Ir al contenido principal

En San José de Apartadó hay ‘una comunidad con miedo’: Defensor del Pueblo

Noticia
Tomado de Prensa Rural 
Por Yhoban Camilo Hernández Cifuentes

JPEG - 44.7 KB

La Defensoría advirtió que hay unas 6.000 personas en riesgo por la presencia de las AGC en ese corregimiento de Urabá. Además alertó sobre reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes, e incremento de la violencia sexual.

Tras las reiteradas denuncias que han hecho organizaciones sociales y defensoras de derechos humanos sobre la expansión del paramilitarismo en San José de Apartadó y la vulneración sistemática de derechos humanos a los habitantes de la zona, el Defensor del Pueblo, Carlos Alfonso Negret Mosquera, visitó este corregimiento del Urabá antioqueño para verificar la situación.

“Encontré una comunidad que tiene miedo, una comunidad que está preocupada por la problemática de los derechos humanos, y preocupada porque los eventos que ocurrieron el 11 y 12 de julio los tienen con mucha angustia”, declaró Negret Mósquera al término de la visita.

Durante el recorrido, el Defensor del Pueblo evidenció la pintura de frases como ‘llegamos para quedarnos’, hechas por las Autodefensas Gaitanistas de Colombia en la madrugada del 11 de julio en al menos 20 viviendas de la cabecera corregimental.

La presencia de este grupo armado, reveló la Defensoría, tiene en riesgo a por lo menos 6.000 habitantes afectados por “restricciones de la movilidad, ubicación de retenes y puestos de control, así como el hallazgo de minas antipersonales”.

Entre las organizaciones expuestas al riesgo, se destacan la Comunidad de Paz de San José de Apartadó; la Asociación Campesina de San José de Apartadó, Acasa; el Partido Político Unión Patriótica; el Movimiento Marcha Patriótica; el Comité de y para los Derechos Humanos de San José de Apartadó; así como las Juntas de Acción Comunal y acompañantes humanitarios internacionales de defensoras y defensores de DD.HH.

“Un hecho relevante fue el asesinato de José Yimer Cartagena Úsuga el pasado 11 de enero, a quien las AGC secuestraron y después abandonaron su cuerpo sin vida en Carepa. Cartagena Úsuga fue vicepresidente de la Asociación Campesina para el Desarrollo del Alto Sinú (Asodecas), sobre la cual la Defensoría del Pueblo había emitido en noviembre de 2016 un informe de riesgo para que se protegiera a sus líderes”, indicó en un comunicado el Ministerio Público.

Sobre las vulneraciones de derechos humanos a la población civil, el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría ha denunciado que las AGC estarían ofreciendo sueldos desde 600 mil hasta dos millones de pesos a jóvenes entre 17 y 26 años para reclutarlos o para obligados a cometer delitos como tráfico de armas y drogas.

La Defensoría también hizo una alerta por el aumento en los casos de violencia sexual y de género en las zonas donde tienen mayor presencia las AGC: comunas 1, 2 y 3 del corregimiento.

Estas situaciones fueron corroboradas por el Defensor Carlos Alfonso Negret, quien expresó su preocupación por las denuncias que recibió directamente de la comunidad tras reunirse con líderes de las veredas y del corregimiento.

Al término de su visita, Negret expresó que San José de Apartadó requiere un mayor acompañamiento de la institucionalidad y expresó que hará solicitudes al Ministerio de Educación y al Ministerio de las TIC para que implementen programas en la zona, como los puntos Vive Digital; y al Ministerio de Transportes para que desarrolle proyectos de mejoramiento de vías.

Fuente: http://www.ipc.org.co/agenciadepren...

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Paramilitares y fuerza pública agreden a comunidad en San José de Apartadó

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz se están viendo cada vez más asediados por grupos paramilitares que desde hace más de 20 años se pasean por nuestras montañas con la arrogancia de quienes se sienten protegidos por el poder del Estado y su fuerza armada, que en esta coyuntura del “posacuerdo de paz” se han envalentonado aún más, afirmando que son la autoridad suprema de la región y que todos deben someterse.
Si bien nuestros asentamientos están marcados con vallas donde se enumeran nuestros principios y reglamentos de Comunidad ajena a la guerra, estos gestores del crimen violan, como fieras sin razón, apoyadas sólo en su fuerza bruta apalancada activa o pasivamente por las instituciones del poder de turno, nuestros más sagrados derechos.
¿Hasta cuándo seguirá el cinismo sin límites de este Gobierno sordo y ciego, que no escucha ningún clamor de las víctimas y asiente con la mirada desviada hacia otras …