Ir al contenido principal

Alarma en el Centro de Memoria Histórica: Mindefensa se mete en la dirección de la entidad

Noticia
Tomada de  El Pacifista 
Por María Flórez

Foto: César Romero-CNMH

El pasado 27 de marzo, diez días antes de que el presidente Juan Manuel Santos creó la Comisión de la Verdad pactada en La Habana, que promete desentrañar las verdades sobre el conflicto colombiano, el gobierno tomó una decisión que pasó de agache y que podría levantar ampolla. En un decreto de dos páginas, el Ejecutivo le dio un puesto al Ministerio de Defensa en el Consejo Directivo del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), la entidad que ha producido casi 70 informes sobre la guerra de manera independiente, por mandato de la Ley de Víctimas. En el decreto, firmado por el ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, y por el director del Departamento para la Prosperidad Social (DPS), Nemesio Roys, el gobierno decidió que la cartera de Defensa hará parte del órgano de dirección del Centro, integrado por la Unidad de Víctimas; los ministerios de Educación, Cultura y Justicia; el DPS y dos representantes de la Mesa Nacional de Víctimas. Por eso, a partir de ahora, el Mindefensa podrá participar en la toma de decisiones cruciales para el CNMH, que van desde definir en qué se gasta la plata hasta formular estrategias para priorizar las investigaciones y manejar el archivo sobre violaciones de derechos humanos. Vea aquí el documento: Decreto de inclusión del Mindefensa en el Consejo Directivo del CNMH La decisión, que empezó a cocinarse desde finales de 2016, tiene muy preocupados a los directores e investigadores del CNMH. Consultada por ¡Pacifista!, la entidad dijo que no se pronunciará oficialmente sobre el tema, ya que toca fibras en el alto gobierno. Sin embargo, dos fuentes del Centro, que conocen el tema de primera mano, le contaron a este portal que en la entidad están muy molestos porque el Ejecutivo tomó la decisión de manera unilateral y solo les pidió “acatar la orden” de recibir al Mindefensa. Las fuentes fueron claras: el CNMH no está de acuerdo con la decisión porque cree que atenta contra el espíritu independiente de la entidad y contra la propia Ley de Víctimas, que dice que el Estado no podrá promover la construcción de una “historia o verdad oficial”. De acuerdo con las personas consultadas, “la apuesta del CNMH no es por la memoria institucional, la del gobierno, sino por una memoria que dignifique a las víctimas, que hable del sufrimiento de la gente”. El otro tema que preocupa a los investigadores es el argumento con el que el gobierno incluyó al ministerio en el Consejo Directivo. De acuerdo con el decreto, la determinación se tomó porque, para satisfacer el derecho de las víctimas a conocer la verdad, es necesario que “las instituciones que participaron en el (conflicto) contribuyan al esclarecimiento de sus causas y a comprender las dinámicas institucionales y las relaciones políticas y sociales que lo desencadenaron y degradaron”. Frente a ese tema, las fuentes del Centro con las que habló ¡Pacifista! contestaron que, siguiendo ese argumento, todos los actores de la guerra (las guerrillas, los paramilitares y hasta los narcos) podrían pedir un puesto en ese organismo. Y que, partiendo de que fuera necesario involucrar a todos los actores en un mismo proceso de reconstrucción de memoria, las protagonistas deberían ser las víctimas, que por ahora solo tienen dos puestos en el Consejo Directivo del CNMH. Pero las Fuerzas Militares (FFMM), que dependen del ministro, tienen otra postura. Una fuente del Comando General de las FFMM, que pidió la reserva de su nombre, le dijo a ¡Pacifista! que a los militares les preocupa quedar en los anales de la historia como victimarios de esta guerra que arrancó en 1964. 


Según la fuente, los soldados y sus familias también son víctimas del conflicto y “tienen derecho” a participar en escenarios como el CNMH para reivindicarse como tales. Además, para dejar claro que “por los errores de algunos no se puedan borrar las victorias colectivas” y para que se reconozca el valor de las acciones cívico-militares, como el suministro de agua, la construcción de carreteras y la atención médica en regiones rurales apartadas. En resumen: para que no los dejen como los malos del paseo y para “conservar el honor militar”. La percepción de los militares, según la cual el Centro ha afectado su imagen, viene desde la época en que Luis Carlos Pinzón presidía la cartera de Defensa. En 2013, luego de que el CNMH publicara su voluminoso informe ‘¡Basta ya!’, Pinzón declaró que el Centro había puesto “en igualdad de condiciones a grupos terroristas, a bandas criminales, a estructuras narcotraficantes, con los soldados y policías”. Y dijo, además, que “no podemos aceptar que traten de construir una memoria histórica basada en las hipótesis de sectores radicales. La memoria histórica del país está clara: hemos sufrido una agresión por parte de organizaciones terroristas”. El entonces ministro también declaró que los crímenes cometidos por militares estaban siendo analizados por la justicia y que no podían ser estudiados con miras a construir hipótesis, porque se cometieron por “fuera de las instituciones y de las normas”. Uno de los apartados del ‘¡Basta ya!’ que molestó a los militares se llama “los agentes estatales”. En él, el CNMH incluyó los testimonios de víctimas de las masacres de Remedios, Antioquia, (1997); El Salado, Bolívar, (2000) y Bahía Portete, La Guajira, (2004), entre otras, que señalan a policías y militares como cómplices de paramilitares y responsables de violaciones a los derechos humanos. En el informe, el Centro declaró que “los testimonios sobre las relaciones de colaboración e, incluso, de connivencia entre agentes estatales y grupos armados ilegales se registran en la totalidad de los casos documentados”. Soraya Bayuelo es líder de víctimas, premio nacional de paz (2003) e impulsora del Museo Itinerante de la Memoria de los Montes de María, una región duramente golpeada por la guerra. Consultada por este portal, Bayuelo opinó que “los militares tienen derecho a hacer su relato oficial, pero estos espacios de reconstrucción de memoria deben ser de las víctimas de todos los actores. Los miembros de la Fuerza Pública, muchos de ellos condenados por ‘falsos positivos’, abusos de poder o colaboración con grupos paramilitares, no pueden salir impolutos”. Y agregó que “el Estado, que es uno de los actores del conflicto, debería ampliar la participación de las víctimas en vez de imponer cosas por decreto”. Mientras tanto, en el CNMH están a la espera de conocer cómo se desenvolverá el Mindefensa en el Consejo Directivo, que por ahora no ha intervenido en la elaboración o la redacción de las investigaciones. Desde ya, muchos opinan que los militares están buscando una “trinchera” desde la cual defenderse cuando arranquen las pesquisas en la Comisión de la Verdad y en la Jurisdicción Especial para la Paz que el gobierno y las Farc pactaron en La Habana.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…