Ir al contenido principal

Crítica situación humanitaria en Alto Guayabal, Bidoquera y Nuevo Cañaveral

Noticia
Tomado de Comisión Intereclesial de Justicia y Paz


Desde el mes de abril, debido a las operaciones de neoparamilitares de las AGC, su empadronamiento a indígenas, en medio de la tolerancia e ineficacia de las operaciones de las Fuerzas Militares y de las acciones de la guerrilla del ELN, las comunidades Embera Katio que habitan sobre el río Jiguamiandó y otros ríos vecinos, se han visto obligados al desplazamiento.

Se han contabilizado 439 personas de 115 familias indígenas de las comunidades indígenas de Alto Guayabal, Bidoquera- Ancadia y Nuevo Cañaveral, las que se han desplazado internamente por la presencia de grupos armados.

A pesar de reuniones sostenidas en el marco de seguimiento de Medidas Cautelares otorgadas por la CIDH, sigue la inacción institucional para prevenir estos hechos.

El control territorial por parte de las AGC, en la parte alta es evidente, el aprovisionamiento se desarrolla a la vista de la fuerza pública. Además, las AGC acusan a indígenas que no se encuentran en sus listados de pertenecer al ELN.

Por su parte, las comunidades indígenas denunciaron la incorporación al ELN de Yowani Rubiano Bailarín, de 15 años y a Carlos Bailarín Bailarín, de 16 años.

Simultáneamente continúa la ocupación ilegal de predios de comunidades indígenas con operaciones extractivas, la contaminación del río con mercurio, y la ampliación de siembras de hoja de coca, sin que autoridad alguna tome medidas eficaces y se respalde las propuestas comunitarias de manera concreta y eficaz.

Bogotá D.C., 21 de mayo de 2018

Comisión Intereclesial de Justicia y Paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Cómo la política de Álvaro Uribe posibilitó la multiplicación de los colados de las FARC

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel 24 de abril del 2019


Su gobierno ordenó dispersar a los guerrilleros por todas las cárceles y los comandantes perdieron control sobre 3000 presos. Allí pudo comenzar el tráfico de nombres
Me contaba una exguerrillera que en los días en que permaneció en La Habana, durante las conversaciones de paz, desempeñando la misión asignada y relacionada con la Mesa, se contactó con ella por el Facebook un antiguo mando de su Frente, que se encontraba en prisión desde hacía varios años. Quería pedirle un favor. En las cárceles ya corría la noticia de que se elaborarían listas de los prisioneros de las FARC y necesitaba que ella le ayudara a ser incluido.

Ella lo había conocido bien, sabía de quién se trataba y las circunstancias en las que había caído a la cárcel. Se interesó por él, le recibió sus datos, nombre, seudónimo, número de cédula, Frente al que pertenecía, en fin, lo que consideró pertinente. Y le prometió que plantearía su caso ante el res…

Álvaro Uribe busca volver trizas Acuerdo de Paz y demoler el sistema judicial.

Análisis Tomado de Pacocol Por Humberto de la Calle

La declaración leída por el Dr. Álvaro Uribe a raíz del caso Santrich no solo contiene afirmaciones absolutamente falsas, sino que utiliza un lenguaje incendiario que parece destinado a volver invivible la República, a impedir que todos los victimarios asuman sus responsabilidades y es un eslabón más en una tarea de demolición del sistema judicial que abarca la Corte Constitucional, la Corte Suprema y ahora la Jurisdicción Especial.
En la Habana no se pactó un cogobierno con el narcotráfico. Las FARC se obligaron a romper todo vínculo con esa actividad criminal. El Acuerdo prevé que la garantía de no extradición no cubre los delitos posteriores al Acuerdo. La providencia de la JEP no debilita eso. Se basa en la ausencia de pruebas sobre la fecha de los delitos atribuidos a Santrich.

Si se afirma que hay pruebas contundentes en poder de la Fiscalía, no es posible explicar que el Sr. Fiscal, en vez de renunciar, no haya procedido de inmedia…