Ir al contenido principal

Conclusiones de una visita

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Rodrigo López Oviedo


Rex Tillerson, Secretario de Estado de los Estados Unidos, a su paso por nuestro país, dejó comprobado por enésima vez lo que por igual número de veces han denunciado quienes se duelen por el abandono a que ha sido sometida nuestra soberanía nacional: que las clases dominantes en Colombia fueron bautizadas en la pila de la sumisión a la bandera norteamericana y confirmadas con el tintinear del oro yanqui.



El personaje de marras vino en esta ocasión con dos propósitos: el cosmético, de reclamar acciones más frontales contra el narcotráfico y, el fundamental, de exigir del Gobierno Nacional un mayor compromiso con los planes de derrocar a Nicolás Maduro y ahogar en sangre el proceso revolucionario venezolano, lo cual incluye participar del cerco militar que se viene cocinando con la participación de Brasil y Perú.

Pese a que el gringo bien conoce el grado de sometimiento con que siempre han actuado los inquilinos del Palacio de Nariño, cualquiera que sea o haya sido el retrato que engalane el despacho presidencial, no vaciló en ofrecerle al actual, Juan Manuel Santos, unos cuantos dólares más, no fuera que se le pusiera remolón en el cumplimiento de esas urgentes tareas.

Santos, por supuesto, ni corto ni perezoso, arrebató los dólares que le ofrecío el amo, y procedió a cumplir tan precisas órdenes. Se reiteró en los calificativos de dictadura que a diario da al Gobierno del bolivariano país y anticipó el desconocimiento que hará de las próximas elecciones, de las cuales saldrá victorioso Nicolás Maduro. Ni forma de negar que lo anterior, sumado a los desafortunados hechos fronterizos que azuza la derecha opositora, armonizan con la estrategia internacional que busca atenuar los rechazos que pueda generar la intromisión armada de parte de las tropas norteamericanas en compañía de los ejércitos de los países cómplices.

Los compromisos y acciones de Santos no pueden corresponder a nadie más que  a un vil cipayo, lo cual no es otra cosa que vulgar mercenarismo de parte de alguien cuya dignidad solo le da para poner el pie donde ya lo han puesto otros cipayos de igual condición.

Pero la mencionada visita también dejó al desnudo la poca confianza que han logrado mantener las derechas venezolanas para que sus amos las sigan prohijando, no solo con recursos económicos y mediáticos, sino también con presiones internacionales que incluyen amenazas comerciales y crediticias y sanciones a los principales dirigentes del Gobierno. 

La gran conclusión es que el Imperio está dispuesto a lo que sea con tal de que la caverna pueda reemplazar a Maduro y recuperar la hegemonía de antaño sobre las inimaginables riquezas del país. 

Gráfica.- Tillerson y Santos

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…