Ir al contenido principal

La paz y las elecciones

Análisis
Por María Méndez
Fundación Colombia Soberana



En una charla con una camarada hablábamos de las dinámicas que se están dando en torno a las próximas elecciones. Este tema reviste especial importancia, pues como ya sabemos estamos en un momento histórico, no solo en Colombia, sino en el resto del mundo.

En esta época reviven y Toman fuerza de los fantasmas que asustan a las clases dominantes y al imperio: la revolución y la fuerza avasalladora del pueblo. La resistencia Palestina, la guerra en Sira, la situación de Yemen, la atrocidad del Estado Islámico, las dinámicas entre los bloques EEUU-UE-Japón contra Siria- Rusia- China- Corea del Norte, el pulso en América Latina entre la derecha y las fuerzas democráticas en lucha por la dignidad, la independencia y el humanismo que llega a su punto álgido con lo que sucede en Venezuela, es el escenario internacional en el que se da la firma y la primera fase de implementación del Acuerdo de la Esperanza.

No ganamos con el solo hecho de la firma que pone fin a un conflicto armado de más de medio siglo. Se inicia una ardua lucha política para conseguir, dignidad, libertad, educación, salud, en fin, una Colombia en paz y con justicia social.

Las próximas elecciones se debaten entre la macabra posibilidad de que asuma una derecha mentirosa, recalcitrante y asesina que dificultaría la debida implementación del Acuerdo, agudizaría la persecución contra organizaciones y líderes sociales y fortalecería el paramilitarismo, como lo vimos en los años 2002-2010; o un gobierno que, sin necesidad de que sea revolucionario, propiciaría la unidad de los diferentes sectores que se mueven en torno a la paz, cumpliría los compromisos que el Estado adquirió en el Acuerdo, asegurando así su implementación y fortalecería las organizaciones sociales y las fuerzas políticas del pueblo.

Así pues, las respectivas fuerzas se están reacomodando. No es necesario para este artículo mirar de cerca las tácticas de la derecha que recaen en su ya conocida tendencia a la mentira, el terror y la corrupción.

Con respecto a la izquierda, los sectores y partidos revolucionarios también se mueven y se preparan. Se alistan  los Congresos de la Unión Patriótica, del Partico Comunista, de las FARC y el Segundo Consejo Patriótico Nacional de Marcha Patriótica. Huber Ballesteros anunció que esta organización lanzaría candidatos a Senado y Cámara.

Ya en un escrito anterior analizábamos una postura de un sector que se autodenomina  “centro izquierda” y su “gobierno de cambio”, que en alguna manera nos inquieta puesto que puede ser germen del divisionismo, tanto en los sectores sociales como en los populares al causar confusión, pero sobretodo porque cabe la posibilidad que  ponga trabas a la implementación del acuerdo.

En este momento me parece muy válida las palabras de mi amiga cuando advierte: “los resultados siempre se verán en algún momento, y la historia tiene una huella imborrable”
No nos podemos dar el lujo de equivocarnos sólo por apetitos personales, es debido aunar esfuerzos frente a propuestas de largo aliento que vitalicen y construyan paz con justicia social, y no en torno a líderes, que si bien se les reconoce sus aportes, solo haríamos que tomara fuerza posiciones caudillistas que engendran el culto a la personalidad, impiden el crecimiento de las organizaciones y el surgimiento de nuevos liderazgos desde las bases, se prestan para la corrupción y es una visión corto simplista que pone en riesgo la construcción de la paz.

Desde ya tenemos que blindar al movimiento social y los partidos revolucionarios, dando vigilancia, el debido análisis y la respectiva lucha a las posturas oportunistas y divisionistas que impidan el crecimiento y la unidad y que estén veladamente en contra del Acuerdo de la Esperanza o subestimen las luchas y la trayectoria política de otros partidos y movimientos que construimos paz.

Ahora es que se empieza a medir y valorar los verdaderos revolucionarios, tenemos que apoyarnos y fortalecer nuestras bases políticas, ideológicas y el trabajo de masas y demostrar que nuestro amor al pueblo y a la paz se antepone a proyectos personales.
No podemos dejarnos llevar por el afán electoral. Aún queda tiempo de pensar una propuesta programática que defienda la paz de nuestro país y que esté a la altura que este momento histórico requiere y en quién la representará, pero sobretodo, intensificar el trabajo de masas, la más bella de todas las formas de lucha que está en los barrios, campos, con los necesitados.

El Acuerdo de la Esperanza nos puso a soñar bonito de nuevo, a soñar con la paz, con una Nueva Colombia para todos y todas. Soñemos y luchemos porque se haga realidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

¿Por qué el excomandante Andrés París ataca tan duro a Timochenko?

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Extraña regla quieren imponer los críticos acerbos del partido FARC. Sobre todo los que pertenecieron a sus filas alguna vez. Ellos pueden atacar el partido y su dirección, de manera abierta, cruda, incluso infame, recurriendo a las elaboraciones y argumentos más bajos. Se abrogan ese derecho que consideran inalienable, recurriendo a todos los espacios mediáticos y difundiendo por las redes al máximo sus infundios. Pero nadie puede responderles nada.
Si lo hace, está incurriendo en estigmatización, los sindica de disidentes, les confiere trato de enemigos. Cuanto se refiera a su labor corrosiva hace parte de inquinas y manipulaciones. Simplemente corrobora el espíritu antidemocrático y dictatorial que reina en el partido y sus dirigentes. Así que tienen la sartén por el mango, nadie puede contradecir sus dichos ni hacer claridad alguna sobre sus posiciones. Son la verdad revelada e incontrovertible.
A riesgo de convertirme de nuevo en blan…

En defensa del Partido de la Rosa

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algún documento histórico ha sido objeto de malas interpretaciones y consejas, ha sido precisamente el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera, conocido también como Acuerdo o Acuerdos de La Habana. Intereses de uno y otro lado se han empeñado en difamar de él, considerándolo por una parte como la consumación de la traición a la revolución, y por otra, como la consagración del comunismo en Colombia.
Desde los dos extremos del espectro político se han empeñado en impedir que el Acuerdo de Paz con las FARC tenga un desarrollo tranquilo. Teorías como la de que los revolucionarios no deben entregar las armas jamás, cumplen idéntico papel a aquellas que sostienen que el país le fue entregado a las FARC y por ende al castrochavismo. El resultado práctico de la acción de unos y otros es similar, impedir el paso a una Colombia diferente y en paz.
Que la derecha ultramontana calumnie el pacto de …

La extraña ciencia del profesor Carlos Medina Gallego

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

No suelo escribir sobre temas personales pues siempre he considerado este espacio como una oportunidad para exponer ideas. Si acaso algún asunto que toque una fibra íntima pueda haber provocado una columna en ese mismo tono, pero en líneas generales me he dedicado a opinar, consciente de que puede gustarle a mucha gente o no, apelando a la capacidad del público lector, quien en últimas define el curso de su pensamiento.
Esta primera columna de 2020, sin embargo, quiero dedicarla a un asunto que toca directamente conmigo. Y lo voy a soltar así, sin vueltas. Una amiga ofendida me envió el tuit que sobre mí publicó el profesor Carlos Medina Gallego, el cual normalmente debía ignorar, pues uno se acostumbra a las diatribas, las calumnias y las agresiones de los contradictores políticos. No sabía que el profesor de la Universidad Nacional lo fuera, al menos en ese extremo.
El tuit, de la cuenta oficial del profesor Medina, afirma: GABRIEL ANGEL…