Ir al contenido principal

No más guerra sucia, ni crímenes ni matoneo de la ultraderecha militarista

Análisis
Tomado de  Pacocol
 Por Jaime Caycedo T. 
Secretario General Partido Comunista Colombiano PCC


El último fin de semana fueron asesinados Jesús Orlando Grueso Obregón y Jonathan Cundumi Anchino, conocidos líderes de Unión Patriótica y Marcha Patriótica en Guapi, Cauca. Se reseña el crimen de un joven activista en el Catatumbo y en Puerto Claver, municipio de El Bagre, Antioquia, asesinan a Víctor Alfonso Sánchez Manjarrez, militante del partido legal Farc.



Los datos sobre agresiones y muertes de líderes sociales y activistas se han incrementado sostenidamente en los últimos meses. Entre enero de 2017 y enero de 2018 fueron asesinadas en Colombia 194 personas dedicadas a labores sociales, comunitarias y de defensa de derechos humanos según fuentes gubernamentales y ONGs, nacionales e internacionales.  

Estos hechos afectan de manera trascendente la situación política nacional y configuran una auténtica emergencia humanitaria, la que el gobierno se niega a reconocer. En Medellín fue agredida Aída Avella y en Córdoba la candidata Liney Paternina en medio de recorridos de campaña electoral. Se han denunciado amenazas a Rodrigo Ramírez, candidato de UP en Sucre. Hay en curso una re-victimización inaceptable.

Los actos agresivos contra dirigentes del partido legal FARC forman parte de un horizonte que cuestiona de fondo la inexistencia de garantías, no solo por los incumplimientos de los Acuerdos de Paz sino por la trasgresión evidente de las normas constitucionales. Nada es casual ni ausente de planificación. La ultraderecha militarista ensaya nuevos métodos. Se trata ahora de ataques, asonadas y actos de vandalismo sistemáticos, planificados y dirigidos a boicotear la actuación libre de los candidatos de la izquierda en la contienda electoral. 

La cantaleta ultraderechista de una “sanción moral” que se disfraza como “ejercicio democrático” con “inocentes” abucheos y rompehuevos, intenta ocultar el genocidio que se está perpetrando. Es muy grave que sea permitida y tolerada por las autoridades, los medios de comunicación y justificada en declaraciones de altos funcionarios del Estado. La estigmatización y el matoneo anticomunistas con personal contratado y organizadores conocidos, han causado lesiones personales, intentos de linchamiento, daños a inmuebles y a vehículos de terceros, delitos estipulados en leyes que no admiten excusas por parte del gobierno y deben ser investigados por la Fiscalía. 

¡Hay que parar el genocidio y su “justificación” simbólica, ya!

Además, se intenta desde el poder dominante enrarecer el ambiente político para impedir que la unidad de las Listas Decentes y la convergencia pluralista en torno de una candidatura presidencial alternativa como la de Gustavo Petro puedan abrirle espacio a una nueva expresión de mayorías en la dirección del Estado. Se busca confrontar a Venezuela y el Gobierno Nacional se presta a las instrucciones de Washington para militarizar la frontera, dificultar la migración de ciudadanos venezolanos y articularse a los proyectos que desde la Colombia, Brasil, Panamá y los enclaves holandeses de la OTAN adelanta el Comando Sur de los Estados Unidos, mientras avanzan las perversas gestiones diplomáticas del llamado Grupo de Lima contra Caracas. 

Creemos en una reconciliación democrática que respete las diferencias, los acuerdos de paz y la igualdad política, con plenos derechos y garantías para todos, sin excepciones. Es hora de actuar y por eso pedimos a todas las organizaciones pronunciarse por el respeto a la vida, el pacto para sacar las armas de la política, solicitar la actuación inmediata de la CIDH con medidas cautelares, individuales y colectivas y el acompañamiento parlamentario del Foro de Sao Paulo y la COPPPAL al proceso electoral.

Comentarios

Entradas populares de este blog

‘Empresas palmicultoras sirvieron a intereses de las Autodefensas’: Corte Suprema

Noticia Por CM&





Al dejar en firme una condena de diez años de prisión en contra del empresario, Antonio Nel Zúñiga Caballero por los delitos de invasión de tierras, desplazamiento forzado y concierto para delinquir, la Sala Penal de la Corte Suprema de Justicia hizo todo un análisis de cómo se aliaron palmicultores e integrantes del Ejército Nacional con integrantes de las Autodefensas Unidas de Colombia en el Chocó, para llevar a cabo el proyecto agroindustrial de la “Casa Castaño”.

Gobierno Nacional y Fiscalía General intentan obstruir a la JEP

Noticia Por Colombia Soberana


Después de que los Magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, JEP, suspendieran el trámite de extradición contra Jesús Santrich, en un comunicado a la opinión pública firmado por el Ministro del Interior Guillermo Rivera y  su homologo de la cartera de Justicia y del Derecho Enrique Gil, el Gobierno Nacional asegura, entre otras cosas, que la JEP no tiene competencia y  su decisión la toma basada en protocolos que ella se dictó.
Al mismo tiempo el Fiscal General, Nestor Humberto Martínez, manifestó que le pidió al Procurador Fernando Carrillo que intervenga frente a la Sección de Revisión de la JEP para que revoquen la decisión "en defensa del orden constitucional de la República". 
Esta reacción del Estado se suma al ya conocido incumplimiento del Acuerdo de La Habana, los reiterativos ataques para modificarlo, su ya comprobada falta de voluntad de paz y la carencia de autonomía frente a otros países, especialmente Estados Unidos, que pon…

FARC ¿La amenaza desde dentro?

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana



Antes de iniciar, debo disculparme por tomar este párrafo a nombre personal, para aclarar que he compartido diferentes espacios con el Camarada Santrich, con quien  tenemos una relación de respeto mutuo y admiración de mi parte. Lo acompañé en su anterior huelga de hambre. Respeto y apoyo su decisión en esta etapa, sin embargo, debo expresar mi preocupación por su vida. De los momentos que compartimos con él recuerdo a un hombre amable, divertido y atento, un ser humano compasivo que abría las puertas de su casa y corazón para todo aquel que trabajara por la paz y por llevar adelante este proceso. Aclarada mi posición sobre el Camarada, seguiré con el tema de este escrito.
Ya varias veces se ha dicho, el Proceso de paz no está en su mejor momento, y esto lo agrava el montaje judicial hecho a Jesús Santrich, a quien le enviamos nuestro más efusivo saludo. Pero más allá de esto, el Acuerdo de La Habana tiene un lamentable cumplimiento entre el 15%…