Ir al contenido principal

En Bogotá solo hay 58 jueces para resolver 2 mil amnistías e indultos

Noticia
Por El Espectador

En Bogotá solo hay 58 jueces para resolver 2 mil amnistías e indultos

La situación es crítica para los jueces de ejecución de penas en la capital quienes aseguran que los casos se están represando y van a tener un colapso. Voceros del sindicato explicaron que necesitan ayuda urgente para poder seguir trabajando.

Los jueces de ejecución de penas de Bogotá están trabajando con las uñas. Esta fue una de las frases con las que voceros de sindicatos de este sector de la Rama Judicial explicaron la complicada situación que viven los juzgados en la capital. No hay manos suficientes para el trabajo que se está represando en sus escritorios, denunciaron los voceros y, además, aseguraron que si el Gobierno no hace nada al respecto, el sistema va a colapsar, no solo en Bogotá, sino en el resto del país. 

Para explicar por qué su llamado es urgente, los sindicatos expusieron una serie de números que les darían la razón. Según María del Pilar Arano, jueza y presidenta de Asonal Judical en Bogotá, en este momento los 58 jueces en los despachos de la ciudad manejan 57.864, cuando en realidad, para manejar esta cifra de procesos, necesitarían mínimo 100 empleados. “El año pasado el Gobierno asignó unos cargos de descongestión. Para eso, se dispuso $5 mil millones que puso el Consejo Superior de la Judicatura y no se ha repuesto ese dinero”, señaló Arango.

“Encima de todo les hicimos un préstamo al Gobierno para suplir esos cargos porque eran absolutamente necesarios para el Acuerdo de Paz y la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), en específico, lo que tiene que ver con los procesos de indultos y amnistías y libertades”, agregó la vocera del sindicato. Arango asegura que es humanamente imposible cumplir con la carga de los procesos. Una de sus compañeras de Asonal Judicial, Pilar Rey Molina, es otra de las voceras que tiene otras cifras que les sirven para demostrar la congestión que hay en el sistema. 

Según sus cuentas, de esos más de 57 mil procesos, hay 16 que corresponden a personas privadas de la libertad y son 2 mil los que corresponden a exmiembros de las Farc que están solicitando libertades, amnistías, indultos o que sus casos sean enviados a la JEP de manera urgente. “Pero hoy solo tenemos a un notificador para los procesos relacionados con el Acuerdo de Paz. Más encima de todo, tenemos que atender el resto de casos, a las víctimas que presentan nuevos casos, tutelas y a los abogados de los procesos”, resaltó Rey Molina.

Aunque los voceros aseguran que han hecho todo lo posible por colaborar con la implementación del Acuerdo de Paz, no entienden por qué a la Rama Judicial no se les tuvo en cuenta a la hora de negociar temas que tienen que ver con su trabajo y por qué no se les dio el presupuesto para poder cumplir con sus tareas. “Tenemos un represamiento de miles de procesos pero no tenemos personal para resolverlos. No podemos con todo”, señaló uno de los voceros del sindicato. 

Se espera que la semana entrante los representantes de la Rama Judicial se reúnan con funcionarios del Ministerio de Justicia para explicarles la situación y pedir, nuevamente, un auxilio para poder resolver los casos de manera oportuna. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…