Ir al contenido principal

‘Águilas Negras’ revuelan en 10 municipios del Tolima: Indepaz

Noticia
Tomado de Pacocol
Por Andrés Páez - El Nuevo Día


El mayor riesgo para el departamento no es la actividad militar, sino el lavado de activos y, además, ser un canal para el tránsito de droga. Así lo aseguró Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz.


El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, dio a conocer el último informe en relación con la presencia de grupos narcoparamilitares.

En el Tolima, según Indepaz, las ‘Águilas Negras’ tienen presencia en Ataco, Cajamarca, Chaparral, Coyaima, Natagaima, Planadas, Rioblanco, Roncesvalles, Rovira y San Antonio.

La génesis de este grupo son las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC, que se desmovilizó. Su existencia en general del paramilitarismo ha sido negada por las autoridades desde 2006, es un debate que ha adelantado Indepaz.

Carlos Espitia, de la unidad investigativa de Indepaz, dijo a EL NUEVO DÍA que “este informe lo venimos haciendo ya desde hace más de nueve años. Surge tras la desmovilización de grupos paramilitares para hacer seguimiento, para saber qué pasaba con territorios y combatientes que de pronto no iban a entrar en este proceso o que no iban a tener una continuidad en todo el desarrollo de Justicia y Paz”.

Este reporte tiene corte de los primeros seis meses de 2017 y en él se identifica unas estructuras principales y otras de carácter regional. Esta caracterización fue hacha de acuerdo a la capacidad de acción y según la presencia territorial.

De carácter nacional, se identifica el ‘Clan del Golfo’, ‘Los Rastrojos’, ‘Águilas Negras’ y ‘Puntilleros’.

Así mismo, detectaron 275 municipios con presencia de estos actores ilegales durante el primer periodo de 2017. Hasta el momento tienen en la mira a 15 estructuras y están haciendo la revisión de otras cinco.

“La idea es completar este informe con los datos que se recojan hasta diciembre para el consolidado del presente año”, aseguró Espitia.

Con respecto al Tolima, se identificó principalmente la presencia de las ‘Águilas Negras’: “Este grupo es bien particular en relación con los otros, por su forma de actuar”.

Espitia agregó que “uno presencia una actividad de las ‘Águilas Negras’ un poco desestructurada en el territorio nacional. Sin embargo, ellos responden a unas lógicas y coyunturas políticas presentes en el país durante cada uno de los tiempos, y el discurso va cambiando cada año”.

Según Indepaz, la estructura con mayor presencia en Tolima son las ‘Águilas Negras’, sin embargo no hay capturas registradas de sus integrantes, ni combates: “Es como si no existieran, pero sus acciones se centran en la amenaza a comunidades, líderes y defensores de derechos humanos”, aseguró Espitia.

Algunas organizaciones, así como académicos, tienen la teoría de que las ‘Águilas Negras’, “hacen parte de una suerte de ‘mano negra’ de la Fuerza Pública y de las entidades institucionales”. Otros dicen que este es un nombre que genera terror, y es usado más en la lógica de una franquicia, para ejercer control territorial y económico sobre ventas licitas e ilícitas.

Amenazas

La mayoría de las amenazas son proferidas a defensores del medioambiente que apoyan consultas populares en relación con la minería. También, con la implementación del acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc.

Igualmente, Indepaz detectó que el nombre de ‘Águilas Negras’ puede ser usado por grupos menores para intimidar delincuencia local u otros.

En municipios como Saldaña, Natagaima y Coyaima han ocurrido homicidios selectivos, pero hasta ahora se desconoce qué organización pueda estar detrás de esos asesinatos.

En el primer semestre de este año en particular, las intimidaciones aumentaron contra territorios colectivos y comunidades indígenas.

Intensidad baja

Indepaz referenció, a través de un mapa, que el accionar de la organización en el departamento tiene una intensidad baja.

Por lo anterior, Espitia indicó que “el Tolima no ha sido una zona de control total de estas estructuras”.

No obstante, no se descarta alianzas criminales entre bandas de alto nivel con las de menor rango.

Por su parte, el exministro Camilo González Posso, presidente del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz, Indepaz, explicó que en el Tolima observan actividades puntuales.

“Por esa razón le llamamos presencia de baja intensidad. Esto no significa que tenga un campamento o hagan patrullaje permanente, sino que han tenido algún tipo de actividad usando algunos municipios como rutas de tránsito para la droga, sobre todo en los límites con el sur”.

Una de las rutas más activas para sacar la droga del Putumayo al norte de Colombia, según él, es por el sur del Tolima.

González puntualizó que “en el departamento como tal no hay un grupo de paramilitares, tampoco hablamos de disidencia de las Farc en el Tolima. Puede haber algún reducto o miliciano, y eso no se niega”.

Finalmente, a través de su análisis, González sostuvo: “Creo que los riesgos mayores para el Tolima son el lavado de activos y ser zona de tránsito de droga, mas no por actividades militares”.

Actividad de las ‘Águilas Negras’

Las ‘Águilas Negras’ registran actividades en 24 municipios de 10 departamentos. Su accionar se centra en amenazas contra líderes sociales y defensores de derechos humanos. Durante el primer periodo del 2017, las amenazas ocurrieron en torno a la implementación del acuerdo de paz y de las consultas populares, principalmente en Tolima.

Organizaciones y líderes afectados por las amenazas se inclinan a pensar que ese nombre es utilizado por diversos actores, pequeños grupos o personas con entrenamiento en guerra sucia o en operaciones encubiertas que las sostienen a pesar del cambio de situación después de los acuerdos de paz.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

General(r) Montoya: ¿Quién ordenó cometer los crímenes?

ReportajeTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

Uno de los generales más reconocidos como ficha clave en la política de "Seguridad Democrática" durante el gobierno de Álvaro Uribe, el general en retiro Mario Montoya se acogió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Es el militar de más alto rango en aceptar la justicia especial para que juzgue hechos relacionados con el conflicto armado.
Contra Montoya se adelantaban en la justicia ordinaria dos procesos: 
El primero relacionado con su connivencia con los paramilitares, y el exceso en el uso de la fuerza durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín, ocurrida en 2002 mientras era comandante de la Cuarta Brigada. Lo investigaba la Corte Suprema de justicia y por esto se vio forzado a renunciar como embajador en República Dominicana.
Y el segundo se basa en las ilegales ejecuciones extrajudiciales presentadas como bajas en combate, conocidas como “falsos positivos”, cuando era comandante del Ejército.
También …

El crimen pasional que las Farc no olvida

Crónica Tomada de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Alfonso Cano miró al rostro a Iván Ríos y le dijo con expresión de inconformidad, Era lo último que nos podía pasar, un crimen pasional a estas alturas. Eran los días del despeje del Caguán, el año 2000, las conversaciones con el gobierno de Andrés Pastrana se hallaban en un buen momento. Corría el mes de agosto, ese día se cumplía una audiencia pública más, esta vez con los deudores del sector financiero. La mañana en Los Pozos estaba radiante.
La noticia cayó como un baldado de agua fría en las FARC. Adán Izquierdo, el jefe del Comando Conjunto Central, había muerto la noche anterior en circunstancias demasiado extrañas. Se trataba de uno de los cuadros de mayor proyección política y militar en la organización, integrante de su Estado Mayor Central, designado por el propio Jacobo Arenas para tal puesto. Uno de los duros, compañero de Alfonso Cano en su experiencia urbana.
El Mono Jorge Briceño se encargó de difundir su versión acerca de l…