Ir al contenido principal

El más que justo homenaje a un grande

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

El más que justo homenaje a un grande

El columnista, compañero de lucha de Jorge Briceño, el Mono Jojoy, recuerda un episodio de su vida guerrillera

Gabriel ÁngelLas Operaciones Destructor I y Destructor II, los más grandes enviones del Ejército Nacional contra las Farc a fines de los años 90, terminaron en una gran frustración para sus planificadores. Las guerrillas, dirigidas personalmente por Manuel Marulanda y Jorge Briceño, consiguieron impedir el paso de las tropas a las selvas del Yarí, pese a los bombardeos aéreos y terrestres y a las enormes patrullas que intentaron una y otra vez doblegar la resistencia insurgente.

Varios años después, asesores norteamericanos, británicos e israelíes se unieron a estrategas colombianos para diseñar el Plan Patriota, con el que un Ejército robustecido en pie de fuerza, armas, apoyo aéreo, tecnología de punta y engrandecido ante la opinión por una campaña publicitaria sin antecedentes, se propuso penetrar a las selvas del Yarí, destruir la retaguardia guerrillera y cobrar las vidas de sus jefes principales.

Desde el sur, la operación contempló el avance de las tropas al norte de Remolinos del Caguán, con el objetivo de apoderarse del inmenso manto de selva que separaba este río del Yarí. Otro sinnúmero de brigadas móviles partieron de San Vicente del Caguán para dominar la inmensa sabana y penetrar a su vez a la selva. Desde La Macarena partió el tercer contingente hacia el sur, tan poderoso como los otros y con la misma meta de exterminar las Farc.

Desde el norte y el occidente las tropas tardaron por lo menos seis meses para alcanzar la selva. Los combates con las compañías móviles de la guerrilla se repetían uno tras otro de manera incesante, sin que la fuerza de los helicópteros y aviones cazas resultara determinante para dominarlas. Las brigadas móviles que apenas cruzaron el río Caguán se hundieron en la selva, se toparon con la resistencia indomable del Bloque Sur que frenaba de modo aguerrido su avance al norte.

El presidente Uribe vociferaba a diario contra las Farc y vaticinaba su inminente derrota. Pero los generales que dirigían las operaciones comenzaban a dudar de su eficacia. La verdad era que selva adentro, en los campamentos guerrilleros, la vida transcurría en una normalidad casi absoluta. El Mono siempre encontraba un motivo para celebrar alguna fiesta, las escuelas de básicos, medicina, comunicaciones, informática y demás funcionaban sin ningún tropiezo.

La guerra de guerrillas parte de que el enemigo siempre terminará llegando a donde se propone. Así que se trata de hacerle lo más caro posible ese objetivo. Al tiempo que se lo resiste y golpea de manera sorpresiva y contundente, hay que planear el siguiente movimiento, preparar la ruta segura de retirada y a la vez concebir el próximo escenario de la lucha. El adversario, que lo apostó todo a su campaña de exterminio, descubrirá que su presa se le desvaneció en el aire.

Al fondo, detrás de la resistencia, estuvo siempre Manuel Marulanda Vélez. Pero a su vez al viejo comandante le resultaba indispensable alguien capaz de interpretar con fidelidad su pensamiento, un hombre que poseyera la energía y el talento suficientes para llevar a cabo sus ideas de manera creativa e incluso agigantada. Ese personaje de fábula fue El Mono, sin duda el más grande guerrero que haya producido la tierra colombiana a lo largo de su historia.

Su audacia no conocía límites. Recuerdo su risa divertida, cuando el comando que perseguía a un  desertor por la carretera que había construido la guerrilla bajo el manto de la selva, descubrió el trillo de la emboscada que había mantenido el Ejército durante más de una semana. Era obvio que el esquivo objetivo había sido él, que transitaba con frecuencia por aquella vía. Eso significaba que la tropa ya había pisado la selva y que lo hacía de modo clandestino.

Unos días después nos ordenó evacuar Casona, un campamento que le pareció demasiado expuesto. Un pequeño grupo que quedó asegurando algunas cosas, descubrió al día siguiente unos soldados y combatió con ellos. Así que estaba claro. Sin embargo, solo aceptó moverse cuando un comando se presentó a contarle de un gran trillo descubierto, y a enseñarle las papeletas de fresco que habían dejado los soldados, a unos centenares de metros de su campamento.

No iba a marcharse sin antes combatirlos, así que preparó velozmente a su gente para el inminente enfrentamiento. Y luego aplicó la movilidad absoluta que impedía conocer su ubicación. En menos de un año estuvimos en el río Caquetá, a este lado del Putumayo, se hizo la guerra en el Caguán durante una temporada y finalmente marchamos al alto Guayabero. El Plan Patriota se convirtió en otro fracaso del Ejército Nacional. El Mono lo hizo.

¿Por qué no un homenaje a ese símbolo de la Colombia perseguida, ultrajada y calumniada por los grandes poderes, a ese gigante que luchó hasta morir? La otra Colombia conquistó sus derechos, adiós a los odios y discriminaciones, es en serio.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…