Ir al contenido principal

La carta de los generales

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Carlos Lozano


Un numeroso grupo de generales en retiro, entre ellos un ex ministro de Defensa, ex comandantes del Comando General de las Fuerzas Militares, Ejército Nacional, Armada Nacional, Fuerza Aérea Colombiana y Consejo de ex directores de la Policía Nacional, le hicieron llegar la semana pasada una carta al presidente Juan Manuel Santos en que le plantean la oposición a varios aspectos medulares del Acuerdo de La Habana, porque según ellos colocan en peligro la seguridad nacional. Entre los firmantes, llama la atención, que está el general Jorge Enrique Mora Rangel, quien hizo parte de la Delegación de Paz del Gobierno Nacional y aprobó el texto del Acuerdo Final en sus dos versiones, antes y después del plebiscito del dos de octubre del año pasado.


La carta aunque “amarra los perros” al final de la misma y le plantea al mandatario que intervenga para no ser calificados sus firmantes de “enemigos de la paz”, no hace ninguna alusión al logro del acuerdo y al hecho histórico que este signifique el fin por vía de la negociación de una aguda confrontación de más de medio siglo que no se resolvió en el campo de batalla. Los firmantes son generales derrotados porque fueron incapaces de dirigir a sus tropas a la victoria y ahora saltan al terreno político para oponerse, porque es el fondo oculto de la protesta, al acuerdo que le puso punto final a la guerra.

En el primer punto cuestionan la existencia de las Zonas y Puntos de Transición y Normalización donde los combatientes de las FARC-EP harán la dejación de las armas y los preparativos para el tránsito a un partido político de presencia nacional y pública. Los militares no ocultan su frustración porque querían presentar a los guerrilleros en largas filas para entregar las armas como si hubieran sido derrotados. Caen en un grave y malintencionado error histórico al decir que con las zonas puede acontecer lo mismo que con las llamadas repúblicas independientes en el pasado, que “tanto daño causaron a la integridad territorial de la nación”. No eran tales, así las llamó la entonces caverna extremo derechista para justificar la agresión armada, urdida desde Washington, para acabar la resistencia campesina a la violencia estatal y latifundista. Dicha agresión metió al país en una guerra de muchas tragedias y de más de medio siglo de duración, que ahora llega a su fin mediante un acuerdo pacífico, político y social.

El meollo de la carta es la resistencia que tienen los generales a la Justicia Especial de Paz. Protestan por lo que llaman el trato diferencial, pretenden es blindarse de las investigaciones de la JEP y de la verdad histórica por las responsabilidades que tienen en tantas violaciones de los derechos humanos. Aspiran a la seguridad jurídica. Sienten temor por la verdad, porque el principal violador de los DD.HH. ha sido el Estado, así como infractor del DIH.


Comentarios

Entradas populares de este blog

A mi comandante... A mi padre

Comunicado Por Jorge Ernesto Suárez


A mí comandante, a mí camarada, a mí amigo, a mí padre.

Papá; Hoy estamos aquí los amigos, y cientos de familiares farianos. Estamos aquí porque vamos a construir, como era tu deseo, un país en donde ningún colombiano vuelva a acostarse con hambre. 
Firmamos la Paz papá, quien lo creyera no. Tanto trajinar, tanto monte que comimos, tantas ranchadas y operativos, tantas angustias y decisiones duras valieron la pena. 
Yo, todos los días me levanto y pienso en lo que me dijiste una vez por allá en el guayabero, “luche por la gente Chepe, pelee con ellos, sea digno de ganarse el amor de su pueblo… la vida es eso, vivirla, sentirla, amarla, vibrarla todos los días como si fuera el último, de nada sirven las riquezas ni las alcurnias, en eso no hay dignidad, en el amor que a uno le tienen es donde esta lo importante” 

Yo todos los días pienso en eso papá, y trato de seguirlo, trato de ser digno de la gente humilde, trato de ser digno de ustedes que murieron po…

División de las FARC, una cortina de humo

Análisis Por María Méndez Fundación Colombia Soberana


El Congreso constitutivo de las FARC, que le dio continuidad a la acción política de esta organización, pero ya sin el uso de las armas, y que tuvo un cierre hermoso en el cual aproximadamente 100 mil personas asistieron a la Plaza de Bolívar y, jubilosos, ondeaban las banderas de las FARC y de la paz, marca el inicio del fortalecimiento de la democracia colombiana y la construcción de la Nueva Colombia para todos y para todas. 
Después de este evento la andanada  de diversos artículos de opinión y noticias faranduleras, que hablan de una división entre los dirigentes de las  FARC con aseveraciones tales como que no pudieron abolir la verticalidad de la guerra,  les quedó grande la democracia y otras, que incluso rayan en tratamientos despectivos contra líderes de ese partido, son la constante. Pero ¿Para qué hacer algo así?
CORTINA DE HUMO
El compromiso de las FARC con los colombianos, los acuerdos y la paz, ha sido férreo. La dejación d…

Ejército y Policía disparan a los campesinos

Comunicado  Por ASOMINUMA






ASOCIACIÓN DE JUNTAS DE ACCIÓN COMUNAL DE LOS RÍOS MIRA,NULPE Y MATAJE

ASOMINUMA
DENUNCIA ANTE LA.COMUNIDAD NACIONAL E INTERNACIONAL
Uniformados de Policía y Ejército arremeten en forma desproporcionada en contra de las comunidades manifestantes en la zona de Alto Mira y Frontera del Corregimiento de Llorente del municipio de Tumaco dejando hasta le momento cuatro campesinos muertos y una cantidad de heridos sin determinar.
En el marco de las manifestaciones pacíficas que se adelantan por parte de las comunidades campesinas presentes en la zona de Alto Mira y Frontera, que se han mantenido desde el día jueves 28 de Septiembre de 2017 en diferentes veredas como el Tandil, Brisas, Puerto Rico y el Divorcio en exigencia del cumplimiento de lo acordado en el acuerdo de Paz suscrito entre el Gobierno colombiano y las FARC EP, en cuanto a la concertación y voluntariedad que debe caracterizar los procesos de sustitución de cultivos de uso ilícito, durante los días miércol…