Ir al contenido principal

Zozobra en Gaitania por atentados, extorsiones y presencia de policías de civil

Noticia
Tomado de Colombia 2020 / El Espectador
Por Olga Lucía Garzón





Cuando se firmaron los acuerdos de paz en La Habana (Cuba), en este corregimiento de Planadas, sur del Tolima, lugar donde nacieron las Farc, se celebró la reconciliación. Pero 180 días después de la llegada de los guerrilleros a la zona de concentración ubicada en la vereda El Oso, la población lamenta nuevos episodios que amenazan su seguridad.

El 3 de mayo pasado, a las 6:30 p.m., Luis Carlos Palomar, conocido en Gaitania como el médico de los pobres, recibió en su farmacia la visita de un hombre alto, delgado y de ropa negra que le pidió que le aplicara una inyección. Una vez cerca de la camilla donde se llevaría a cabo el procedimiento, el desconocido lo miró y le dijo que iba a matarlo. Se metió la mano a la pretina del pantalón para sacar un revólver, pero antes de que acabara de hacerlo, Palomar corrió. En una calle cerrada, en pleno centro de Gaitania, el sicario le descargó seis disparos, de los cuales sólo tres lo alcanzaron en una mano, un hombro y el más grave ingresó por el homoplato, con orificio de salida en la mandíbula superior. Milagrosamente se salvó, dijo Luz Miranda, una vecina que se percató de lo sucedido.

“Nos parece muy extraño que en una calle cerrada, en un pueblo donde tenemos 20 policías y una brigada móvil, pueda ocurrir esto, y el criminal se vuele a pesar de los gritos y las alertas de la gente”, dice un habitante.

Un panfleto amenazante había rodado dos días antes por el corregimiento. El grupo “Autodefensas Gaitanistas” anunciaba que haría una limpieza social que incluía drogadictos, ladrones y antiguos colaboradores de las Farc. En 2012, Palomar estuvo privado de la libertad por presuntos nexos con la cuadrilla Alfredo González de las Farc.

Tres días antes del atentado en su contra, unos diez hombres encapuchados y fuertemente armados, que se identificaron como Autodefensas Gaitanistas, llegaron hasta la finca de un caficultor en la vereda Nazareno, los intimidaron a él y a su familia y le exigieron $5 millones a cambio de no asesinarlos. “Sé que les tocó negociar hasta acordar $2 millones y medio”, aseguró un campesino que omitió su nombre por seguridad. Algo igual le sucedió a otro habitante de la vereda Los Alpes.

Las amenazas y extorsiones se vienen presentando aproximadamente desde febrero. A un indígena, a quien telefónicamente le exigieron la misma cantidad de dinero, “le dijeron que eran del Eln, y le tocó pagarlos”, aseguró un nativo. Por prevención, desde hace varios días, los comerciantes y habitantes del común de Gaitania cierran puertas a las 6:00 de la tarde.

“Nosotros, la gente de Gaitania, hemos sido estigmatizados. A todos nos han llamado guerrilleros, muchos inocentes fueron capturados, encarcelados, perseguidos, por el hecho de vivir en esta zona donde mandaban las Farc”, dice Jesús Alonso, un comerciante.

Hablan las autoridades

Frente a la situación, el comandante de la Policía del Tolima, coronel Jorge Esguerra, manifiesta que tiene conocimiento de cada hecho, pero que ninguno se relaciona con los volantes que han circulado. “Estamos estudiando la situación y tenemos argumentos para decir que las extorsiones son carcelarias, desde Picaleña”, y cree que no hay que darles credibilidad a los panfletos, porque como esos, han rodado otros por el país.

Sin embargo, el personero de Planadas, Harold Felipe Donoso, asegura que, aunque a su oficina no han llegado denuncias formales, la gente está muy asustada por lo que está sucediendo. “Creo que es muy preocupante. No sé por qué las autoridades siempre tratan de mermarle importancia a algo que es muy delicado”, señala.

La situación y las constantes quejas de la comunidad obligaron al gobernador del Tolima, Óscar Barreto, a convocar a un consejo de seguridad el 10 de mayo en Planadas, al término del cual anunció que se relevó al comandante de la estación de Policía, capitán Felipe Garzón Puentes, y en su reemplazo se nombró al teniente Gildardo Torres Torres. También se reforzó el pie de fuerza con 20 hombres, que en articulación con el Ejército patrullarán las áreas urbana y rural. Asimismo, señaló el secretario de Gobierno, Ricardo Orozco, se instalarán seis cámaras de seguridad en el municipio.

“Les hemos ordenado que hagan patrullajes intensos, control del territorio para combatir la delincuencia”, dijo. El 27 de mayo se realizará una nueva reunión con los comerciantes, con el fin de analizar cómo continúa el ambiente.

Las Farc se pronuncian

Las Farc creen que en la zona están presentándose hechos que pretenden enrarecer el ambiente. Por ejemplo, en relación con el atentado al dueño de la droguería, aseguran que les insinuaron algún tipo de responsabilidad en el hecho. “Para sorpresa de la dirección de la zona veredal Héroes de Marquetalia, a 20 minutos de Gaitania, los miembros gubernamentales del Mecanismo de Monitoreo y Verificación Local sostuvieron que el pistolero huyó hacia la zona veredal y le exigieron a la guerrilla que autorizara el ingreso a una patrulla policial en busca del agresor”.

La guerrilla asegura que, por versiones de testigos, el sicario huyó hacia la base militar Tolú, ubicada cerca del casco urbano del corregimiento.

Hacen referencia, además, a otro incidente que los alertó: “El 4 de mayo se presentó en la mañana un camión con chofer y ayudante a dejar material logístico en la zona Héroes de Marquetalia. El aspecto de este ayudante llamó la atención de los mandos de la guerrilla que, tras interrogarlo, concluyeron que se trata del sargento Eider Bermeo Chavarro, un policía vestido de civil y que es patrullero adscrito al Distrito 2 de Campo Alegre (Huila) Jorge Rivera. Este agente tiene siete años en la Policía y portaba cédula de Sevilla (Valle). Le tomaron fotografías y regresó al camión. ¿Qué misión cumplía y por qué estaba en la zona veredal?”, se preguntan las Farc.

El Espectador se comunicó con la Policía del departamento del Huila, pero no hubo pronunciamiento. Manifestaron que este caso es estudiado por las autoridades nacionales. A las Farc también les preocupa que los subversivos concentrados en El Oso tengan contacto con militares. “Tenemos conocimiento de que por lo menos un par de ellos tienen comunicación telefónica con militares”.

Entre los últimos acontecimientos ocurridos en esa zona de concentración se conoció que tres guerrilleras desertaron y fueron a parar a la base militar de Planadas, versión que confirmaron oficiales de la Fuerza de Tarea Zeus.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¡"4.770 niños wayuu muertos de hambre, esto es una barbarie “!

Noticias Tomado de Pacocol Por Libardo Muñoz

"4.770 niños wayuu muertos por los estragos del hambre en un lapso de 8 años, esto es una barbarie"! exclamó incrédulo el Magistrado de la Corte Constitucional de Colombia Alberto Rojas Ríos.
Con el informe en sus manos, el alto dignatario de la Corte Constitucional se resistía a darle crédito a unas cifras sobre la situación de vulnerabilidad en que viven miles de guajiros y que han alcanzado niveles que parecen los resultados de una guerra.
En Riohacha, capital del departamento colombiano de La Guajira, acaba de realizarse una Audiencia de seguimiento de la sentencia T-302, que declaró como estado de cosas inconstitucional las muertes de niños desnutridos, pertenecientes a la etnia wayuu.
Al lado del Magistrado Rojas se encontraba el Procurador General de La Nación Fernando Carrillo, voceros comunitarios y Elson Rodríguez Beltrán, autor de la acción de tutela que originó la reacción de la Corte Constitucional, contra la Presidencia de…

Los testimonios de la Operación Orión están en manos de la JEP

Noticia Por El Espectador

En la conmemoración de los 16 años de esta incursión militar en la Comuna 13 de Medellín, organizaciones de derechos humanos le entregaron a la JEP un informe que recoge varias historias de las violaciones de derechos humanos que dejó este hecho. 
“Yo soy víctima de la Operación Orión. El 26 de octubre mi hija fue desaparecida junto con otros dos compañeros”, así empezó su intervención Margarita Restrepo, integrante de la organización Mujeres Caminando por la Verdad, una de las entidades que este martes 16 de octubre le entregaron a la Sala de Reconocimiento de Verdad de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) un informe que contiene los testimonios y documentos de las víctimas de la Operación Orión, la intervención militar urbana más grande en la historia de Colombia.
Fue entre el 16 y el 19 de octubre del 2002 cuando el Ejército, la Policía, el DAS, el CTI, la Fiscalía y las Fuerzas Especiales Antiterroristas ingresaron a la Comuna 13 de Medellín con el obje…

Con amenazas de los rectores, ESMAD y paramilitares, reprimen la protesta universitaria

Noticia Por Colombia Soberana

Con la intensificación de la represión, ataques a los estudiantes por parte de la Fuerza pública y grupos paramilitares y con amenazas de suspender el semestre por parte de las directivas de la Universidad Nacional, se intenta contener el paro nacional estudiantil en defensa de la educación pública.
El paro que lleva un mes, en el cual estudiantes y profesores exigen más inversión para las universidades, la investigación y otras medidas para salvar la educación pública, se está realizando en más o menos 8 instituciones del país y es apoyado por los egresados, los estudiantes de secundaria y otros sectores de la sociedad.
Mientras los jóvenes y profesores se manifiestan en forma pacífica, haciendo movilizaciones, tomas, campamentos, besatones, y demás formas de protesta alejadas de la violencia, el Gobierno y las directivas universitarias acuden a las amenazas, al uso violento del ESMAD, a los desalojos, es decir, a la represión. 
En el ya nublado panorama, tam…