Ir al contenido principal

¿Por qué el partido del Común es de los grandes ganadores del 11M?

Análisis
Tomado de FARC
Por María Aureliana Buendía 

¿Por qué el partido del Común es de los grandes ganadores del 11M?

"El Partido del Común ganó a pesar de los obstáculos e impedimentos, a pesar de la guerra propagandística, muy a pesar de nuestros muertos, porque persistimos en el espacio político ganado en décadas de heroica lucha"

La primera e irrebatible gran verdad de esta contienda electoral del 11 de marzo del 2018, es que no se desarrollo en medio de la guerra, como ocurría antes del del Acuerdo Final. A pesar de los ingentes esfuerzos de la derecha colombiana por llenar de terror la campaña, la gente salió a votar. Se impuso nuestra política de convivencia y paz, de reconciliación, de dirimir las diferencias en las urnas, de la cultura del adversario político y no de la del “enemigo interno".

Es innegable que gracias al proceso de paz y reconciliación se ha abierto el abanico político, se han afianzado fuerzas progresistas y democráticas, que en épocas anteriores apenas superaban el umbral electoral cuando no desaparecían del mapa de participación política. Se comenzó a superar la abstención crónica en los comicios electorales, hubo casi 3 millones de votantes más.

La posibilidad de una paz estable y duradera le ha quitado espacio a las opciones guerreristas y fascistas en Colombia. El Centro Democrático perdió una curul en el senado y es muy relativa la “más alta votación” del narco paramilitar Uribe Vélez. ¿Acaso puede considerarse una victoria política que un ex presidente de doble periodo presidencial, que aún conserva intactas estructuras determinantes dentro del Estado y estructuras criminales por fuera de este, con el dinero que se quiera, con el apoyo de la ultra derecha internacional, saque apenas 800.000 votos? Al senador y a sus hijitos les va mucho mejor construyendo centros comerciales: el último, en Montería costó ¡$120.000 millones de pesos! Otro defenestrado fue el incinerador de sabidurías milenarias: también resultó quemado.

Las listas a senado y cámara de los partidos de derecha en Colombia incluyeron con impudicia y con la benevolencia de las instituciones del Estado encargadas de sancionarlos, a personas relacionadas con grupos criminales, de corrupción, de escándalos como el de Odebrecht o el Cartel de la Toga (corrupción en las más altas cortes de la justicia), y/o todos los anteriores. Según la Fundación Paz y Reconciliación, las proporciones delincuenciales de entre estos partidos van así: el partido Cambio Radical (27%), partido de la U (26%), partido Conservador (14%), partido Liberal (14%) y partido Opción Ciudadana (12%). No es de extrañar por lo tanto la “alta votación” del partido de Vargas Lleras, quien además tuvo la vicepresidencia como plataforma de lanzamiento de su candidatura presidencial durante 3 años y 5 años de campaña en los ministerios con más presupuesto.

No sabemos si por fin habrá la justicia, no sabemos si se engavetarán los procesos contra parapolíticos, contra corruptos de todos los pelambres, contra narcos, contra todos los anteriores. No sabemos si la Justicia misma se depurará del Cartel de la Toga y de todos los carteles. La certeza es que la gente del común está exigiendo cada vez más contundentemente una representación digna democrática y popular.

El Partido del Común ganó a pesar de los obstáculos e impedimentos, a pesar de la guerra propagandística, muy a pesar de nuestros muertos, porque persistimos en el espacio político ganado en décadas de heroica lucha. Apenas a dos días de las elecciones, tarde el viernes casi en la noche, entregaron un cheque cruzado con el dinero que nos correspondía como partido para realizar la campaña, sumado a la imposibilidad de abrir una cuenta bancaria. El Consejo Nacional Electoral nos negó la posibilidad de presentar delegados para los escrutinios departamentales, tampoco pudimos participar en los 32 tribunales de garantías electorales ni tener invitados internacionales. ¿Podría llamarse a eso garantías a la campaña electoral para quienes generosamente depusimos las armas?

Son conocidas por la opinión nacional e internacional las amenazas, agresiones y acciones violentas organizadas por representantes del Centro Democrático en contra de nuestros candidatos. La suspensión de nuestra campaña con las consecuencias que esto tendría; ningún corazón resiste tanto. Sin apoyo del Estado, sin maquinarias electoreras, sin clientelismo, sin dinero, sin corrupción, con los medios de “destrucción masiva” en contra, enfrentando campañas sucias, pero armados de amor, honestidad y convicción, por supuesto somos vencedores.

Seguimos en pie de lucha. Colombia ya cambió para siempre y ahí está nuestra ganancia, nuestro logro histórico. La tarea es aglutinar a todas las fuerzas democráticas y progresistas del país para cimentar la paz definitiva, construir las oportunidades de bienestar y buen vivir para los colombianos excluidos, quienes somos la mayoría del Común.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…