Ir al contenido principal

Paz con miedo no existe, los retos de la implementación

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana



El Defensor del Pueblo denuncia que en San José de Apartadó "hay una comunidad con miedo". Falta viajar un poco para saber que este miedo no solo lo vive San José de Apartadó, una comunidad valiente que ha enfrentado con trabajo y denuncias las diferentes arremetidas militares y paramilitares desde hace décadas.

Una mirada medianamente cercana al proceso de implementación del Acuerdo de la Esperanza, nos deja un panorama un poco complicado. Las FARC firmaron, cumplieron y continúan poniendo de su parte, en lo que es posible, para que la paz en Colombia sea una realidad, mientras que la "voluntad de paz" del gobierno deja mucho que desear.

Las Zonas Veredales Transitorias de Normalización  y los Puntos Transitorios de Normalización (ZVTN y PTN) siguen en "obra negra", el gobierno nunca terminó su adecuación, la corrupción fue la reina en la contratación que hizo el Estado, sin contar con situaciones que rayaban en inhumanidad, por ejemplo abastecer las zonas con comida en estado de descomposición. 

La Ley de Amnistía e Indulto (1820), sancionada a finales del 2016, a pesar de tener dos decretos, aún no es efectiva y muchos de los presos políticos de las FARC siguen en las cárceles aguantando violencia sistemática.

Con respecto a la seguridad y a las garantías para las FARC, las cosas no pintan bien. Son nueve los guerrilleros asesinados y dos masacres contra familiares de dos miembros de la guerrilla, que suman la misma cifra de muertos. Fuerzas "oscuras", pero que todos conocemos, ya pusieron precio a la cabeza de los comandantes pertenecientes al Secretariado del Estado Mayor Central de esa organización política, sin embargo según el Gobierno "no hay pruebas", como "tampoco las había" con las amenazas contra la UP, y sin embargo fueron más de 6.000 los muertos. 

Las garantías de seguridad para el resto de colombianos, en especial para los defensores y defensoras  de derechos humanos, los líderes y lideresas sociales y/o de víctimas y de restitución de tierras, ambientalistas y de movimientos o partidos  de izquierda o revolucionarios, también está en "veremos". El Estado repite su mantra "el paramilitarismo no existe" y cree que con eso cesará la muerte sistemática y las amenazas contra esta población. 

En los territorios se respira el miedo. El Estado es incapaz e ineficiente para llevar seguridad y fortalecer la institucionalidad de las zonas que abandonaron las FARC y que ahora están a la merced de los grupos paramilitares que amenazan, intimidan y aterrorizan la población completamente vulnerable. 

A las únicas áreas en donde el Estado a demostrado interés de entrar ha sido en algunas regiones en las cuales se cultiva coca, pero la presencia estatal ha traído más miedo y dolor, pues estos cultivadores históricamente olvidados por el Estado, están siendo atacados por la policía anti narcóticos y el ESMAD.

Aunque esta síntesis de la situación que se vive en las regiones no parece alentadora, tenemos esperanza. Debemos entender que la paz no se construye sola o desde un partido político o sector social. Todos tenemos derecho a la paz, pero también el deber de construirla, y esa construcción la haremos con el trabajo de gran parte de los colombianos que exijan el cumplimiento del Acuerdo de la Esperanza, tal cual está escrito.

Nuestro deber, como lo hemos insistido en otros escritos y en distintas pedagogías de paz, es conocer el Acuerdo, socializarlo en nuestro entorno, pero transcender a esto y comenzar a unirnos a organizaciones sociales, campesinas, barriales, juveniles, o crearlas, pero lo importante es trabajar y articular los esfuerzos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…