Ir al contenido principal

¡Qué linda es la gente que lucha!

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel



“Me siento orgulloso de haber conocido a Simón Trinidad y Marianita Pérez, de haber conversado incontables horas con ellos, de ser el escribano que sus inigualables condiciones personales”

Yo no sé si las coincidencias corresponden a algún designio supraterrenal, pero hay en el fondo de ellas una incógnita misteriosa que no deja de sorprender. Terminé de escribir para la página oficial de las Farc-EP una crónica sobre Simón Trinidad, producto de haberme enterado que la zona veredal de Tierra Grata, en la serranía del Perijá, había sido bautizada así en homenaje a él, lo cual trajo a mi mente un torrente de recuerdos.
Alguien me había señalado desde tempranas horas del día que se cumplía el octavo aniversario del asesinato de Marianita, mi Nana, quizás con la intención de que yo me refiriera a ella en mi columna habitual de La pluma de Gabriel Ángel. Una vez enviada la crónica sobre Simón ingresé al twitter y entonces recibí una inesperada noticia. La página de Farianas, mujeres de Farc,  reproducía la crónica mía sobre Mariana Páez, escrita cinco años atrás con el corazón en ascuas.
Y pude percatarme enseguida de la inmensa cantidad de retuits que tenía. Mariana gozaba de una incalculable cantidad de seguidores y seguidoras, como si se pudiera decir así, se encontraba elevada a la categoría de una santa en las Farc, un ícono, una figura de extraordinarias condiciones a quien todas las guerrilleras amaban y admiraban. Un par de horas después, mi crónica sobre Simón rivalizaba con ella en cantidad de lecturas.
Me pregunté por qué sucedía eso, pero sobre todo por qué razón me había correspondido a mí dejar constancia escrita de la condición humana excepcional de esos dos camaradas con quienes me unió un largo período de años de experiencias comunes. Aún recuerdo a Mariana saludando a Simón con su habitual irreverencia en el Caguán, riendo a carcajadas con él, ignorantes cada uno de la suerte fatal que les depararía la vida en unos años.
Las dos crónicas tenían una sin igual difusión el mismo día. Y me había correspondido a mí el honor de escribirlas, de haber compartido inolvidables años en su compañía, sin que ninguno de los tres supiéramos que el registro de algunos de los momentos más hermosos de nuestras vivencias sería dado a conocer por mis manos apuntalando un teclado. La vida, inescrutable en sus recorridos, me había regalado la oportunidad que a ellos caprichosa había escamoteado.
Simón Trinidad y Mariana Páez están destinados por la Providencia, como dijera algún día El Libertador, a encarnar el amor y el sacrificio de los revolucionarios colombianos, que son latinoamericanos, que pertenecen a todos los rebeldes del mundo, destinados a ejemplificar la parte más noble y hermosa de los pueblos oprimidos, que luchan por su liberación sin imaginar el lugar que finalmente ocuparán con el tiempo en esta larga lucha de clases.
Me siento orgulloso de haberlos conocido a ambos, de haber conversado incontables horas con ellos, de ser el escribano que sus inigualables condiciones personales. Ojalá pudiera hacerlo mejor, con mayor acierto, con precisión matemática. Para que el mundo en realidad pudiera tener acceso a la inagotable inmensidad de sus almas, a la invalorable dimensión de su desprendimiento. Es tan corta una columna de prensa en comparación con la riqueza de sus corazones.
A quién vamos a creerle. A los artífices de la explotación, de la miseria, de las injusticias y la degradación humana, de la guerra, de la prepotencia y las humillaciones, de la discriminación y el desprecio a la diferencia. A los autores intelectuales y materiales de la caótica situación en que se debate el mundo de hoy, empeñados en señalar a los demás, a sus víctimas inconformes, de todo cuanto sucede a su alrededor. O vamos a creerles a los otros, a los que reclaman y se alzan.
A los que no cuentan con más recursos que la palabra, que la persecución acumulada, que la marca de los golpes recibidos por cuenta de los poderosos. A los que se atrevieron a pensar y fueron abaleados, a los que osaron hablar y terminaron encarcelados o ensangrentados. A los que alzaron la mano para golpear desde abajo a sus verdugos. A los que pese a las ostentaciones de fuerza de los potentados resolvieron un día a escupirles el rostro.
Hay que ver la jactancia con la que los eruditos notarios de la voluntad del poder del capital desatan sus versiones sobre la lucha de los indomables. Con qué arrogancia se refieren a ellos. Con qué veneno los dibujan. Son el orden establecido, representan la autoridad de la ley, como en su tiempo se sentían los virreyes de España, los mercaderes de esclavos, los encomenderos de La Corona, los predestinados a propagar por el mundo la inmutabilidad de la fe.
Yo me quedo con Simón Trinidad y con Mariana. ¡Qué linda es la gente que lucha! Y doy gracias a la vida por poder contar la grandeza excepcional de ella.

Comentarios

Entradas populares de este blog

A mi comandante... A mi padre

Comunicado Por Jorge Ernesto Suárez


A mí comandante, a mí camarada, a mí amigo, a mí padre.

Papá; Hoy estamos aquí los amigos, y cientos de familiares farianos. Estamos aquí porque vamos a construir, como era tu deseo, un país en donde ningún colombiano vuelva a acostarse con hambre. 
Firmamos la Paz papá, quien lo creyera no. Tanto trajinar, tanto monte que comimos, tantas ranchadas y operativos, tantas angustias y decisiones duras valieron la pena. 
Yo, todos los días me levanto y pienso en lo que me dijiste una vez por allá en el guayabero, “luche por la gente Chepe, pelee con ellos, sea digno de ganarse el amor de su pueblo… la vida es eso, vivirla, sentirla, amarla, vibrarla todos los días como si fuera el último, de nada sirven las riquezas ni las alcurnias, en eso no hay dignidad, en el amor que a uno le tienen es donde esta lo importante” 

Yo todos los días pienso en eso papá, y trato de seguirlo, trato de ser digno de la gente humilde, trato de ser digno de ustedes que murieron po…

División de las FARC, una cortina de humo

Análisis Por María Méndez Fundación Colombia Soberana


El Congreso constitutivo de las FARC, que le dio continuidad a la acción política de esta organización, pero ya sin el uso de las armas, y que tuvo un cierre hermoso en el cual aproximadamente 100 mil personas asistieron a la Plaza de Bolívar y, jubilosos, ondeaban las banderas de las FARC y de la paz, marca el inicio del fortalecimiento de la democracia colombiana y la construcción de la Nueva Colombia para todos y para todas. 
Después de este evento la andanada  de diversos artículos de opinión y noticias faranduleras, que hablan de una división entre los dirigentes de las  FARC con aseveraciones tales como que no pudieron abolir la verticalidad de la guerra,  les quedó grande la democracia y otras, que incluso rayan en tratamientos despectivos contra líderes de ese partido, son la constante. Pero ¿Para qué hacer algo así?
CORTINA DE HUMO
El compromiso de las FARC con los colombianos, los acuerdos y la paz, ha sido férreo. La dejación d…

Ejército y Policía disparan a los campesinos

Comunicado  Por ASOMINUMA






ASOCIACIÓN DE JUNTAS DE ACCIÓN COMUNAL DE LOS RÍOS MIRA,NULPE Y MATAJE

ASOMINUMA
DENUNCIA ANTE LA.COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL
Uniformados de Policía y Ejército arremeten en forma desproporcionada en contra de las comunidades manifestantes en la zona de Alto Mira y Frontera del Corregimiento de Llorente del municipio de Tumaco dejando hasta le momento cuatro campesinos muertos y una cantidad de heridos sin determinar.
En el marco de las manifestaciones pacíficas que se adelantan por parte de las comunidades campesinas presentes en la zona de Alto Mira y Frontera, que se han mantenido desde el día jueves 28 de Septiembre de 2017 en diferentes veredas como el Tandil, Brisas, Puerto Rico y el Divorcio en exigencia del cumplimiento de lo acordado en el acuerdo de Paz suscrito entre el Gobierno colombiano y las FARC EP, en cuanto a la concertación y voluntariedad que debe caracterizar los procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito, durante los días miércol…