Ir al contenido principal

Una bofetada al rostro de la otra Colombia

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Una bofetada al rostro de la otra Colombia

Las clases dominantes están a punto de echar por la borda el más grande esfuerzo de la nación por salir del atolladero; media Colombia aspiraba seriamente a una verdadera reconciliación

Definitivamente Colombia es un país único y sorprendente. Solamente aquí suceden las cosas que vemos. Basta con repasarlas un poco para concluirlo. Primero se libra en su interior una guerra de más de medio siglo, que tiene como costo cerca de ocho millones de víctimas, dentro de las cuales se cuentan oficialmente más de 220 000 asesinados.

Gabriel ÁngelVíctimas por cierto, que no incluyen a los insurgentes, es decir los guerrilleros, milicianos y colaboradores eliminados mediante prácticas salvajes, torturados, desaparecidos, despojados, encarcelados en virtud de montajes judiciales, en fin. Sin importar que su número se cuente por millares y millares. Leyes de la República y probos funcionarios se encargaron de evitarlo.

La larga confrontación, tal y como terminaron por concluirlo académicos de todas las procedencias  y políticos de las más diversas tendencias, tuvo como origen la exclusión política de un importante sector del país. Tal certeza tomó tanta fuerza que no hubo jefe de facción política que dejara de invitar a la insurgencia a cambiar sus armas por votos dejando atrás la guerra.

Hasta Uribe, de lo que dan cuenta innumerables videos y grabaciones. Podríamos afirmar que fue esa convicción, que caló lentamente en el alma de toda la nación, la que movió a la búsqueda de una salida política al conflicto. De hecho las conversaciones en La Habana tuvieron ese contenido inserto desde su comienzo. La guerrilla debía dejar las armas para poder hacer política.

Y fue eso lo que se firmó finalmente en el Teatro Colón. El Estado colombiano asumió el compromiso de rodear de garantías físicas y jurídicas a la insurgencia, para que esta dejara las armas y se convirtiera en un partido político. La Corte Constitucional determinó la forma en que debía refrendarse tal Acuerdo para obtener plena validez.

Y el Congreso de la República en pleno, por mayoría abrumadora, obró de acuerdo con lo determinado por la Corte, elevando lo firmado a un tratado de paz que el Estado se obligaba a cumplir. Más de una vez escuchamos al presidente afirmar que no compartía las ideas de las Farc, pero que lo daría todo porque gozaran de las garantías para exponerlas en la civilidad.

Su esfuerzo le valió el Premio Nobel de Paz. Y al país el reconocimiento mundial. Las Naciones Unidas, el gobierno de los Estados Unidos, la Unión Europea, la Celac, Unasur, El Vaticano, innumerables gobiernos y organizaciones humanitarias de todo el planeta, académicos y personalidades de todos los matices nos consideraron ejemplo a seguir.


Las Farc nos obstinamos en cumplir con lo nuestro. Todos conocen los sacrificios que soportamos con las zonas y la forma como honramos nuestros compromisos sobre dejación de armas y demás. Sin invocar los incumplimientos y tardanzas del Estado para ensombrecer nuestra seriedad. Y pese a las agresiones de todo orden de que comenzamos a ser objeto.

Es por ello que carece de sentido y de cualquier presentación la actitud asumida por diversas instancias estatales. Lo de la Fiscalía y su labor entorpecedora y saboteadora mueve al asombro. Lo del Congreso resulta descorazonador. Lo de la ponencia que se prepara en la Corte Constitucional da para encender todas las alarmas.

¿Es un propósito general del Establecimiento impedir que las Farc hagamos política legal? ¿No se percatan de que con eso el Estado en su conjunto se infamaría por completo, que acabaría por deslegitimarse nacional e internacionalmente? Si los Acuerdos de La Habana buscaron fortalecerlo con una profunda inyección democrática, legitimándolo ante propios y extraños.

Las clases dominantes en Colombia están a punto de echar por la borda el más grande esfuerzo de la nación por salir del pantano en que se encuentra. Resulta inconcebible que no den cuenta de ello. Media Colombia aspiraba seriamente a una verdadera reconciliación, y lo que está recibiendo es una bofetada en el rostro. Nadie puede esperar que no suceda nada.

La Farc está llamando al pueblo colombiano a pronunciarse para evitarle una nueva tragedia a la patria. Es evidente a estas alturas que hay un poder en la sombra que anhela retornar por los fueros de la violencia y el horror, al que poco o nada le importa el sufrimiento de una nación. Nos corresponde salirle al paso, con la voz de la razón, sin armas, con toda la fuerza de la paz.

Hoy más que nunca se requiere un clamor nacional. Que detenga los odios insensatos, que mueva a la cordura, que impida el desastre al que quieren conducirnos. Ni siquiera se trata de que la Farc alcance el poder en una próxima contienda electoral. Se trata simplemente de que todos podamos convivir en un país sin violencias, sobre unas reglas básicas de respeto.

Eso, y nada más fue lo que consagraron los Acuerdos de La Habana. No dejemos que la cizaña ahogue con su veneno el hermoso sueño de paz en Colombia.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

ASESINAN A LÍDER SOCIAL DE LA ZONA DE RESERVA CAMPESINA DE LA PERLA AMAZÓNICA, EN PUTUMAYO

Noticia Por Contagio Radio 10 de octubre 2018

La Asociación de Desarrollo Integral Sostenible de La Perla Amazónica, ADISPA, denunció el asesinato de Otto Valenzuela, líder de esta organización. Los hechos se presentaron el pasado 8 de octubre, cuando integrantes de esa comunidad encontraron el cuerpo de Valenzuela con un impacto de bala en la vereda Frontera.
Yaneth Silva, integrante de ADISPA, señaló que durante la mañana, el líder social estuvo trabajando en la Minga Comunitaria y posteriormente se retiró a su vivienda. Allí, los vecinos de ese predio manifestaron que escucharon un disparo, pero no alertaron a las autoridades debido a que no imaginaron que se tratara de un acto de violencia.
De igual forma, Silva  expresó que cuando se le informó a la Policía de los hechos, le manifestaron que no podían acercarse al lugar porque estaba muy retirado, y le hicieron recomendaciones "de ser muy cuidadosos con el tema de recoger cascos de balas", como material de investigación, del…

El regreso a las armas es un absurdo político

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


La carta de Iván Márquez y el Paisa a la Comisión de Paz del Senado de la República, más que un signo de alarma acerca de una división en el partido Farc, pone de presente una manera de ver las cosas que simplemente contribuye a agravarlas. Nadie con un mediano raciocinio se atrevería a poner en duda el pobre nivel de cumplimiento de los Acuerdos de La Habana por parte del Estado. Otra cosa es el qué hacer frente a tan complicado problema.
No deja de sorprender que el grito de batalla de los firmantes de la carta sea la exigencia de la implementación completa de lo acordado. Reiteran incluso que su mayor anhelo es contribuir a la construcción de la paz en nuestro país. Pues eso precisamente es el propósito fundamental asumido por el partido de la rosa desde su nacimiento, reiterado en su último Consejo Nacional de los Comunes. Todos queremos que se cumpla lo acordado, ¿cuál es el problema entonces?
Un recurso fácil, que habla poco a favor …