Ir al contenido principal

La paz es un bien supremo

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Carlos Lozano, para El Tiempo


La paz exige el cumplimiento del Gobierno y el apoyo de los poderes del Estado.


Roger Noriega, ex secretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del gobierno de George W. Bush y uno de los halcones del Pentágono en aquella época, acusado por la izquierda y organismos de derechos humanos de promover intervenciones secretas y desestabilizadoras contra Cuba, Venezuela y otros países, escribió en EL TIEMPO hace unos días (jueves 18 de mayo de 2017, pág. 2), sin conocimiento de causa, que “las Farc están violando los acuerdos de paz” y que es necesario mantener “un escepticismo racional sobre las Farc y sus intenciones”.

Es el veneno que llevan al exterior los parlamentarios y voceros del uribismo, además del jefe de la ‘gallada’, para desacreditar el exitoso proceso de paz que produjo el acuerdo histórico del fin del conflicto armado de más de medio siglo en Colombia, en implementación a pesar de las dificultades.

En medio del escepticismo, Noriega reconoce que el acuerdo tiene “muchos objetivos positivos y necesarios para Colombia”, que no le atribuyen los uribistas tan negativos, pero también abunda en inexactitudes y mentiras para descalificarlo.

Se le reconoce que, a diferencia de los extremistas criollos, no acude al lenguaje cantinflesco del “castrochavismo”, de la “entrega del país al terrorismo”, ni está cargado de epítetos e insultos a los insurgentes. Las “malas intenciones” de las Farc, según él, se deben a su ideología marxista.

Como suele ocurrir, los derechistas radicales les tienen miedo a las ideas; es una tendencia que sirve de caldo de cultivo a la violencia y a las soluciones de fuerza.

El primer ejemplo que da del incumplimiento de las Farc es en el cronograma de la entrega de los niños, todo lo contrario de lo certificado por el CICR, que reconoció que son 84 los menores entregados y que el plan se cumple con éxito.

El segundo, que sugiere de manera velada, es que las Farc son responsables del aumento de la producción de cultivos ilícitos, que debe impedirse a través de las fumigaciones aéreas. Acusación gratuita, pues los guerrilleros ya están ubicados en zonas veredales y otras transitorias que están bajo control de las Naciones Unidas y la vigilancia de la Fuerza Pública.

La gran esperanza de Noriega es que “las Farc paguen por sus violaciones” al parecer solo ellas, porque no menciona para nada a los narcoparamilitares ni a los agentes del Estado responsables de las mayores vulneraciones de los derechos humanos, como si no estuviera establecido en el acuerdo la Justicia Especial de Paz para todos los actores responsables de graves violaciones, aceptada con generosidad como aplicación de justicia por la gran mayoría de las víctimas.

En realidad, el que no ha cumplido a cabalidad es el Gobierno, que a estas alturas no ha entregado la totalidad de las zonas veredales ni ha cumplido con la presentación del paquete legislativo de las reformas. Poco interés les presta, y que debe cumplir porque son garantes Cuba, Noriega y la comunidad internacional.

A estas alturas, los miembros de las Farc-ep, en proceso de dejación de las armas y de convertirse en partido político, no cuentan con seguridad jurídica, personal y socioeconómica. Y para completar está el absurdo fallo de la Corte Constitucional sobre la vía rápida (‘fast track’), que es un golpe a la paz, porque deja en entredicho los acuerdos y pone en peligro todo el cuerpo del Acuerdo Final de La Habana.

La paz exige el cumplimiento del Gobierno y el apoyo de los poderes del Estado. Al fin y al cabo, la paz es un bien supremo protegido por la Constitución Política.

CARLOS A. LOZANO GUILLÉN
Director del semanario ‘Voz’

Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…