Ir al contenido principal

La carta de los generales

Análisis
Tomado de Pacocol
Por Carlos Lozano


Un numeroso grupo de generales en retiro, entre ellos un ex ministro de Defensa, ex comandantes del Comando General de las Fuerzas Militares, Ejército Nacional, Armada Nacional, Fuerza Aérea Colombiana y Consejo de ex directores de la Policía Nacional, le hicieron llegar la semana pasada una carta al presidente Juan Manuel Santos en que le plantean la oposición a varios aspectos medulares del Acuerdo de La Habana, porque según ellos colocan en peligro la seguridad nacional. Entre los firmantes, llama la atención, que está el general Jorge Enrique Mora Rangel, quien hizo parte de la Delegación de Paz del Gobierno Nacional y aprobó el texto del Acuerdo Final en sus dos versiones, antes y después del plebiscito del dos de octubre del año pasado.


La carta aunque “amarra los perros” al final de la misma y le plantea al mandatario que intervenga para no ser calificados sus firmantes de “enemigos de la paz”, no hace ninguna alusión al logro del acuerdo y al hecho histórico que este signifique el fin por vía de la negociación de una aguda confrontación de más de medio siglo que no se resolvió en el campo de batalla. Los firmantes son generales derrotados porque fueron incapaces de dirigir a sus tropas a la victoria y ahora saltan al terreno político para oponerse, porque es el fondo oculto de la protesta, al acuerdo que le puso punto final a la guerra.

En el primer punto cuestionan la existencia de las Zonas y Puntos de Transición y Normalización donde los combatientes de las FARC-EP harán la dejación de las armas y los preparativos para el tránsito a un partido político de presencia nacional y pública. Los militares no ocultan su frustración porque querían presentar a los guerrilleros en largas filas para entregar las armas como si hubieran sido derrotados. Caen en un grave y malintencionado error histórico al decir que con las zonas puede acontecer lo mismo que con las llamadas repúblicas independientes en el pasado, que “tanto daño causaron a la integridad territorial de la nación”. No eran tales, así las llamó la entonces caverna extremo derechista para justificar la agresión armada, urdida desde Washington, para acabar la resistencia campesina a la violencia estatal y latifundista. Dicha agresión metió al país en una guerra de muchas tragedias y de más de medio siglo de duración, que ahora llega a su fin mediante un acuerdo pacífico, político y social.

El meollo de la carta es la resistencia que tienen los generales a la Justicia Especial de Paz. Protestan por lo que llaman el trato diferencial, pretenden es blindarse de las investigaciones de la JEP y de la verdad histórica por las responsabilidades que tienen en tantas violaciones de los derechos humanos. Aspiran a la seguridad jurídica. Sienten temor por la verdad, porque el principal violador de los DD.HH. ha sido el Estado, así como infractor del DIH.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El 'enemigo interno' del Estado no solo son las FARC

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana




Las horas pasan lentas entre el espanto y la esperanza. Pareciéramos revivir los años del final de la década de los 80 y los 90. Casi dos masacres por semana perpetradas  por el Estado y sus grupos militares y paramilitares.  Todo tenía  su  origen  en  el hecho  histórico  que significaba los diálogos entre  la guerrilla y el gobierno de Belisario Betancur. La   esperanza de  paz  había  surgido  en   Casa   Verde, luego,  la   traición  y  el  bombardeo  con  que  el gobierno  de  César Gaviria pretendía asesinar al Camarada Manuel Marulanda Vélez y a toda la dirección de las  FARC.
Siguieron años oscuros masacres tras masacre bajo la mirada y batuta del Estado y los medios masivos de comunicación que deformaban la información y avalaban la política de terror estatal que no dejaba de asesinar, violar, quemar calcinar la esperanza, sin embargo ésta resurgía en el Caguán. 

Estos diálogos se erigían como una ventana abierta a conseguir un acuerdo …

Lo que viene para De la Calle, tras ser elegido candidato liberal 2018

Noticia Por El Tiempo

Con un llamado a quienes “han presentado sus candidaturas a favor de la paz y contra toda forma de corrupción” para unirse y conquistar el poder en 2018, el candidato presidencial del Partido Liberal, Humberto de la Calle, comenzó este domingo la búsqueda de una coalición que defienda el acuerdo de paz alcanzado con las Farc, en La Habana.
El llamado se produjo minutos después de que se conociera que su nombre se impuso sobre el del exministro Juan Fernando Cristo en la consulta del Partido Liberal que escogió candidato presidencial.
El triunfo de De la Calle se dio en medio de una jornada que en muchas partes del país se caracterizó por la baja asistencia: apenas votó el 2,12 por ciento del Censo Electoral.
Con el 100 por ciento de la votación escrutada, De la Calle alcanzó 365.658 votos y Cristo 324.277 apoyos. La participación total, según la Registraduría, fue de 744.521 ciudadanos.
Desde su sede de campaña, Cristo aceptó la derrota y le manifestó a De la Calle que…

El 25% de los ecosistemas del país se encuentra en estado crítico

Noticia Por Semana

Hablar del impacto que tiene el ser humano sobre la naturaleza no es una novedad. Sin embargo, más allá de las constataciones que se pueden hacer por la experiencia, no existe información confiable que le otorgue una dimensión exacta a esa realidad.
Así pasa en Colombia, donde las noticias sobre evenenamiento de ríos con mercurio, tala desaforada de bosques naturales y desaparición de animales y plantas se han vuelto un asunto cotidiano cuya magnitud, sin embargo, estamos lejos de cuantificar.
Le puede interesar: Pérdida de biodiversidad amenaza los ecosistemas del planeta
Al menos hasta este jueves, cuando la organización WWF presentó el Informe Colombia Viva 2017. Se trata de un compendio de la transformación histórica de los ecosistemas del país, así como un examen detallado del estado actual de la biodiversidad y de los servicios ecosistémicos que brinda.
Como era de esperarse, los resultados no son alentadores. De los 85 tipos de ecosistemas que hay en Colombia, 20 s…