Ir al contenido principal

Zozobra en Gaitania por atentados, extorsiones y presencia de policías de civil

Noticia
Tomado de Colombia 2020 / El Espectador
Por Olga Lucía Garzón





Cuando se firmaron los acuerdos de paz en La Habana (Cuba), en este corregimiento de Planadas, sur del Tolima, lugar donde nacieron las Farc, se celebró la reconciliación. Pero 180 días después de la llegada de los guerrilleros a la zona de concentración ubicada en la vereda El Oso, la población lamenta nuevos episodios que amenazan su seguridad.

El 3 de mayo pasado, a las 6:30 p.m., Luis Carlos Palomar, conocido en Gaitania como el médico de los pobres, recibió en su farmacia la visita de un hombre alto, delgado y de ropa negra que le pidió que le aplicara una inyección. Una vez cerca de la camilla donde se llevaría a cabo el procedimiento, el desconocido lo miró y le dijo que iba a matarlo. Se metió la mano a la pretina del pantalón para sacar un revólver, pero antes de que acabara de hacerlo, Palomar corrió. En una calle cerrada, en pleno centro de Gaitania, el sicario le descargó seis disparos, de los cuales sólo tres lo alcanzaron en una mano, un hombro y el más grave ingresó por el homoplato, con orificio de salida en la mandíbula superior. Milagrosamente se salvó, dijo Luz Miranda, una vecina que se percató de lo sucedido.

“Nos parece muy extraño que en una calle cerrada, en un pueblo donde tenemos 20 policías y una brigada móvil, pueda ocurrir esto, y el criminal se vuele a pesar de los gritos y las alertas de la gente”, dice un habitante.

Un panfleto amenazante había rodado dos días antes por el corregimiento. El grupo “Autodefensas Gaitanistas” anunciaba que haría una limpieza social que incluía drogadictos, ladrones y antiguos colaboradores de las Farc. En 2012, Palomar estuvo privado de la libertad por presuntos nexos con la cuadrilla Alfredo González de las Farc.

Tres días antes del atentado en su contra, unos diez hombres encapuchados y fuertemente armados, que se identificaron como Autodefensas Gaitanistas, llegaron hasta la finca de un caficultor en la vereda Nazareno, los intimidaron a él y a su familia y le exigieron $5 millones a cambio de no asesinarlos. “Sé que les tocó negociar hasta acordar $2 millones y medio”, aseguró un campesino que omitió su nombre por seguridad. Algo igual le sucedió a otro habitante de la vereda Los Alpes.

Las amenazas y extorsiones se vienen presentando aproximadamente desde febrero. A un indígena, a quien telefónicamente le exigieron la misma cantidad de dinero, “le dijeron que eran del Eln, y le tocó pagarlos”, aseguró un nativo. Por prevención, desde hace varios días, los comerciantes y habitantes del común de Gaitania cierran puertas a las 6:00 de la tarde.

“Nosotros, la gente de Gaitania, hemos sido estigmatizados. A todos nos han llamado guerrilleros, muchos inocentes fueron capturados, encarcelados, perseguidos, por el hecho de vivir en esta zona donde mandaban las Farc”, dice Jesús Alonso, un comerciante.

Hablan las autoridades

Frente a la situación, el comandante de la Policía del Tolima, coronel Jorge Esguerra, manifiesta que tiene conocimiento de cada hecho, pero que ninguno se relaciona con los volantes que han circulado. “Estamos estudiando la situación y tenemos argumentos para decir que las extorsiones son carcelarias, desde Picaleña”, y cree que no hay que darles credibilidad a los panfletos, porque como esos, han rodado otros por el país.

Sin embargo, el personero de Planadas, Harold Felipe Donoso, asegura que, aunque a su oficina no han llegado denuncias formales, la gente está muy asustada por lo que está sucediendo. “Creo que es muy preocupante. No sé por qué las autoridades siempre tratan de mermarle importancia a algo que es muy delicado”, señala.

La situación y las constantes quejas de la comunidad obligaron al gobernador del Tolima, Óscar Barreto, a convocar a un consejo de seguridad el 10 de mayo en Planadas, al término del cual anunció que se relevó al comandante de la estación de Policía, capitán Felipe Garzón Puentes, y en su reemplazo se nombró al teniente Gildardo Torres Torres. También se reforzó el pie de fuerza con 20 hombres, que en articulación con el Ejército patrullarán las áreas urbana y rural. Asimismo, señaló el secretario de Gobierno, Ricardo Orozco, se instalarán seis cámaras de seguridad en el municipio.

“Les hemos ordenado que hagan patrullajes intensos, control del territorio para combatir la delincuencia”, dijo. El 27 de mayo se realizará una nueva reunión con los comerciantes, con el fin de analizar cómo continúa el ambiente.

Las Farc se pronuncian

Las Farc creen que en la zona están presentándose hechos que pretenden enrarecer el ambiente. Por ejemplo, en relación con el atentado al dueño de la droguería, aseguran que les insinuaron algún tipo de responsabilidad en el hecho. “Para sorpresa de la dirección de la zona veredal Héroes de Marquetalia, a 20 minutos de Gaitania, los miembros gubernamentales del Mecanismo de Monitoreo y Verificación Local sostuvieron que el pistolero huyó hacia la zona veredal y le exigieron a la guerrilla que autorizara el ingreso a una patrulla policial en busca del agresor”.

La guerrilla asegura que, por versiones de testigos, el sicario huyó hacia la base militar Tolú, ubicada cerca del casco urbano del corregimiento.

Hacen referencia, además, a otro incidente que los alertó: “El 4 de mayo se presentó en la mañana un camión con chofer y ayudante a dejar material logístico en la zona Héroes de Marquetalia. El aspecto de este ayudante llamó la atención de los mandos de la guerrilla que, tras interrogarlo, concluyeron que se trata del sargento Eider Bermeo Chavarro, un policía vestido de civil y que es patrullero adscrito al Distrito 2 de Campo Alegre (Huila) Jorge Rivera. Este agente tiene siete años en la Policía y portaba cédula de Sevilla (Valle). Le tomaron fotografías y regresó al camión. ¿Qué misión cumplía y por qué estaba en la zona veredal?”, se preguntan las Farc.

El Espectador se comunicó con la Policía del departamento del Huila, pero no hubo pronunciamiento. Manifestaron que este caso es estudiado por las autoridades nacionales. A las Farc también les preocupa que los subversivos concentrados en El Oso tengan contacto con militares. “Tenemos conocimiento de que por lo menos un par de ellos tienen comunicación telefónica con militares”.

Entre los últimos acontecimientos ocurridos en esa zona de concentración se conoció que tres guerrilleras desertaron y fueron a parar a la base militar de Planadas, versión que confirmaron oficiales de la Fuerza de Tarea Zeus.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia El Espectador


El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios

Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.

El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.

Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Di…

Construyendo la paz en medio de las dificultades

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Hemos pasado unos días de locos. Por fin se veía un atisbo de justicia en este país que cuenta con una impunidad de más del 90%, cuando los goleros de la guerra movieron sus corruptas influencias que pretendían apagar la llama de la justicia y darle al corazón de la paz.
Exactamente nos referimos a lo ocurrido con Jesús Santrich, dirigente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común. Después de más de 400 días de injusta prisión, al negociador de la paz lo iban a liberar, pero ya sabemos en qué terminó todo: una recaptura que finalizó con la decisión de que será la Corte quien defina la nueva situación de Santrich.
Pero más allá de los hechos, que deberían ser bochornosos para quienes desde la sombra están maquinando esta situación, debemos mirar las intenciones y los detalles de lo sucedido, puesto que este ataque va más allá de la figura de Jesús Santrich, este es un "elaborado" plan para golpear al Partido FARC y asestarle un g…

Santrich, el derecho, la política, la moral

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Recuerdo que hace muchos años, antes de mi ingreso a la guerrilla, en una entrevista radial de Yamid Amat a Jaime Pardo Leal, por entonces presidente de la Unión Patriótica, el avezado periodista quiso introducir a su entrevistado en un asunto espinoso. Hablaban del tratamiento que debían recibir ciertos delincuentes, a lo que el doctor Pardo respondía con criterios sociológicos, invitando a su interlocutor a considerar la serie de factores paralelos al delito.

Tal y como es habitual en los grandes hombres de la prensa cuando interrogan a un dirigente de izquierda, el periodista quiso interpretar las palabras del exmagistrado y catedrático de Derecho Penal en la Universidad Nacional, como un intento de defender a los delincuentes, y mostrarlo a él como simpatizante con la comisión de esos delitos. Jaime Pardo lo cortó en seco con una afirmación, Usted no sabe de derecho penal, Yamid, no diga disparates.
La anécdota viene a cuento con ocasi…