Ir al contenido principal

La marcha de la nueva subversión

Análisis
Tomado de Las 2 Orillas
Por Gabriel Ángel

Gabriel Ángel

Los sectores convocantes a la marcha del primero de abril son entraña decisiva del régimen que se empeñan en derrocar

La marcha de la nueva subversión

Promueven una marcha para el primero de abril, con una serie de consignas y argumentos sorprendentes, que además son rematados con un curioso llamamiento a tumbar el régimen. Recalcan que un pueblo movilizado y en la calle no será derrotado.

Hacen la diferencia con lo que ocurre en Venezuela, afirmando que aquí la gente no es timorata como allá, donde salen a pedir la cabeza del gobierno pero resultan incapaces de sostenerse. No, en Colombia tendrán la persistencia suficiente para vencer.

Atribuyéndose un carácter semejante al de los indignados de Madrid, alegan que la situación nacional se ha hecho intolerable. Que no aguanta más. El gobierno y sus aliados deben caer. Estos últimos no son otros que los terroristas que se han hecho al poder.

Y los que si la gente no lo evita con la acción callejera, saldrán ganadores en las elecciones del próximo año, gracias a su habilidad para engañar con sus mentiras a todo el país. Eso significaría el infierno, el hambre, la persecución, el comunismo, el castrochavismo.

Es de esperar que el efecto agresivo de este lenguaje termine ahogado en su extremismo. Colombia está dando pasos trascendentales en dirección a sepultar odios y violencias. Si los alzados depusimos las armas a cambio del diálogo y la política legal fue para eso.

Los términos del Acuerdo Definitivo así lo prescriben. Se trata de que las diferencias ideológicas y programáticas en torno al futuro del país sean dirimidas en forma democrática, pacífica y civilizada. En abrir los espacios a quienes fueron siempre excluidos.

Que no son precisamente los convocantes a la marcha del primero de abril. Ocupan escaños en todas las corporaciones públicas, fungen como gobernadores, alcaldes, recién salieron de importantes cargos en los organismos de control.

Han gobernado el país durante muchos años. No consiguieron ejercer por tercera vez consecutiva la Presidencia, pero su movimiento político cerró filas en torno a Santos, su ministro estrella, y logró elegirlo en  2010, en alianza con otras fuerzas políticas.

Cuentan además con amplia difusión de su pensamiento en los grandes medios de comunicación, con el respaldo de importantes sectores empresariales y del agro. De hecho, así resulte incomprensible, los siguen y votan amplios núcleos populares y de capas medias.

Es decir, los sectores convocantes a la marcha del primero de abril son parte, entraña decisiva del régimen que se empeñan en derrocar. Y para cualquier observador desprevenido resulta claro que cargan con todos los vicios y taras que critican a éste.

Incluso puede calificárselos de peores. Quienes enrostran la corrupción al actual gobierno son los mismos de Invercolsa, Agro Ingreso Seguro, la compra de los votos para la reelección, los vínculos probados con el narcoparamilitarismo, entre otras joyas.

Por tanto no resulta difícil imaginar la verdadera razón de su repentina cruzada moralista, la avaricia, la envidia, el ver llenos de rabia cómo otros se benefician en su interés personal con el botín de los recursos públicos que consideran destinado solo para ellos.

Los desnuda el hecho de tener dificultades para lanzar un candidato exento de murmuraciones sobre su honradez. Pero además están sus acciones nefastas de gobierno, el aterrador índice de violaciones a los derechos humanos, el papel del DAS, los falsos positivos, etc.

Existen innumerables testimonios audiovisuales acerca del modo como respondieron a la inconformidad y la protesta social y política. La brutalidad de sus operaciones militares y policiales de represión compite con todo derecho a la empleada por el gobierno que maldicen.

Así  eso de pueblo en la calle y movilizado por sus derechos no pasa de ser una repugnante burla. Como esa de luchar hasta el fin por la caída del régimen. Nadie como ellos mató, desapareció, masacró, encarceló y extraditó arbitrariamente a tanta gente que luchó por cambiarlo.

Sus seguidores superan todos los límites de lo admisible cuando de responder a los revolucionarios y demócratas se trata. Adjetivos viles, lenguaje soez y amenazas de muerte son la contestación habitual cada vez que exponemos algo en las redes.

Cesada bilateral y definitivamente la confrontación, ubicadas las Farc en la zonas,  en curso la dejación de armas y pronta la reincorporación a la vida civil, sin otro recurso que su palabra para llegar a la gente en este país de riesgos fatales, ¿tiene sentido agitar no más Farc?

No más Santos se entendería. Pero el año entrante habrá elecciones y se lo va a remplazar. La marcha se torna pues en el comienzo de la campaña por el retorno de sus nefastos predecesores. No nos digamos mentiras, olivos y aceitunos todos son unos, lo decía Gaitán.

Sembrar el pánico colectivo para conseguir efectos políticos es propio del terrorismo. Y es el método favorito de los promotores de la marcha, que hoy se ufanan de su carácter subversivo. ¿Habrase visto una maniobra más demagógica? Tumbar el régimen, dan risa.

Comentarios

  1. La hipocresía , el odio la calumnia y la mentira los a llevado lejos, pero con muy pocas posibilidades de retornar a estos corruptos , criminales de lesa humanidad y al genocida uribe se les acabaron sus argumentos y terminaran ahogándose en su propio estiércol.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Este es un espacio para la sana exposición de las ideas. La paz se hace con un diálogo fundamentado en la descencia y el respeto. Por favor omitir groserias y vulgaridades.

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…