Ir al contenido principal

Clan del Golfo no ha medido las consecuencias del Plan Pistola contra policías

Análisis
Tomado de Análisis Urbano
Por Luis Fernando Quijano Moreno



“La paz no se escribe con letras de sangre, sino con la inteligencia y el corazón”.

Juan Pablo II


En el inicio de los años 90, el temido jefe del cartel de Medellín (representante legal de la mafia antioqueña) Pablo Emilio Escobar Gaviria desató una guerra sin cuartel contra “el establecimiento” y la sociedad en general; en esta murieron miles de personas, balas y bombas no distinguían entre políticos, criminales o quienes fueran ajenos a la guerra. Las balas o las bombas venían e iban disparadas o reventadas de todos los bandos, el terror era generalizado.

Fue una época donde fueron declarados objetivo militar centenares de miembros de la Policía Nacional de Colombia, razón por la que muchos de ellos tomaron la decisión de entrar a la confrontación desde la ilegalidad. ¿Cómo terminó esa cruenta guerra?

El conflicto desatado en Medellín en los 90 no fue una simpleza, el patrón del crimen ordenó disparar y lanzar bombas a diestra y siniestra, la respuesta de sus enemigos no se hizo esperar, la ley del talión asomó sin contemplaciones, 1×10 —un policía por diez jóvenes— llegó a ser la consigna de muchos policías que decidieron jugar con las mismas armas de Escobar. fue la época de los carros cascones conducidos por miembros de la Policía. Los diez que morían, en la mayoría de las veces, no eran sicarios, tan solo jóvenes inocentes que se “parchaban” en las esquinas, pero para estos criminales uniformados era una medida ejemplarizante para que no se les ocurriera apoyar a Escobar.

Investigaciones confirman que entre 1990 y 1994 se presentaron en Medellín más de 27.000 homicidios la mayoría a causa de la guerra del cartel de Medellín y el Estado; con razón el entonces alcalde de Medellín, Ómar Flórez Vélez, afirmaba que: “Me tocó el pico más alto en la historia de los homicidios en Medellín, cuando nos convertimos en la capital más peligrosa del mundo”.

Era un período donde se ofrecía dinero por matar policías, si mal no recuerdo la cifra oscilaba entre un millón y medio y tres millones de pesos, lo paradójico es que en su mayoría los pagos eran efectuados por un oficial de la institución policial, se sabe que en esos tiempos, como ahora, muchos miembros de la institucionalidad no solo policías trabajaban para mafias y paramilitares.

Ahora nuevamente se estaría repitiendo tan nefasta historia, las AGC o Clan del Golfo ha empezado a utilizar el Plan Pistola y con explosivos contra miembros de la policía, léase bien, policías, no miembros del Ejército o la Fiscalía. ¿Por qué estarían enfocados los ataques contra los policías? ¿Se supone que es una lucha frontal del Estado contra las AGC? Dudas quedan.

En todo caso, lo real es que aquí están atentando contra policías; los están pagando para asesinarlos, y ellos no parecieran poder contener la oleada de ataques armados. Ya no es Pablo Escobar ni los narcos los que los atacan, esta vez es la mezcla de Paramilitarismo y mafia la que desató la violencia. ¿Por qué lo hicieron? Razones hay muchas.



¿Plan Pistola y con explosivos?

Se calcula que más de diez miembros de la policía han resultado muertos en las últimas semanas por la escalada violenta que ejecutan las Autodefensas Gaitanistas de Colombia (AGC), denominadas Clan del Golfo. ¿Por qué lo estarán haciendo?

Dos hipótesis podrían ser las que se aproximan a las justificaciones de los ataques, una sería que estarían pretendiendo ganar espacio en las negociaciones de paz en Colombia, matar policías los podría mostrar como una organización político-militar y entrar a la negociación política, según ellos. Creo que están ante un error garrafal al que no se le han medido las consecuencias.

La otra sería que la muerte o las capturas de miembros de importancia en la estructura podrían estar llevando a los ataques a la Policía para buscar controlar mermar o reducir su accionar. También sería un error, pues podrían perder a los aliados dentro de la fuerza pública, en especial de miembros de la Policía, como le ocurrió a Pablo Escobar.

Cual fuera la razón para atacar a los uniformados las consecuencias podrían ser nefatas para las AGC, radicalizar a  miembros de la Policía les generaría una respuesta contundente en contra de sus miembros y en especial contra los “jefes” de la estructura paramafiosa, el aniquilamiento en vez de la captura; ellos, Otoniel, Marcos Gavilán, Inglaterra, Nicolás, El Indio Santana, entre otros, no han entendido que no son más que paramilitares y mafiosos, atacar la policía a mansalva les podría acarrear la muerte violenta en momentos donde ya se estaría preparando su posible sometimiento a la justicia, único camino que les ha ofrecido el gobierno y que parecieran haber aceptado.

Es bueno que la cúpula de las AGC recuerden lo que no parecen entender, ellos no son organizaciones insurgentes como las FARC-EP o el ELN, que luchan contra el Estado, ellos tan solo son peones de poner o quitar por parte del poder real en Colombia, en otras palabras, son juguetes de la extrema derecha mafiosa y paramilitar colombiana.

Se nota que estos jefes son poco inteligentes y no han entendido que la historia del país demuestra que hay cosas que el crimen urbano-rural, ya sea organizado o mezclado con paramilitares y mafias, no deberían tocar: una de ellas es la Policía, un sector de ellos no se queda quieto, contraataca en todas las formas posibles, sí, legal e ilegal. Perder la protección oficial es el primer síntoma de la derrota, eso podría ocurrir de seguir actuando así.

Recalco que las AGC están cometiendo un error de marca mayor, están dejando nuevos enemigos en el camino, están generando nuevas guerras y podrían verse abocados a lo que ocurrió con Pablo Escobar y con miembros de La Terraza o el Bloque Metro de las ACCU, eliminados por meterse con el poder real y formal de este país.

Espero que los jefes de las Autodefensas Gaitanistas de Colombia muestren más sagacidad y entiendan que la paz es el camino, así sea con diálogos, negociación y sometimiento a la justicia; para llegar a ella se deben dar hechos reales y matar policías, defensores de derechos humanos o vender franquicias al crimen trasnacional no son  la senda. No se equivoquen, esa es mi apreciación.

Apunte urbano

Algunos jefes de Las AGC están próximos a someterse a la justicia colombiana, ojalá entiendan que el camino es sinuoso, espero que no solo estén hablando de legalizar capitales, también deben comprometerse en desmantelar el negocio criminal y entregar a los auspiciadores del paraestado, además de los ejércitos criminales que lo protegen y no vender las franquicias al crimen trasnacional, cosa que no dudo que harán alguno de ellos o todos, las ofertas en dólares y euros por entregar zonas, rutas, ejércitos, laboratorios son muchas y en verdad nada despreciables.   

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…