Ir al contenido principal

El difícil parto de la nueva Colombia

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel - 09/junio/2017

Gabriel Ángel

El pesimismo es errado. Los Acuerdos de La Habana son el hecho político más importante en 60 años y, a pesar de los tropiezos, crece la movilización a favor de la paz

El difícil parto de la nueva Colombia

Sobre la zona veredal de Caño Indio, donde estaba Timochenko un helicóptero militar sobrevoló durante media hora el espacio aéreo, en clara violación a lo contemplado en los protocolos del Cese al Fuego y de Hostilidades


Me dicen que imprimo un tono demasiado optimista a mis notas. Alguno, rememorando sonriente mi  talante escéptico, me dijo que si yo estaba señalando de pesimistas a otros, era porque efectivamente debían serlo, y en grado sumo. Parece que la posición más ajustada al momento es la incredulidad, el derrotismo y la rabia.

Para probarlo traen a cuento los hechos de la última quincena. La sentencia de la Corte Constitucional con relación con el fast track, que podría derivar en un desconocimiento en el Congreso de lo pactado en La Habana. Si las cosas continúan así, dicen, podrían venirse a tierra la amnistía y la JEP,  desaparecería la seguridad jurídica para los exguerrilleros.

Se agrega el hecho de que varios militares, al mando de un capitán, hayan sido sorprendidos cuando incursionaban a medianoche en la zona veredal de Colinas, Guaviare, con el supuesto propósito de extraer una guerrillera que deseaba acogerse al plan de desmovilización adelantado por el Ejército, pese a que tales planes debieran estar abolidos y enterrados.

O que un desertor enviado por el Ejército a cumplir tareas semejantes, haya sido capturado por integrantes de las Farc en la zona veredal de Charras, Guaviare, cuando cumplía orientaciones del mayor Escallón, paradójicamente Jefe de Seguridad asignado a la zona, en desarrollo del Acuerdo de Cese de Fuegos y de Hostilidades Bilateral y Definitivo.

Se mencionan las recientes capturas de tres guerrilleros, en escasas veinticuatro horas, pese a encontrarse cumpliendo tareas relacionadas con la implementación de los Acuerdos, y de conformidad con lo pactado por ambas partes, moviéndose gracias a la suspensión de la órdenes de captura en su contra y con documentos que acreditaban esa condición.

Asimismo la aparición sobre la zona veredal de Caño Indio, en Tibú, de un helicóptero militar que sobrevoló durante media hora el espacio aéreo, en clara violación a lo contemplado en los protocolos del Cese al Fuego y de Hostilidades. No puede olvidarse que en dicha zona se encontraba desde hacía unos días el comandante Timoleón Jiménez.



 Quiere imponerse la tesis según la cual el Acuerdo
fue simple acto político,sin carácter vinculante para el Estado,
sujeto a modificación, revisión y hasta anulación 


Examinados en conjunto, fácilmente puede concluirse que algo anda muy mal. En primer lugar, que quiere imponerse la tesis según la cual el Acuerdo fue simple acto político firmado por el presidente, sin carácter vinculante para el Estado, sujeto a la modificación, revisión y hasta la anulación por parte de los otros poderes públicos. Esto tiene su importancia.

En segundo lugar, que autoridades militares, policiales, judiciales e incluso administrativas están haciéndose los de la oreja gocha, se atraviesan y sabotean el cumplimiento de lo acordado. Se trata de las pequeñeces, fundadas en la tesis uribista de que el Acuerdo es hechura de un presidente entregado a la insurgencia, al que se puede burlar impunemente.

Pienso que el pesimismo es errado. Los Acuerdos de La Habana son el hecho político y jurídico más importante en la historia de nuestro país, por lo menos durante los últimos sesenta años. El presidente de la República es por atribución constitucional el Jefe del Estado, y a la vez el único poder facultado para manejar el orden público y la paz del país.

A los otros poderes les corresponde colaborar armónicamente en el cumplimiento del más alto interés de la nación, la paz, un derecho sin el cual ningún otro es efectivo. Los Acuerdos de La Habana tienen un carácter especialísimo y excepcional. De allí deriva la urgencia de su cabal implementación, la historia no se puede detener.

La guerra que ensangrentó el país por más de medio siglo, que produjo las más grandes conmociones y alteraciones de que se tenga memoria en Colombia, ha llegado a su fin gracias a esos Acuerdos. Lo que sigue en adelante es construir un país diferente, pacífico y democrático. Los colombianos no nos dejaremos arrebatar esa oportunidad bajo ningún pretexto.

Tras cada tropiezo, importante o mezquino, las partes se han sentado a enmendar las cosas y despejar el camino. Nuestros reclamos, por justos y fundados en la razón, han sido atendidos finalmente. Las cosas hacia el porvenir no serán diferentes. En el país y el exterior crece la movilización a favor de la paz y la comunidad internacional está presta a ayudar.

Asistimos al parto de una Nueva Colombia. Los paros en Buenaventura y el Chocó,  así como los de maestros y trabajadores públicos, necesariamente concluirán con acuerdos. El Estado deberá cumplirlos, igual a como tendrá que hacer con los Acuerdos de La Habana. Los tiempos cambiaron, pasó la época en que la gente se dejaba burlar, ahora exigirá lo pactado.

Lo cual no significa que será fácil. Existen poderosos enemigos y habrá que luchar contra ellos, con mucho pueblo al lado. ¿Cuándo no hemos sido amenazados y perseguidos? Ahora contamos con unos Acuerdos que lo prohíben terminantemente, que consagran garantías y derechos, firmados solemnemente por el Estado. Los colombianos nos encargaremos de hacerlos respetar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

Paramilitares y fuerza pública agreden a comunidad en San José de Apartadó

Noticia Tomado de Prensa Rural Por Comunidad de Paz de San José de Apartadó

Los asentamientos de nuestra Comunidad de Paz se están viendo cada vez más asediados por grupos paramilitares que desde hace más de 20 años se pasean por nuestras montañas con la arrogancia de quienes se sienten protegidos por el poder del Estado y su fuerza armada, que en esta coyuntura del “posacuerdo de paz” se han envalentonado aún más, afirmando que son la autoridad suprema de la región y que todos deben someterse.
Si bien nuestros asentamientos están marcados con vallas donde se enumeran nuestros principios y reglamentos de Comunidad ajena a la guerra, estos gestores del crimen violan, como fieras sin razón, apoyadas sólo en su fuerza bruta apalancada activa o pasivamente por las instituciones del poder de turno, nuestros más sagrados derechos.
¿Hasta cuándo seguirá el cinismo sin límites de este Gobierno sordo y ciego, que no escucha ningún clamor de las víctimas y asiente con la mirada desviada hacia otras …