Ir al contenido principal

Diego Palacio admite que sí compró reelección de Uribe

Noticia
El Espectador



El exministro de Protección Social se acogió a la Justicia Especial para la Paz y empezó a colaborar con la justicia para obtener beneficios


Era la ficha que faltaba. La justicia Colombia había condenado a la excongresista Yidis Medina por el delito de cohecho al vender su voto para que fuera aprobada en Comisión Primera de Cámara la reelección del expresidente Álvaro Uribe. Este había sido comprado con el nombramiento de un gerente para una Empresa Social del Estado y había sido entregado por el ministro de Protección Social de este gobierno, Diego Palacio Betancourt.


El alto funcionario del gobierno Uribe lo había negado en varias ocasiones, incluso su caso llegó a la corte Suprema de Justicia que en diciembre de 2015 ratificó su condena. En esa situación, Palacio seguía asegurando que era inocente y hasta amenazaba con ir ante tribunales internacionales por lo que consideró una persecución política.


Pero la clave estuvo en la Justicia Especial para la Paz (JEP). Diego Palacio se acogió a este tribunal de justicia transicional, hasta hace poco decía que no tenía nada nuevo que contar a las autoridades, pero no era así. El secretario ejecutivo de la JEP, Néstor Raúl Correa, confirmó que a su oficina llegó una solicitud del exministro para cogerse a la justicia transicional.


Lo importante es la contundencia de lo que plantea Palacio para recibir los beneficios. Es el primer funcionario del Gobierno Uribe que acepta que soborno a Yidis Medina para recibir su voto. El argumento que esgrime en la carta por medio de la cual se postuló a la JEP se resume en que por esos tiempos (años 2005) se libraba una dura batalla contra la guerrilla y que era necesario, por el bien del país, darle continuidad a la seguridad democrática.


"No podemos convertirnos desde el día 1 en un semáforo en rojo (...) La idea es que todo el mundo pueda acogerse a la Jurisdicción Especial para la Paz" (JEP). De esta manera el secretario ejecutivo de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), Néstor Raúl Correa, confirmó que su oficina acogió la solicitud del exministro Diego Palacio, condenado por cohecho (soborno), quien recientemente mostró su interés de acogerse a la JEP.


En un evento organizado por la OIM en el norte de Bogotá, con presencia de funcionarios como el viceministro de Justicia Carlos Medina, Correa acaba de confirmar que un juez de ejecución de penas será quien examine la petición del exministro Diego Palacio de acogerse a la JEP.


Correa expresó: "A nosotros nos corresponde establecer si hay nexo directo o indirecto con el conflicto pero no abrimos un proceso judicial. Le corresponde a los jueces de ejecución de penas decidir si el solicitante puede o no recibir la libertad transitoria; luego los magistrados de la JEP deciden si el caso tiene o no relación con el conflicto". 


"Fue un tema difícil", señaló Correa. "Lo estudiamos con calma". El exministro Palacio, recordó el secretario ejecutivo (e) de la JEP, pidió acogerse a la justicia para la paz argumentando que él cometió el delito en cuestión (sobornar a la entonces representante Yidis Medina a cambio de su voto para cambiar la Constitución y permitir la reelección de Álvaro Uribe) porque, para mantener la intensidad de los combates contra la guerrilla, se necesitaba la continuidad del gobierno Uribe.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…