Ir al contenido principal

Los eternos serán quienes defienden la verdad

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Los eternos serán quienes defienden la verdad

El 26 de marzo se efectuó en la sede nacional del partido de la rosa, un sencillo homenaje a la memoria de Manuel Marulanda Vélez, Raúl Reyes e Iván Ríos, tres integrantes del Secretariado Nacional de las FARC, cuyas vidas llegaron a su fin en el mes de marzo de 2008, es decir diez años atrás, en un verdadero calendario trágico.

Gabriel ÁngelLas tres muertes conmocionaron profundamente la organización insurgente. Raúl pereció como consecuencia del bombardeo de medianoche al campamento que ocupaba con su unidad en la provincia de Sucumbíos, en el Ecuador. Con él murieron dos decenas de muchachas y muchachos que lo habían acompañado durante años.

A Iván Ríos le ocurrió un hecho espeluznante. Al integrar su unidad en el área del Frente 47, escogió como oficial de servicio a Rojas, un mando medio que lo impresionó favorablemente, y en quien depositó toda su confianza. En medio de una gran operación enemiga, Rojas, acobardado por sus consecuencias, asesinó con frialdad una noche a Iván y su compañera.

Manuel se encontraba afectado por un malestar general hacía varios días. Amparo, la enfermera de su unidad, y Sandra, su fiel compañera durante las dos últimas décadas, se encargaban de cuidarlo. La tarde del 26, sentado en una silla en la sencilla habitación de su campamento en la montaña, tras experimentar un breve mareo, se despidió de la vida en forma sorpresiva.

Era el año 2008, de triste recordación para los integrantes de las Farc. Todos los que nos adversaban clamaban de alegría pues en su parecer aquellas noticias eran el símbolo de nuestro hundimiento político, militar y existencial. El fin del fin, denominaron esos hechos los altos mandos militares, los dirigentes políticos en el poder y los grandes medios.

Nuestro país vivía por entonces una agresión despiadada por parte del Estado, en contra de los sectores sociales y populares en lucha, calificados desde el gobierno como terroristas. Extensas zonas eran objeto de operaciones de represión, con desplazamientos forzados y detenciones masivas que perseguían el clásico objetivo contrainsurgente de secarle el agua al pez.

Los asesinatos selectivos de líderes sociales alcanzaban niveles inéditos. La práctica de las ejecuciones extrajudiciales era el pan de cada día por parte de las fuerzas militares, que se habían desbocado a secuestrar y asesinar miles de colombianos humildes, para presentarlos luego como guerrilleros dados de baja en combate, por quienes se pagaba jugosas recompensas.

La inteligencia militar se ocupaba de realizar las más sucias tramas con el objeto de golpear mandos insurgentes, siendo una de sus favoritas el inhumano acoso a quienes lograban identificar como familiares de los guerrilleros. Para obtener información, los sometían a allanamientos ilegales, secuestros y amenazas de muerte, en impunes expediciones de terror.

Todo eso mientras se sindicaba y perseguía a numerosas personalidades regionales o nacionales que no eran de la simpatía del régimen. Los magistrados de las más altas cortes, periodistas que alguna vez expresaron alguna opinión contraria y líderes políticos que criticaban las prácticas de gobierno, eran objeto de interceptaciones ilegales y sindicaciones públicas.

La sintomatología sicótica del poder dominante en Colombia se ponía de presente con el orgulloso alarde de sus crímenes. Los restos despedazados de sus víctimas se exhibían en los grandes medios, que además se encargaban de despresarlas moralmente con la atribución irresponsable de las conductas más infamantes. Colombia se hallaba convertida en un festín del horror.

Los tres hombres nuestros que perecieron en aquel marzo de 2008, fueron en realidad verdaderos paladines de la lucha por la vida y la justicia en nuestro país. Cada uno representó una de las generaciones rebeldes del siglo XX. Marulanda, a los herederos de los sueños de Gaitán, Raúl, a la izquierda de los años sesenta, Iván, a la juventud que vibró con la Unión Patriótica.

El 26 de marzo me trajo a la mente las canciones de Julián Conrado, quien en cada rincón de la montaña donde tuvo que amanecer, despertó siempre con un verso en los labios. A Raúl le hizo La Rueda de la historia, Por aquí pasó y dejó su huella, su huella bolivariana, pero miren que se fue y se queda, para ayer, hoy y mañana.

A Iván le hizo Tus manos, Las manos del monstruo que te cortó, cobardemente tus manos, no son peores que las de quien pagó, por habértelas cortado… Tus manos liquidarán la tristeza, tus manos revivirán la alegría, tus manos destrozarán la violencia, tus manos acariciarán la paz. Y a Manuel Marulanda, Arando la paz.

Con su fusil sigue Manuel arando la libertad, con su fusil sigue Manuel arando, arando la paz. Con Jesucristo lo mismo hicieron y con Bolívar pasó algo igual, los insultaron los persiguieron como a ti viejo, por la verdad. Excelente reflexión para Viernes Santo, los eternos serán quienes defienden la verdad, y nunca sus asesinos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…