Ir al contenido principal

ONU, ‘extremadamente preocupada’ por violencia contra líderes

Noticia
Por El Tiempo

lideres asesinados

Los últimos asesinatos de líderes defensores de derechos humanos están marcados por una paradoja, mientras en años anteriores la mayoría de quienes fueron asesinados se oponían a políticas de gobierno, en los casos recientes varias víctimas apoyaban programas gubernamentales.

Así lo señala el más reciente informe de derechos humanos presentado por la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos en Colombia (OACNUDH), en el que esa comisión internacional se declara “extremadamente preocupada” por el aumento de asesinatos y otros tipos de ataques contra líderes sociales en el país.

De hecho, estos ataques son presentados en el informe como el primero de los grandes desafíos para la implementación del Acuerdo de Paz “en materia de garantías de no repetición”. Cabe recordar que la OACNUDH hace especial seguimiento a la puesta en marcha de los acuerdos logrados entre el Gobierno y las Farc por petición de las partes.

La cifra más preocupante de los registros presentados por la OACNUDH son los 441 ataques ocurridos el año pasado contra líderes defensores de derechos humanos.
De estos, 121 fueron asesinatos, es decir, el 27,43 por ciento de los casos. Los demás fueron 41 intentos de asesinato, 213 amenazas, 61 violaciones de derechos a la intimidad y la propiedad (como tomarles fotografías sin permiso), además de 4 desapariciones forzadas y una violación sexual a una mujer activista.

Sobre los asesinatos, detalla el informe que el 62 por ciento ocurrieron en zonas rurales, el 24 por ciento en ciudades cercanas a zonas de conflicto y 14 por ciento en ciudades principales. Además, el 64 por ciento ocurrieron en zonas que fueron de presencia histórica de las Farc.

Las causas que persisten
En la mayoría de los asesinatos, la ONU detectó tres características comunes: ocurrieron en zonas donde hay economías ilícitas como el tráfico de drogas o la minería ilegal; en segundo lugar, en municipios con tasas de homicidios por encima de la violencia endémica (más de 10 por cada 100.000 habitantes, según la Organización Mundial de la Salud); y finalmente, en zonas con un índice de pobreza multidimensional más alto que el promedio nacional.

Es decir que la economía ilegal, la violencia endémica y la pobreza son el ‘perfecto’ caldo de cultivo en el que se incuban las amenazas contra defensores de derechos humanos, y a estos se suman que el ‘antídoto’, una mayor presencia estatal integral, todavía es débil.

Según la ONU, muchos de los asesinatos de líderes se pudieron evitar, “especialmente aquellos en antiguas zonas de influencia de las Farc-EP”. Habría sido suficiente con “una respuesta oportuna y coordinada del Estado a la implementación del Acuerdo, priorizando los derechos de la población”.

Esto, en consonancia con las causas que señala la entidad, que abarcan desde el vacío de poder en varios territorios tras la desmovilización de las Farc, pasando por la “falta de una presencia estatal integral” y por las demoras en la implementación del Acuerdo de Paz.

“Aparentemente, varias víctimas fueron asesinadas por apoyar las políticas derivadas del acuerdo, como la sustitución de cultivos ilícitos y la reforma rural integral”, explica el informe.

La labor de las instituciones, con avances parciales
La OACNUDH dice que el 57 por ciento de asesinatos habría sido cometido por sicarios, “lo que dificulta la identificación del autor intelectual”. Por eso, aunque reconoce la avanzada de la Fiscalía General para priorizar la investigación de estos crímenes, señala la falencia que persiste para llegar a los determinadores de los mismos. 

Los presuntos autores materiales serían, en su mayoría, miembros de antiguos grupos paramilitares (54). El Eln habría cometido 4, exmiembros de las Farc otros 3 y el EPL (‘Pelusos’) 1 más, mientras que 3 casos serían atribuibles a miembros de la fuerza pública y otros 19 habrían sido cometidos por personas no afiliadas a grupos criminales o grupos armados ilegales.

Aunque en el informe se reconoce la labor de la Unidad Nacional de Protección, se resalta que cuatro de las personas asesinadas tenían esquema de protección de esa unidad, con escoltas incluidos. “Las víctimas con escoltas fueron asesinadas cuando los escoltas no estaban presentes, lo que indica que el uso de escoltas sí evita los atentados”, sostiene el informe.

La oficina del Alto Comisionado reconoce la creación del Cuerpo de Élite de la Policía Nacional para combatir las organizaciones criminales, así como de la Unidad Especial de Investigación de la Fiscalía para el Desmantelamiento de las Organizaciones Criminales y la estrategia del ente investigador de intervenir en 500 municipios priorizados.

Pero también llama a reforzar el enfoque de género y el análisis de las amenazas en ámbitos rurales a través del fortalecimiento de medidas de protección como las guardias indígenas y afrocolombianas.

Finalmente, hace un llamado a que la Fiscalía General investigue los vínculos entre la corrupción y el crimen organizado, “ya que algunos defensores que han denunciado esta correlación han sufrido ataques”.



Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…