombia. 

  El camino ha sido difícil, ya es redundante decirlo, pero lo más preocupante es la determinación de los enemigos de la paz y algunos despistados de dividir “desde adentro”. Desde sectores que parecían abiertos a la posibilidad de paz y reconciliación, se abrieron espacios para que las FARC pudieran dar a conocer sus ideas, pero pareciera que todo fue parte de un plan que ha buscado abrir una grieta inexistente, porque, al mismo tiempo que se ofrecía la posibilidad que las FARC tuviera la oportunidad de darse a conocer en portales virtuales “independientes”, comenzaron, junto con los medios masivos, a promover una matriz de opinión para impulsar la división, por ejemplo el intento de Iván Gallo de presentar, antes del Congreso constitutivo de FARC, a Santrich como el “único guerrillero con pantalones”.

Desde Colombia Soberana, y yo personalmente, no creemos en coincidencias y esto nos trae a la memoria las constantes referencias falsas sobre las contradicciones entre el Camarada Manuel y Jacobo o los rumores sobre problemas inexistentes entre los Camaradas Alfonso Cano y Jorge Briceño en procesos pasados. Estos son antecedentes claros del intento de generalizar el rumor de la división de las FARC, pero en este caso intentaron llevar sus mentiras, no solo a la población en general, sino a la militancia partidaria que vería esos portales “independientes” como una alternativa informativa aparte de RCN y Caracol, para efectivamente poder dividir al Nuevo Partido. 

Después del Congreso constitutivo, llegaron las críticas lesivas contra la dirección de las FARC, acusando a los dirigentes con ataques groseros e irrespetuosos de un supuesto “complot” contra Santrich. Al sol de hoy uno de los entusiastas escritores no ha respondido ¿cómo si no hace parte de los 111 de la dirección, consiguió esa supuesta información sobre el primer pleno, incluso antes de que este organismo diera los resultados de la reunión a la militancia? ¿Por qué su postura se parece tanto a la matriz de opinión que quieren imponer desde la mass media?

Ahora circulan venenosos escritos de los que en un pasado fueron amigos del pueblo colombiano y hoy, a coro con la ultra derecha, gritan por la guerra. Se dedican a usar, oportunistamente,  la guía de Marx y Lenin para apoyar una verborrea guerrerista obviando algo muy sencillo “la historia la hacen las masas”, ellos, tan intelectuales, dedicados a dar clases en universidades, a escribir y convertidos en “guerrilleros” de cafetín, parecen olvidar el papel decisivo del pueblo colombiano  en este proceso y ahora, cuando es necesario promover la movilización, hacen justamente lo contrario, siembran la semilla del pesimismo y la división.

Muchos de ellos nada perderán de empezar de nuevo el conflicto armado. Sus familias no quedarán despojadas, sus vidas no correrán peligro, no serán a ellos a quienes les maten los hijos. Qué fácil es azuzar a un pueblo a la guerra, al igual que lo promueve la derecha,  cuando no eres tú el que la sufrirá. Es muy cómodo rasgarse las vestiduras por la bomba que cae e miles de kilómetros de tu casa, pero no es tan sencillo cuando son los cuerpos destrozados de tus amigos, hermanos o pareja  los que  debes recoger  con  tus propias manos. 

Los colombianos tenemos derecho de elegir el camino que queremos transitar y la forma de lucha que deseamos intentar. Si no se pudiera, podremos decirle con la frente en alto al niño mutilado por una mina antipersona: “lo intentamos, hicimos lo que estuvo a nuestro alcance, esta generación dio pasos decisivos para cambiar las cosas y la oligarquía no  lo permitió”. Los amantes de la guerra, tanto los de derecha como de “izquierda” ¿podrán decir lo mismo?

La lucha es larga, la fuerza radica en la unidad y la cohesión, no dejemos que los nostálgicos de la guerra nos impidan transitar un camino más humano hacia la paz. 

Lea más de María Méndez 


Comentarios

  1. Este estilo de comenzar diciendo que la guerra no la sufrimos, por eso, supuestamente, quienes no eramos militantes de las FARC, no tenemos autoridad para hablar del tema y criticar los comportamientos, este estilo, solo busca, sacarle el cuerpo al debate; se parte de un gran error y es que nosotros también "sufrimos esta guerra", centenares de compañeros siguen aún desaparecidos, acusados de haber sido simpatizantes o colaboradores de una organización de la que no eran parte, esta guerra, la sufrimos toos, por eso, todos tenemos derecho a opinar.

    No se tienen que preguntar porque conocíamos cosas que eran el resorte interno. Sucede que una organización que era más cerrada que un balín, de la noche a la mañana pasó a ser más abierta que un burdel; todo se debatía en las redes, todo se informaba, todo se publicaba.

    Algo que siempre admiramos de las FARC, que era su unidad interna, ahora, resulta que ante un mismo hecho, hay diferentes comportamientos, el "Caso Santrich" lo evidencia, mientras que unos están exigiendo su libertad inmediata - Como debe ser- otros están pidiendo respeto al debido proceso, como si esta oligarquía les fuera a perdonar 60 años de levantamiento armado, ni aquí ni en USA, Santrich tendrá la más mínimo paosibilidad de defensa. Lo demás es ilusión.

    LAs FARC, como Partido político, va rumbo al despeñadero, pero si ustedes creen que 50 mil votos son una gran cosa, sigan por ese camino, pero si Santrich, se muere, no solo se muere el proceso de paz, se muere ese Partido. Se pueden consolar diciendo que el Partido está por encima de las personas, pero un Partido que no tenga encuenta a las personas y más cuando esas personas son sus militantes, les aseguro, no tiene futuro.

    Por último, sería bueno que el blog pusiera un llamad a la libertad inmediata de Santrich

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Compañero, con mucho respeto le pido que vuelva a leer el escrito y de una vez lea el contexto. Cuando hablo de los que no sufrieron y no sufrirán la guerra, me refiero a los que en un tiempo decían ser los amigos de los colombianos y ahora están escribiendo en pro de la guerra y no por la movilización en torno a la implementación. Incluso hablo de que viven y/o son extranjeros. Le aseguro que yo sé lo que han sufrido los compañeros que no estuvieron en armas, también el PCC, los familiares, los amigos y hasta los campesinos que no tenían una decisión al respecto. Todo el pueblo colombiano hemos sufrido el dolor para que "los guerrilleros" en cafetines del extranjero vengan a despistar y a llamar a la guerra cuando no serán ellos quien la sufran. La división no es la que usted cree, la división la están haciendo esos "compañeros"

      Segundo, en el partido no hay dos posiciones, hay solidaridad completa con Santrich y se está buscando de todas las maneras posibles su libertad. Confiamos todos en la inocencia y la palabra del Camarada, como lo dije, compartí con él, y sabe muy bien quién soy yo y lo que opino. Si quiere leer más de lo que he escrito, mire entradas atrás y encontrará mucho sobre él y diríjase a "Más de María Méndez" y verá mi escrito sobre el tema.

      Eliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.