Ir al contenido principal

La paz es un bien supremo

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Carlos Lozano, para El Tiempo


La paz exige el cumplimiento del Gobierno y el apoyo de los poderes del Estado.


Roger Noriega, ex secretario de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental del gobierno de George W. Bush y uno de los halcones del Pentágono en aquella época, acusado por la izquierda y organismos de derechos humanos de promover intervenciones secretas y desestabilizadoras contra Cuba, Venezuela y otros países, escribió en EL TIEMPO hace unos días (jueves 18 de mayo de 2017, pág. 2), sin conocimiento de causa, que “las Farc están violando los acuerdos de paz” y que es necesario mantener “un escepticismo racional sobre las Farc y sus intenciones”.

Es el veneno que llevan al exterior los parlamentarios y voceros del uribismo, además del jefe de la ‘gallada’, para desacreditar el exitoso proceso de paz que produjo el acuerdo histórico del fin del conflicto armado de más de medio siglo en Colombia, en implementación a pesar de las dificultades.

En medio del escepticismo, Noriega reconoce que el acuerdo tiene “muchos objetivos positivos y necesarios para Colombia”, que no le atribuyen los uribistas tan negativos, pero también abunda en inexactitudes y mentiras para descalificarlo.

Se le reconoce que, a diferencia de los extremistas criollos, no acude al lenguaje cantinflesco del “castrochavismo”, de la “entrega del país al terrorismo”, ni está cargado de epítetos e insultos a los insurgentes. Las “malas intenciones” de las Farc, según él, se deben a su ideología marxista.

Como suele ocurrir, los derechistas radicales les tienen miedo a las ideas; es una tendencia que sirve de caldo de cultivo a la violencia y a las soluciones de fuerza.

El primer ejemplo que da del incumplimiento de las Farc es en el cronograma de la entrega de los niños, todo lo contrario de lo certificado por el CICR, que reconoció que son 84 los menores entregados y que el plan se cumple con éxito.

El segundo, que sugiere de manera velada, es que las Farc son responsables del aumento de la producción de cultivos ilícitos, que debe impedirse a través de las fumigaciones aéreas. Acusación gratuita, pues los guerrilleros ya están ubicados en zonas veredales y otras transitorias que están bajo control de las Naciones Unidas y la vigilancia de la Fuerza Pública.

La gran esperanza de Noriega es que “las Farc paguen por sus violaciones” al parecer solo ellas, porque no menciona para nada a los narcoparamilitares ni a los agentes del Estado responsables de las mayores vulneraciones de los derechos humanos, como si no estuviera establecido en el acuerdo la Justicia Especial de Paz para todos los actores responsables de graves violaciones, aceptada con generosidad como aplicación de justicia por la gran mayoría de las víctimas.

En realidad, el que no ha cumplido a cabalidad es el Gobierno, que a estas alturas no ha entregado la totalidad de las zonas veredales ni ha cumplido con la presentación del paquete legislativo de las reformas. Poco interés les presta, y que debe cumplir porque son garantes Cuba, Noriega y la comunidad internacional.

A estas alturas, los miembros de las Farc-ep, en proceso de dejación de las armas y de convertirse en partido político, no cuentan con seguridad jurídica, personal y socioeconómica. Y para completar está el absurdo fallo de la Corte Constitucional sobre la vía rápida (‘fast track’), que es un golpe a la paz, porque deja en entredicho los acuerdos y pone en peligro todo el cuerpo del Acuerdo Final de La Habana.

La paz exige el cumplimiento del Gobierno y el apoyo de los poderes del Estado. Al fin y al cabo, la paz es un bien supremo protegido por la Constitución Política.

CARLOS A. LOZANO GUILLÉN
Director del semanario ‘Voz’

Comentarios

Entradas populares de este blog

Asesinan dos milicianos de Las FARC-EP en menos de 12 horas

Noticia Por Colombia Soberana





Entre la noche de ayer 13 de agosto y la madrugada de hoy, fueron asesinados por sicarios dos milicianos de las FARC Jesús Adán Mazo, quien usaba el alias de “Molina" y era  el jefe de milicias del frente 18 y  Norbey Téllez cuyo seudónimo era Duvan Ríos, miliciano que pertenecía a la Zona Veredal Transitoria de Normalización (ZVTN) Negro Eliécer.
Duvan Ríos fue el primero en recibir los ataques. Los hechos ocurrieron en la vereda el Tarra, Norte de Santander. Hombres armados entraron a su casa y sin mediar palabras lo asesinaron, en el hospital, que queda cerca al puesto de Policía, tres desconocidos encapuchados y con pistola en mano entraron para averiguar si Duvan Ríos Continuaba con vida  para rematarlo.
Una situación similar le ocurrió a Molina. Era la una de la mañana cuando los sicarios lo sacaron de su vivienda ubicada en Ituango, a pocos metros de la Zona Veredal y le dispararon tres veces. 

Con ellos ya son 11 miembros de las FARC asesinados  e…

Policía golpea brutalmente a joven que había torturado años atrás

Noticia Por Colombia Soberana




La pesadilla del joven de 20 años, Nicolás Bolaños Sotomayor, empezó el día 23 de noviembre del 2013, cuando miembros de la Policía intentaron atracarlo, al correr fue brutalmente golpeado, al extremo de perder gran parte de sus dientes.
Desde ese momento su madre, Alba Lucía Sotomayor, comienza a denunciar este abuso. El 24 de agosto del 2014, al impedir que estos oficiales consiguieran el beneficio de casa por cárcel, Nicolás fue secuestrado junto con su hermana menor, él fue torturado.
Desde entonces las persecuciones, llamadas y amenazas han sido constantes, hasta el punto de que Nicolás fue secuestrado en la puerta del colegio y nuevamente torturado.
En la noche del 9 y la madrugada del 10 de agosto, en hechos que no hemos confirmado completamente, Nicolás es nuevamente violentado por la Policía Nacional. Según esa institución, el joven, que sufre depresión post trauma, se intentó suicidar, los policías presentes lo "ayudaron" golpeándolo. 
La Po…

Dura crítica de Joaquín Gómez, excomandante de las Farc, al escritor Alonso Sánchez Baute

opiniónPor Las 2 Orillas

El excomandante de las Farc Joaquín Gómez de las FARC – EP responde críticamente al texto publicado por el escritor Alonso Baute a raíz de su visita al Punto de Transición y Normalización Amaury Rodríguez, en Pondores, Conejo. La Guajira. Esto le dice:
En la primera parte de su crónica titulada “Sangre joven en las Farc” publicada en Semana el día 10 de julio, ya se anunciaba un estilo ligero, y un toque de imprecisión, que quedó ratificado después que leí la nota en Las2orillas  titulada Tres días con las Farc en el Conejo, puedo deducir respecto a su crónica, que cuando se abordan los hechos pensando llegar a la objetividad a través de un desbordado amor propio y con ideas prefabricadas, el resultado siempre estará divorciado de la realidad.
En la primera parte de su escrito hablaba usted de las impresiones generales que los excombatientes le habían dejado, entre ellas, la disciplina, las rutinas de trabajo en el PTN, el cumplimiento por parte de las FARC de…