Ir al contenido principal

Si de muertos se trata…

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Si de muertos se trata…

Nuestro país no podrá salir del pantano de los odios, mientras todos sus muertos y dolores, todos, no sean reconocidos con respeto.

El martes 27 asistí a un sentido homenaje en memoria de Mariana Páez, quien en su vida civil llamó Martha Isabel Ardila Castellanos, una de las guerrilleras que cayó bajo las balas del Ejército 9 años atrás, en el páramo de Sumapaz, cuando en la madrugada, el Frente Antonio Nariño de las Farc-EP fue asaltado de modo sorpresivo. Mariana brilló en los diálogos del Caguán.

El día anterior, por coincidencia, había sido invitado a participar en el Cementerio Central de Bogotá, a la imposición de una ofrenda floral en la tumba de Gilberto Vieira White, uno de los fundadores del Partido Comunista y su Secretario General durante 40 años continuos, protagonista central de la historia de Colombia en el siglo XX.

Los sencillos actos, en los que sentimientos de solidaridad y afecto inundaron el ánimo de los concurrentes, sirvieron a su vez para evocar personajes y momentos semejantes. El 27 de febrero también se conmemoraban 29 años del asesinato de Teófilo Forero, acribillado junto con su esposa y sus escoltas, en medio de la macabra oleada de crímenes cobardes contra la Unión Patriótica.

Dentro de los asistentes al acto en honor a Mariana, observé una mujer madura, de rostro y cuerpo gruesos, acompañada por otra de ojos grises, más joven que ella, a cuyas espaldas permanecía de pie un hombre adulto, de ojos intensamente azules y mirada triste. Por momentos las mujeres se desbordaban en un llanto tan amargo y silencioso que temí terminara por contagiarnos a todos.

De pronto, cuando algún fotógrafo quiso hacer una toma, la mayor de las dos mujeres le hizo una seña con la mano, para que esperara mientras sacaban algo de una carpeta que portaban en sus manos. Eran dos hermosas fotografías de Valentina, con quien querían hacerse retratar. Valentina fue otra de las guerrilleras del mismo Frente que pereció con Mariana esa mañana.

De inmediato capté que el grupo no era otro que padre, madre y hermana de la muchacha sacrificada. Qué hermosa se veía en la fotografía Valentina con sus ojos claros y su rostro sereno. El dolor que despedía su familia acongojada penetró en mi ánimo de manera limpia. Cómo dolían aquellos muertos, seres que pagaron con su vida el sueño de una Colombia mejor.



Imposible no estremecerse en aquella soleada mañana en el cementerio, en el que el verde de los prados, el tono de las rosas rojas y el brillo de las flores de la enorme corona variopinta relucían con la intensidad de un espejismo. Doña Anita, la madre de Mariana, de cabellos canos y cuerpo menudo, erguida y sonriente a sus más se setenta años, habló con fuerza inaudita.

Más que sufrimiento había en su semblante un gesto de orgullo, de disposición a la lucha. Sin una lágrima, con una fuerza interior que deslumbraba, se refirió a la necesidad de rescatar la dignidad perdida en buena parte del pueblo colombiano. Las personas dignas, dijo, son las que estamos comprometidas. Y la tarea que tenemos por delante es demasiado grande.

De algún modo aquella escena era bella. Madre e hija de la combatiente caída, de pie ante la tumba de su hija y madre, no lloraban ante la devastadora realidad de la muerte, sino que parecían encontrar en la terrible partida un motivo más para desbordar la esperanza. Se podía caer en la lucha, es cierto, pero esta no se extinguiría por eso. Otros retomarían el ejemplo.

El día anterior había escuchado a Jaime Caicedo referirse a otros revolucionarios cuyas historias rescató Gilberto Vieira, como la de aquellos comunistas colombianos que tomaron parte en el pequeño ejército de Augusto Cesar Sandino o la guerra civil española. Ahora, terminado el acto, éramos invitados a visitar otra tumba del mismo cementerio.

La madre y el hijo de Julio Alfonso Poveda, asesinado por sicarios el 17 de febrero de 1999, también querían rendir un pequeño homenaje a su ser querido. Dirigente agrario, combatiente de aquellas guerrillas que lucharon por la tierra en el Sumapaz y el oriente del Tolima durante la dictadura de Rojas Pinilla, pereció también por balas asesinas una fría mañana bogotana.

Recordé que el 1 de marzo se cumplían 10 años de la tenebrosa muerte de Raúl Reyes en Sucumbíos. Con él partieron también una veintena de guerrilleros y guerrilleras por obra del bombardeo de la media noche. Y que siete días después conmemoraríamos el repugnante asesinato de Iván Ríos, otra de esas apestosas victorias del Estado colombiano.

Si de muertos se trata, nadie carga más de ellos que quienes luchan por un mundo y un país mejor. Ese conmovedor dolor humano han querido borrarlo de la memoria nacional, ocultándolo tras tretas y dramas artificiales o agigantados. Nuestro país no podrá salir del pantano de los odios, mientras todos sus muertos y dolores, todos, no sean reconocidos con respeto.


Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…