Ir al contenido principal

Palabras de Timoleón Jiménez en la entrega del Premio por la Paz y la Reconciliación

Comunicado
Tomado de FARC-EP
Por Timoleón Jiménez

Palabras de Timoleón Jiménez en la entrega del Premio por la Paz y la Reconciliación

Señoras y señores:

El horror del bombardeo de Guernica cumplido hace ochenta años, pasaría a convertirse en un canto universal de condena a la guerra y la destrucción que esta conlleva.

Hoy se conmemora este hecho luctuoso con espíritu de paz y reconciliación, de lo que es particular muestra la concesión del Premio Guernica en el año 2012 al ex Presidente alemán Román Herzog, quien veinte años atrás, en ejercicio de su cargo, reconoció la responsabilidad de su país en la tragedia de 1937.

Hoy, junto al dedicado fotógrafo y periodista Gervasio Sánchez, comparecemos a este ayuntamiento el Presidente de Colombia, por intermedio de su delegado Sergio Jaramillo, Alto Comisionado para la Paz, y yo, que tuve también que designar un representante, el jurista español Enrique Santiago, debido a que las autoridades de mi país no me entregaron el pasaporte para presentarme personalmente, como lo deseaba, a fin de recibir el prestigioso premio por la Paz y la Reconciliación en su versión de 2017, por haber conseguido llegar a la firma del acuerdo que puso fin al conflicto armado que por más de medio siglo azotó nuestro país.

El jurado integrado por representantes del Ayuntamiento de Gernika-Lumo, el primer edil de la ciudad alemana de Pforzheim, la Fundación Gernika Gogoratuz, la Casa de Cultura y el Museo de la Paz consideró mi nombre con fundamento en mi colaboración para la firma de la paz, a fin de proseguir mi actividad por la vía política. 

Debo decir en primer término, que recibo este premio no a título personal, sino como reconocimiento a nuestra organización FUERZAS ARMADAS REVOLUCIONARIAS DE COLOMBIA EJERCITO DEL PUEBLO, FARC-EP, y al conjunto del pueblo colombiano que durante décadas clamó y trabajó por la solución política en nuestro país.

Me atrevo a afirmar que las FARC-EP hicimos mucho más que colaborar en la firma de la paz, en la medida en que la salida pacífica, civilizada y dialogada a la confrontación interna de nuestro país fue una consigna de lucha de nuestra organización, desde el mismo momento de nuestro levantamiento en armas. Tuvieron que transcurrir casi veinte años de guerra para que el Estado colombiano aceptara iniciar por primera vez algún tipo de conversación encaminada a la paz, y luego pasar más de treinta años de procesos frustrados con distintos gobiernos, en medio de una grave conflagración, para que lográramos por fin alcanzar el soñado acuerdo.

Un Acuerdo Final para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, cuyos términos mismos ponen de presente la realidad de la democracia, la economía y la sociedad colombianas, para nada coincidentes con la imagen que desde el poder se transmite al exterior. Una Reforma Rural Integral que procura la disminución de la exagerada concentración de la propiedad de la tierra en un sector privilegiado, a la vez que sacar a la población de los campos del atraso y la pobreza, mediante el compromiso del Estado de llevar vías, luz eléctrica, vivienda, salud, educación y oportunidades de progreso con planes de desarrollo.

Un capítulo sobre participación política que abre por primera vez las compuertas de la democracia a las organizaciones, partidos y movimientos políticos y sociales de oposición, con garantías plenas para el derecho a la vida, la integridad y la libertad de sus integrantes. El compromiso es acabar para siempre con la violencia política, con el paramilitarismo y el crimen como mecanismos de dominación nacional, regional o local. Una obligación que el Estado colombiano promete asumir con seriedad, en medio de la ola de asesinatos y amenazas contra líderes sociales y populares en diversas regiones del país. 

También contempla el acuerdo un tratamiento diferente a la guerra y la represión para los campesinos cultivadores de coca, amapola o marihuana, que obligados por la necesidad recurrieron a esa actividad ilícita para poder sostener sus familias en las regiones más apartadas del país. Habrá programas de sustitución de cultivos ilícitos con pleno apoyo estatal para las familias dedicadas a tal actividad, a fin de permitirles emerger a la producción de alimentos en condiciones dignas de vida. De tal modo se romperá la cadena del narcotráfico por su eslabón más débil, los centenares de miles de campesinos sin posibilidad de progreso alguno.

Las FARC efectivamente pasaremos de ser movimiento en armas a partido político en la legalidad,  que tendrá como su única arma la palabra. De hecho ya se cumple el cese el fuego y de hostilidades bilateral y definitivo, al tiempo que adelantamos la dejación de nuestras armas, que quedarán en manos de la Organización de las Naciones Unidas para su transformación en tres monumentos históricos, uno en la sede de estas, otro en La Habana y un tercero en Bogotá. Hemos cumplido fielmente con cada uno de nuestros compromisos y esperamos del gobierno nacional su culto a la palabra comprometida, sin pretextos y dilaciones a esgrimir, como desafortunadamente viene ocurriendo en varias materias.

Estamos aquí para hablar de paz y reconciliación, del propósito que se impuso en nuestro país de dejar la guerra definitivamente atrás y emprender conjuntamente la edificación de una nación nueva, en la que odios y retaliaciones no tengan cabida alguna. Fue con ese espíritu que emprendimos las conversaciones y tras cinco años de discusiones firmamos el Acuerdo Final. Consideramos que así como lo hizo Vizcaya, es urgente que los ojos del mundo se fijen en Colombia, no solo para garantizar el cumplimiento de lo pactado, sino para advertir de las perniciosas influencias y labores de sectores políticos de la ultraderecha, que contra toda racionalidad y justicia se oponen abiertamente a los Acuerdos de La Habana, y prometen revocarlos si llegan a ganar en las elecciones del año entrante. Eso no puede permitirse.

Fueron más de ocho millones de colombianos y colombianas los afectados por la larga confrontación, la abrumadora mayoría de los cuales fue víctima del despojo violento de sus propiedades rurales en beneficio de un nefasto proyecto empresarial de agroindustria y agro combustibles. La muerte y las heridas, la desaparición forzada, la privación arbitraria de la libertad y otras muchas formas de victimización no pueden volver a repetirse jamás. Por ello el acuerdo contempla un Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, que honra a las víctimas y sus derechos del modo más completo posible, sobre la base del derecho que tienen ellas y los colombianos a conocer la verdad de lo sucedido y recibir satisfacciones. 

Gracias Guernica, gracias país vasco, gracias España. ¡Qué hermoso recibir este abrazo de felicitación desde el otro lado del Atlántico, desde esa Europa que ha sufrido la guerra y sus horrores en carne propia. Ya lo cantó Gabriela Mistral en su poema al árbol de Guernica, “Los heridos y aventados y los que a mitad de ruta dizque se quedaron muertos, todos volveremos, todos, el árbol, al ruedo”. Aquí estamos, reconciliados, soñando con un mundo entero gobernado por la paz y el amor antes que por la avaricia y la intolerancia.

Guernica, 26 de abril de 2017

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…