Ir al contenido principal

"La firma del Acuerdo es uno de los más importantes triunfos del campo popular" FARC-EP

Comunicado
Por FARC-EP




DECLARACIÓN POLÍTICA

Del 23 al 26 de julio sesionó en Bogotá el último Pleno del Estado Mayor Central de las FARC, CONVERGENCIA NACIONAL POR LA RECONCIALIACIÓN Y LA PAZ, en el que sus integrantes trazaron la ruta del Congreso Fundacional que definirá la conversión de las FARC en partido político legal. 

Luego de repasar las tesis políticas, la plataforma de la Convergencia y la propuesta de Gobierno de transición, que serán discutidas en esta instancia máxima fundacional, y tras avizorar la perspectiva política, la reunión plenaria reafirmó su decisión de jugarse enteramente por la paz y la reconciliación, fundadas en la justicia social, la inclusión democrática, la soberanía, la relación no depredadora y armónica con la naturaleza y la erradicación de la corrupción. 

El congreso definirá el carácter del nuevo partido, amplio en su concepción y ejercicio de la política y consecuente con la tradición y la experiencia de décadas de lucha revolucionaria en su organización interna; proveerá las definiciones programáticas que exige la coyuntura política, así como las requeridas para atender nuestra visión estratégica de transformación estructural del orden social vigente. Tendrá la tarea de ofrecer una alternativa política al conjunto de la sociedad colombiana y particularmente a la clase trabajadora en general, a los excluidos, a los hombres y mujeres del común, a fin de contribuir a mejorar su vida presente y cotidiana.

Reafirmamos que nuestra estrategia política está comprometida en el inmediato plazo con la necesidad de un gobierno de transición, de amplia convergencia y de gran coalición democrática; que ese es el objetivo orientador de nuestra participación en la contienda electoral de 2018; que estamos en la disposición de no escatimar esfuerzos para desarrollar los diálogos políticos necesarios para que ese señalado propósito se haga realidad; que empeñaremos nuestro trabajo en la búsqueda de la unidad del campo popular y democrático, siempre bajo el entendido de que las definiciones y acuerdos programáticos deben estar a la altura del momento histórico: la implementación del Acuerdo Final y su necesaria ampliación hacia una alternativa política con capacidad de respuesta efectiva a los problemas más sentidos de la población. Consideramos que los múltiples signos de crisis del estado vigente de cosas brindan una oportunidad excepcional para producir una avance democrático en nuestro país.

En este sentido, el Pleno invita a los actuales candidatos y candidatas a la Presidencia, para que en el primer día de sesiones expongan ante los delegados su visión de país y su compromiso con la paz.

Tras muy fructíferos intercambios y deliberaciones, hemos concluido que: la firma del Acuerdo Final que despeja el camino de la solución política, representa uno de los más importantes triunfos del campo popular en las últimas décadas y la concreción de una de nuestras mayores aspiraciones, tras el comienzo del alzamiento armado en respuesta a la agresión a Marquetalia en 1964. El congreso será el evento de cierre de ese ciclo de confrontación armada y la inauguración de uno nuevo, en el contexto del triunfo de la solución negociada y de una inflexión histórica política y cultural quizás no suficientemente perceptible todavía en el conjunto de la sociedad: la de la superación definitiva del capítulo la página de la guerra y la del inicio de la transformaciones hacia la democratización política, económica, social y cultural del país.

La implementación del Acuerdo Final en estos primeros meses ha sido un proceso lleno de dificultades y obstáculos; sin embargo, lo pactado abre perspectivas inmensas. Debemos tener en cuenta que la implementación es un proceso conflictivo y contradictorio; en sentido estricto, es un campo de lucha. Su calidad, si bien depende del cumplimiento por parte del Gobierno y del Estado, en buena medida se encuentra en función del respaldo social y popular y de la acción política que logremos desplegar. En ese sentido, debemos reconocer que tenemos mucho trabajo por delante. 

El proceso de implementación se ha encontrado con la feroz oposición de los sectores de ultraderecha, que advierten con desespero que el avance de la reconciliación deja sin aire su discurso político reaccionario, y su malintencionado propósito de hacer regresar la guerra al país, de la cual han sacado provecho político y beneficio económico. Se trata sin duda de una amenaza que no se puede subvalorar, pero que está llamada a ser superada por la historia, incluso en su futuro inmediato. 

Más allá de la superación por obsolescencia histórica de la oposición militarista y de ultraderecha, es preciso dejar atrás la idea de que el proceso de paz se reduce al desarme de las FARC-EP. La idea de una paz negativa, del simple silencio de los fusiles, no responde a las exigencias de la implementación. Sólo en el cumplimiento pleno de los acuerdos se encuentra la posibilidad real de cerrar de manera definitiva la página de la violencia en nuestro país.

Reiteramos nuestra solidaridad con las luchas sociales y populares en nuestro país contra las políticas neoliberales del Gobierno; condenamos el asesinato sistemático de lideres sociales, hombres y mujeres, y exigimos respuestas estatales para que esa situación no conduzca a un nuevo ciclo de exterminio de alternativas políticas opositoras. Reiteramos nuestro apoyo al proceso de diálogos con el ELN y esperamos que la perspectiva de la paz cobije a la patria entera. A los guerrilleros que aún no reciben el beneficio de la amnistía, les transmitimos la determinación del Estado Mayor de no aflojar en la exigencia de su excarcelación en los tiempos convenidos. 

Finalmente, manifestamos nuestra solidaridad con las luchas de los pueblos de nuestra América, con Cuba y la Revolución Bolivariana de Venezuela, que hoy enfrentan los embates de la derecha transnacional. 





PLENO DEL ESTADO MAYOR CENTRAL DE LAS FARC-EP

Julio 27 de 2017

Comentarios

Entradas populares de este blog

La guerra y la paz, el petróleo y el fracking

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel


Todos los días vivimos el pulso permanente entre la guerra y la paz. De pronto pasan a primer plano las maniobras militares ordenadas por el presidente Nicolás Maduro en la frontera, y las furiosas reacciones del lado colombiano, que neciamente fanfarronean en torno al inmediato apoyo que recibirían del gobierno de Trump, en caso de cualquier ataque militar.


Retumba el coro acusador contra la revolución bolivariana. Los medios despliegan incontables declaraciones en torno a la presencia de guerrillas en el vecino país, con pleno apoyo del gobierno venezolano, al tiempo que la Cancillería colombiana anuncia acciones inmediatas de denuncia ante la OEA y la ONU, con la presumible intención de conseguir el respaldo externo, a objeto de legitimar las agresiones encaminadas a derrocar al chavismo.



La cordura parecía apabullada ante la avalancha de irracionalidad guerrerista. Hasta que surge una lucecita que permite ver las cosas de otro modo. La…

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…