Ir al contenido principal

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros

Gabriel ÁngelLas Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.

Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para explicar, clarificar y convencer a los nuestros sobre la justicia de la elección tomada.

Es así como carecen de fundamento los escándalos de última hora, derivados de que un antiguo militante de las Farc, Rodrigo Cadete, haya tomado las de Villadiego. Se trata de una decisión individual que genera el repudio completo del nuevo partido, que ninguno de sus miembros avala, que todos condenamos por equivocada. Cadete mostró por fin su verdadera condición, la que todos nos temíamos por su bajo nivel ideológico y político.

Se trata de una decisión individual que genera el repudio completo del nuevo partido, que ninguno de sus miembros avala, que todos condenamos por equivocada

Yerran quienes leen en su gesto la supervivencia de la idea revolucionaria de la lucha armada. Cadete fue siempre un práctico, un mando de primera línea, uno de esos personajes que bien conducido podía dar buenos resultados. Pero a la vez viciado de un machismo acendrado y una inconsciencia política. Sabía cumplir órdenes, era todo, aunque usualmente lo hiciera a su propia manera, irrespetando a sus subordinados y llevándolos a situaciones extremas.

Su permanencia en el mando solo se explica por la dureza de la guerra que se libraba en el oriente del país, aunque permanentemente fuera objeto de críticas y reprimendas. Llegados los diálogos y Acuerdos un hombre de tales condiciones no se hallaba, no podía acomodarse a una vida distinta. Además, ¿qué podía pasar por su cabeza ante los incumplimientos visibles de parte del Estado, que sienten tan perversos las antiguas tropas guerrilleras sumidas en la necesidad?

¿Y qué nefasta influencia ejercieron en él las condenas que contra los Acuerdos de La Habana brotan a diario desde sectores extremos de izquierda y derecha? La dirección del Bloque Comandante Jorge Briceño lo seleccionó para desempeñar funciones relacionadas con la seguridad de los excombatientes. Por eso viajó a Cuba, con otros camaradas, a capacitarse en esa materia. Todo indica que prefirió seguir su propio camino al enriquecimiento fácil.

Cada uno, individualmente, debe responder por sus actos. Más cuando decide apartarse de un colectivo que ya definió su futuro. Solo gente cizañera puede endilgarle a la nueva fuerza política alguna responsabilidad en ello. Igual sucede con el barullo que quieren formar con las listas de los guerrilleros prisioneros. Si ha ocurrido alguna irregularidad en esa materia, debe ser investigada, aclarada y castigada. En eso somos trasparentes.


Es natural pensar que el origen último de ese magnificado enredo, se halla en la irregularidad que caracterizó la vida de las Farc. Una organización clandestina de índole nacional, envuelta permanentemente en situación de guerra, tenía que tener dificultades a la hora de actualizar la información sobre sus unidades. Bombardeos, asaltos enemigos, pérdida de caletas, imprevistos, incautaciones y traiciones atentaban constantemente contra ello.

Por muertes, enfermedades o heridas, mandos y personal de base eran trasladados con frecuencia de lugar y responsabilidad. En medio de la confrontación resultaba imposible saber si algún desaparecido había sido muerto o capturado por el enemigo. Prisioneros que dependían de un mando que caía en combate, perdían el contacto con su unidad. A la cárcel caían por guerrilleros muchos que en verdad no lo eran. También en ella se perdía mucha gente buena.

Llegado el momento de presentar oficialmente por la jefatura nacional, la lista exacta de los guerrilleros detenidos en las cárceles del país, apareció una enorme dificultad. Sería infame dejar por fuera a alguno, pero a su vez problemático que se introdujera a quien no lo era. Los mandos de la guerrilla no podían ir a las cárceles a verificar la condición de cada prisionero, abogados y organizaciones humanitarias se empeñaron en completar de buena fe tal tarea.

Obvio que muchos bandidos olfatearían la posibilidad de ser incluidos. Por eso en el Acuerdo Final se pactó que las listas debían ser rigurosamente verificadas, a fin de excluir a los oportunistas. De hecho las Farc han detectado muchos y lo han informado al gobierno, mientras otras autoridades examinan los nombres con lupa, es lo correcto. No hay que olvidar que son jueces quienes ordenan la libertad de los impostores agregados quizás cómo.

Y jueces son quienes niegan la libertad a centenares de reconocidos guerrilleros incluidos en las listas oficiales. Basta de hipocresías.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La implementación del acuerdo ha caído sobre los hombros de la FARC. La entrevista que censuró el gobierno

Noticia
Por Colombia Soberana






En el marco del Acuerdo de  paz se creó el programa Mimbre que ha venido siendo emitido en el Canal Institucional. Es dirigido por Gloria Cecilia Gómez y su comité editorial está conformado por delegados de las FARC y del Gobierno. 
Desde hace 9 meses ha estado al aire sin mayores contratiempos, pero su última edición fue censurada porque la oficina del Alto Comisionado para la Paz decidió no sacar al aire una entrevista que  Gloria Cecilia Gómez le hizo a Pastor Alape. Para Luis Roberto Rodríguez "El programa no se trata de que una parte acuse a la otra parte de cosas ante millones de colombianos". 
Sin embargo, al ver la entrevista, se puede notar que el dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común FARC, habla de temas puntuales y verídicos: la transformación de la JEP y de la participación política, el problema de seguridad en las regiones y demás, por lo tanto se puede considerar este hecho como un  acto de censura. 
El vídeo, que …

Empresarios estarían detrás de asesinatos y amenazas de líderes de tierras: Fiscalía

Noticia Por Blu Radio

La vicefiscal general de la Nación, María Paulina Riveros, reveló que han materializado más de 150 capturas y cerca de 200 personas vinculadas al asesinato de líderes sociales en el país.
Afirmó que en el bajo cauca Antioqueño y la región del Urabá particularmente el problema radica en la reclamación de tierras en donde los responsables se relacionan con grupos armados y empresarios que se niegan a entregar a los dueños legítimos sus territorios.
“Hemos advertido que se trata de un tema evidente de reclamación de tierras y que confluyen en este caso varios factores y varios sujetos, por ejemplo, grupos armados organizados como el Clan del Golfo, empresarios que se niegan a la devolución de tierras a sus propietarios y otra serie de grupos armados que entrado en un conflicto por la tenencia y posesión de la tierra”, señaló la vicefiscal.
Afirmó que la visita en el municipio de Apartadó se realiza con el objetivo de que conocer más de cerca y materializar las denuncias …

General(r) Montoya: ¿Quién ordenó cometer los crímenes?

ReportajeTomado de Pacocol Por Oscar H. Avellaneda

Uno de los generales más reconocidos como ficha clave en la política de "Seguridad Democrática" durante el gobierno de Álvaro Uribe, el general en retiro Mario Montoya se acogió a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).
Es el militar de más alto rango en aceptar la justicia especial para que juzgue hechos relacionados con el conflicto armado.
Contra Montoya se adelantaban en la justicia ordinaria dos procesos: 
El primero relacionado con su connivencia con los paramilitares, y el exceso en el uso de la fuerza durante la Operación Orión en la Comuna 13 de Medellín, ocurrida en 2002 mientras era comandante de la Cuarta Brigada. Lo investigaba la Corte Suprema de justicia y por esto se vio forzado a renunciar como embajador en República Dominicana.
Y el segundo se basa en las ilegales ejecuciones extrajudiciales presentadas como bajas en combate, conocidas como “falsos positivos”, cuando era comandante del Ejército.
También …