Ir al contenido principal

El país de escépticos que debe quedar atrás

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

El país de escépticos que debe quedar atrás

Comienza una agitada campaña electoral en la que con honrosas excepciones es lo mismo de siempre, y la sombra de una inmensa abstención señalando que este país no cree en nada ni nadie

Arranca en serio el 2018, en medio de las dificultades propias del país tropical que nos correspondió vivir. Que se derrumbe un puente construido por una compañía de las tantas que conforman la maraña de los más grandes capitales del país, y que ello cueste la vida a un elevado número de sus trabajadores, es apenas propio de nuestra realidad macondiana.

Se anuncian juiciosas investigaciones que sabemos desde ya no conducirán a nada. Es claro que aquí la ley es para los de ruana. Por eso tampoco importa mucho que caigan ultimados por misteriosos sicarios dos ex guerrilleros de Farc en un pueblo perdido del bajo Cauca. Al fin y al cabo qué hacían celebrando reuniones políticas por allá sin la debida protección.

Quién no sabe que en Colombia existen territorios en donde dominan mafias narcoparamilitares, en donde el control sobre la minería y los movimientos de sus habitantes se hallan sometidos al cuidadoso escrutinio de ellas. Así que nada tiene de raro que asesinen reincorporados de Farc en uno de esos rincones. Después de todo, la guerra debió dejar muchos resentimientos.

Del mismo modo, que se estrelle contra el suelo un helicóptero militar en la zona minera de Antioquia, con el saldo trágico de diez colombianos muertos, es apenas una anécdota más en nuestra nación. Resulta normal que la suspicacia indique que se lo haya sido derribado desde tierra por guerrillas del ELN o bandas criminales que son fuertes en la zona.

Como que los altos mandos militares salgan de inmediato a desmentir la imaginería de esta sociedad carcomida por la desconfianza, con el argumento nada deleznable de que las declaraciones de un sinnúmero de testigos del hecho descartan por completo esa posibilidad. Sencillamente se trató de un extraño accidente a investigar.

Del mismo modo a nadie extraña ya que seis policías sean víctimas de una emboscada fraguada por uno de esos grupos disidentes de Farc que se apartó de proceso de paz. Vivimos en un país en donde cuando se acaba la violencia guerrillera de la más grande y poderosa organización insurgente por obra de un Acuerdo de Paz, saltan al escenario mil otras violencias.

Por eso ni desconcertante resulta la pelotera con el ELN. Extraño fuera que no sucediera así. Durante tres meses continuos operó un cese bilateral de fuegos, que se suponía sería prorrogado al retomarse las conversaciones en Quito. Por lo que haya sido, las cosas no se produjeron como se esperaba, así que regresan las voladuras, los ataques y las operaciones oficiales.

Pese a que todo el país clama porque se retorne de manera ágil tanto a las conversaciones de paz como al destrozado cese el fuego. Lo piden el papa, el secretario general de la ONU, las comunidades atrapadas por la confrontación, el partido Farc, el conjunto de la nación. ¿Pero cuándo en Colombia la cordura ha sido la regla dominante?

Como quedó en evidencia en la cumbre de Cartagena, con presencia de los veedores internacionales del cumplimiento de los Acuerdos de La Habana, el gobierno nacional, o mejor, el Estado colombiano, se ha mostrado demasiado negligente, por no decir indispuesto a cumplir con la palabra comprometida. ¿Alguna vez el Establecimiento le ha cumplido a alguien?

Así que nada impide comenzar el año con una agitada campaña electoral. Primero para el poder legislativo del país, y luego para la Presidencia de la República. ¿Y qué le ofrecen a Colombia los más serios aspirantes a los altos cargos de dirección nacional? Salvo algunas honrosas excepciones que miran de veras al futuro, lo que queda claro es que lo mismo de siempre-

 
Peor todavía con los más renombrados y pudientes entre ellos, que antes que mirar al futuro aspiran a retornar a un pasado aún más infame que el presente que vivimos. Es triste el bajísimo promedio de participación de los colombianos en las urnas, que apenas superó en medio punto el 43 % del potencial de los electores en las elecciones al Congreso en 2014.

Y que apenas llegó a un 40 % del censo electoral en las elecciones que llevaron a Juan Manuel Santos por segunda vez a la Presidencia de la República, sin contar que dentro del total de la votación se contaron casi ochocientos mil votos en blanco, un nada despreciable 6 %. De todo lo cual se desprende que somos un país de escépticos, que no cree en nada ni nadie.

Y que por eso mismo carga a sus espaldas la cruz que lo aplasta. Pero hay alternativa, una nueva forma de hacer política, de llevar al poder la fuerza del común ausente por siempre en la toma de decisiones que lo afectan. Y que el 27 de este mes se lanzará públicamente al escenario en acto público en Ciudad Bolívar. Ya la oirá el país.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…

Estudiantes desaparecidos, heridos y detenidos deja la ola de violencia sin razón del Estado contra los jóvenes colombianos

Noticia Por Colombia Soberana
Un número sin precisar de heridos, detenidos y desaparecidos deja la escalada de violencia que el Estado emprende contra los estudiantes y profesores, a través del Escuadrón Móvil Anti Disturbios ESMAD. Los hecho se presentan en el marco del Paro Nacional por la Educación Pública, en el que participan aproximadamente 8 instituciones del país.
El paro que había sido pacífico gracias a la creatividad de los estudiantes y maestros, desde hace un par de días se tornaba violento por cuenta de la creciente represión del Estado y la aparición de grupos paramilitares autodenominados "anticapuchas".
La violencia aumentó el día de ayer con el desalojo de los estudiantes de la Universidad del Cauca que acampaban en el Parque Caldas de la ciudad de Popayán. El ESMAD hace uso excesivo de la fuerza y ataca a los manifestantes sin ningún motivo, sin importar las consecuencias ni el impacto que este hecho generó a los menores que en ese momento se encontraban en un…