Ir al contenido principal

Paz con miedo no existe, los retos de la implementación

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana



El Defensor del Pueblo denuncia que en San José de Apartadó "hay una comunidad con miedo". Falta viajar un poco para saber que este miedo no solo lo vive San José de Apartadó, una comunidad valiente que ha enfrentado con trabajo y denuncias las diferentes arremetidas militares y paramilitares desde hace décadas.

Una mirada medianamente cercana al proceso de implementación del Acuerdo de la Esperanza, nos deja un panorama un poco complicado. Las FARC firmaron, cumplieron y continúan poniendo de su parte, en lo que es posible, para que la paz en Colombia sea una realidad, mientras que la "voluntad de paz" del gobierno deja mucho que desear.

Las Zonas Veredales Transitorias de Normalización  y los Puntos Transitorios de Normalización (ZVTN y PTN) siguen en "obra negra", el gobierno nunca terminó su adecuación, la corrupción fue la reina en la contratación que hizo el Estado, sin contar con situaciones que rayaban en inhumanidad, por ejemplo abastecer las zonas con comida en estado de descomposición. 

La Ley de Amnistía e Indulto (1820), sancionada a finales del 2016, a pesar de tener dos decretos, aún no es efectiva y muchos de los presos políticos de las FARC siguen en las cárceles aguantando violencia sistemática.

Con respecto a la seguridad y a las garantías para las FARC, las cosas no pintan bien. Son nueve los guerrilleros asesinados y dos masacres contra familiares de dos miembros de la guerrilla, que suman la misma cifra de muertos. Fuerzas "oscuras", pero que todos conocemos, ya pusieron precio a la cabeza de los comandantes pertenecientes al Secretariado del Estado Mayor Central de esa organización política, sin embargo según el Gobierno "no hay pruebas", como "tampoco las había" con las amenazas contra la UP, y sin embargo fueron más de 6.000 los muertos. 

Las garantías de seguridad para el resto de colombianos, en especial para los defensores y defensoras  de derechos humanos, los líderes y lideresas sociales y/o de víctimas y de restitución de tierras, ambientalistas y de movimientos o partidos  de izquierda o revolucionarios, también está en "veremos". El Estado repite su mantra "el paramilitarismo no existe" y cree que con eso cesará la muerte sistemática y las amenazas contra esta población. 

En los territorios se respira el miedo. El Estado es incapaz e ineficiente para llevar seguridad y fortalecer la institucionalidad de las zonas que abandonaron las FARC y que ahora están a la merced de los grupos paramilitares que amenazan, intimidan y aterrorizan la población completamente vulnerable. 

A las únicas áreas en donde el Estado a demostrado interés de entrar ha sido en algunas regiones en las cuales se cultiva coca, pero la presencia estatal ha traído más miedo y dolor, pues estos cultivadores históricamente olvidados por el Estado, están siendo atacados por la policía anti narcóticos y el ESMAD.

Aunque esta síntesis de la situación que se vive en las regiones no parece alentadora, tenemos esperanza. Debemos entender que la paz no se construye sola o desde un partido político o sector social. Todos tenemos derecho a la paz, pero también el deber de construirla, y esa construcción la haremos con el trabajo de gran parte de los colombianos que exijan el cumplimiento del Acuerdo de la Esperanza, tal cual está escrito.

Nuestro deber, como lo hemos insistido en otros escritos y en distintas pedagogías de paz, es conocer el Acuerdo, socializarlo en nuestro entorno, pero transcender a esto y comenzar a unirnos a organizaciones sociales, campesinas, barriales, juveniles, o crearlas, pero lo importante es trabajar y articular los esfuerzos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Asesinan dos milicianos de Las FARC-EP en menos de 12 horas

Noticia Por Colombia Soberana





Entre la noche de ayer 13 de agosto y la madrugada de hoy, fueron asesinados por sicarios dos milicianos de las FARC Jesús Adán Mazo, quien usaba el alias de “Molina" y era  el jefe de milicias del frente 18 y  Norbey Téllez cuyo seudónimo era Duvan Ríos, miliciano que pertenecía a la Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN) Negro Eliécer.
Duvan Ríos fue el primero en recibir los ataques. Los hechos ocurrieron en la vereda el Tarra, Norte de Santander. Hombres armados entraron a su casa y sin mediar palabras lo asesinaron, en el hospital, que queda cerca al puesto de Policía, tres desconocidos encapuchados y con pistola en mano entraron para averiguar si Duvan Ríos Continuaba con vida  para rematarlo.
Una situación similar le ocurrió a Molina. Era la una de la mañana cuando los sicarios lo sacaron de su vivienda ubicada en Ituango, a pocos metros de la Zona Veredal y le dispararon tres veces. 

Con ellos ya son 11 miembros de las FARC asesinados  e…

Policía golpea brutalmente a joven que había torturado años atrás

Noticia Por Colombia Soberana




La pesadilla del joven de 20 años, Nicolás Bolaños Sotomayor, empezó el día 23 de noviembre del 2013, cuando miembros de la Policía intentaron atracarlo, al correr fue brutalmente golpeado, al extremo de perder gran parte de sus dientes.
Desde ese momento su madre, Alba Lucía Sotomayor, comienza a denunciar este abuso. El 24 de agosto del 2014, al impedir que estos oficiales consiguieran el beneficio de casa por cárcel, Nicolás fue secuestrado junto con su hermana menor, él fue torturado.
Desde entonces las persecuciones, llamadas y amenazas han sido constantes, hasta el punto de que Nicolás fue secuestrado en la puerta del colegio y nuevamente torturado.
En la noche del 9 y la madrugada del 10 de agosto, en hechos que no hemos confirmado completamente, Nicolás es nuevamente violentado por la Policía Nacional. Según esa institución, el joven, que sufre depresión post trauma, se intentó suicidar, los policías presentes lo "ayudaron" golpeándolo. 
La Po…

Dura crítica de Joaquín Gómez, excomandante de las Farc, al escritor Alonso Sánchez Baute

opiniónPor Las 2 Orillas

El excomandante de las Farc Joaquín Gómez de las FARC – EP responde críticamente al texto publicado por el escritor Alonso Baute a raíz de su visita al Punto de Transición y Normalización Amaury Rodríguez, en Pondores, Conejo. La Guajira. Esto le dice:
En la primera parte de su crónica titulada “Sangre joven en las Farc” publicada en Semana el día 10 de julio, ya se anunciaba un estilo ligero, y un toque de imprecisión, que quedó ratificado después que leí la nota en Las2orillas  titulada Tres días con las Farc en el Conejo, puedo deducir respecto a su crónica, que cuando se abordan los hechos pensando llegar a la objetividad a través de un desbordado amor propio y con ideas prefabricadas, el resultado siempre estará divorciado de la realidad.
En la primera parte de su escrito hablaba usted de las impresiones generales que los excombatientes le habían dejado, entre ellas, la disciplina, las rutinas de trabajo en el PTN, el cumplimiento por parte de las FARC de…