Ir al contenido principal

La Última Marcha Guerrillera

Análisis
Tomado de FARC-EP
Por Gabriel Ángel



Lo mejor de nuestras vidas se ha ido con cada paso en las marchas. Muchos de los compañeros o compañeras con quienes anduvimos ya no nos acompañan.
Observé por las redes la difusión de videos e imágenes de guerrilleros y guerrilleras de las FARC-EP trasladándose a las Zonas Veredales Transitorias de Normalización, en las que se llevarán a cabo la dejación de las armas y la reincorporación a la vida civil. No pude evitar la tristeza al pensar que se trata de la última de sus marchas como movimiento insurgente.
Recuerdo que en mis primeros días en filas escuché a algún camarada hablar de las marchas. Las definía como lo más bonito que tenía la vida guerrillera. En ellas se ponía a prueba el temple de los combatientes. Primero por el peso que se debía llevar a la espalda en los equipos, el cual solía rondar las tres arrobas, a las que había que agregar las fornituras y las armas.
El esfuerzo físico que implicaba aquello exigía fortaleza corporal y moral. Eran horas y horas de tránsito por todo tipo de relieves y cualesquiera fueran las condiciones del clima, bajo el sol o la luna si la había. Por lo regular durante varios días, que en ocasiones podían ser semanas o incluso meses. Cada uno debía responder por sí mismo, no podía ser la traba para el conjunto.
Producía molestia cuando alguno se quedaba por obra de la fatiga y retrasaba la marcha del colectivo. Por lo regular el mando esperaba hasta cuando no diera más, y entonces daba la orden de remolcarlo, es decir repartir sus cosas entre los demás para que lo ayudaran en su flaqueza. Tenía que ser así para que ningún avispado quisiera aprovecharse de los otros.
El remolcado continuaba caminando dominado por la vergüenza. Algunos lo comprendían y le daban voces de aliento. Otros, los machistas, como se los solía calificar, aprovechaban para criticar con acidez su debilidad. Eran cosas que pronto se olvidaban, salvo cuando había alguno, hombre o mujer, a quien frecuentemente le ocurría lo mismo. Entonces la reacción era ojeriza.
El desayuno se recibía temprano y se empacaba a un lado del equipo. Alguna cancharina, la apetitosa tortilla endulzada de harina de trigo, quizás algún pedazo de carne frita y medio vaso de limonada o chocolate que se llevaba en la cantimplora. Si se salía a marcha a las cinco pasadas, un poco antes de las siete se cumplía la parada para desayunar y descansar un poco.
Después se reanudaba la caminata con breves paradas de diez minutos cada hora a fin de recuperar fuerzas. Nunca dejaban de aparecer obstáculos o imprevistos. La cañada de aguas crecidas o el río que había que vadear. Los largos tramos de caminos cubiertos de barro en los que las botas se hundían hasta las rodillas, las empinadas cuestas por las que tocaba ascender.
Era prohibido hablar en voz alta. Las comunicaciones se transmitían de combatiente a combatiente acercándose a su oído. Entre uno y otro podía haber cinco metros de distancia. También existía un código de señales con las manos. Si uno veía que los de adelante se llevaban la mano a la cabeza y se quitaban la gorra significaba que había civiles en el camino.
Entonces sobrevenía la orden de ocultarse a su vista. Como un rayo todos corrían a izquierda o derecha, se tendían en el suelo cubriéndose con la vegetación, o se refugiaban tras gruesos troncos para no ser vistos. Una vez pasaban los civiles y se perdían a la distancia, se salía de los escondites y la marcha se reanudaba en idéntico orden a como venía.
Cada cruce de caminos tenía que ser cubierto. Entonces, en orden, cada guerrillero se detenía allí con su arma lista, mientras el que venía atrás lo alcanzaba y repetía su gesto. En los descansos se ubicaban guardias a lado y lado de la hilera. La vanguardia, algo adelantada al grueso, y la retaguardia, algo retrasada del mismo, se encargaban de la seguridad en los extremos.
El almuerzo también se llevaba en los equipos. Un revuelto de arroz blanco con fríjoles, lentejas o arvejas, al que llamábamos empedrado. La sobremesa, una limonada o un fresco, eran preparados a prisa por los designados, que generalmente corrían con las ollas número 40 al caño más cercano en busca del agua. Era la parada más larga de una marcha, podía durar hasta una hora.
De noche las marchas nunca rendían tanto como en el día. Más cuando se prohibía alumbrar y había que caminar con los ojos puestos en los hombros del de adelante. Por eso en lo oscuro el intervalo de uno a otro desaparecía o se reducía a menos de un metro. Había que caminar como pedaleando y atento a si los hombros de quien nos precedía subían o bajaban.
Así se adivinaba si el terreno se hundía o emergía y se preparaba el paso antes de darlo. En caso de algún hueco en el que se pudiera caer, había que detenerse a su lado y advertírselo en voz baja a que venía atrás, e incluso darle la mano para que pasara indemne. Este debía repetir el mismo procedimiento con el que venía tras él.
Desde luego que no faltaban accidentes, como el que rodaba repentinamente por una falda abajo, lo cual solía ocurrir en los caminos que cortaban las laderas de los filos. De pronto alguien gritaba ¡se fue uno!, y los demás lo oían pelotearse contra el suelo o los troncos durante unos segundos. Él mismo se encargaba de indicar si estaba bien o había que bajar a ayudarlo.
Si la cosa no pasaba a mayores se convertía de inmediato en chiste. Los guerrilleros siempre estaban felices, aún en los momentos más difíciles, dispuestos a reír a carcajadas por el menor motivo. Esos accidentes solían ser uno. Siempre se inculcó que el buen humor era reflejo de alta moral. Un guerrillero irascible o amargado frisaba en la desmoralización para los otros.
Terminada la jornada había que construir la caleta en que se pasaría la noche, buscar macheta en mano guindaderos para la hamaca u hojas de palma para tender en el piso y varas para amarrar toldillo y carpa de casa. Correr al caño a tomar el baño y lavar la ropa, la misma que tras dejarse escurriendo en la noche, volvía a vestirse en la mañana para no ensuciar otra.
Esto último era soportable en climas cálidos, pero una tortura cuando había que hacerlo en cerros fríos. No hacerlo implicaba cargar mudas de ropa mojada en el equipo, algo que a ninguno agradaba, pues se iban sumando dos y hasta tres, es decir mayor peso cada día, sin solución a la vista. Si había un día de descanso, secar esa ropa era una tarea inaplazable.
Se marchaba por un cambio de zona de operación, o de campamento, o para cumplir alguna misión específica, para ir a un combate o regresar de él. Podían sumarse heridos o enfermos para cargar en hamaca, una hazaña para la que se escogía un grupo especial que trabajaba con auténtico heroísmo, pues no descansaban un solo instante durante horas.
Por muchos años fue prohibido apelar a vehículos o canoas para moverse de un sitio a otro. Todo desplazamiento tenía que hacerse a pie. No creo que exista alguien capaz de caminar tantos kilómetros sin descansar, como puede hacerlo un guerrillero con buena salud. Mujeres y hombres se habituaban por igual a las más duras jornadas sin quejarse por ello nunca.
La autorización de medios de transporte se fue produciendo poco a poco, según se desarrollaba la guerrilla y creaba mejores condiciones de seguridad. Camiones, camionetas, canoas a motor y voladoras comenzaron a usarse cuando las condiciones lo permitían. En muchos casos su empleo indebido causó tragedias con muertos, heridos y prisioneros a granel.
Ahora veo los guerrilleros en caravanas de automóviles y embarcaciones, escoltados incluso por garantes internacionales, con destino a las zonas veredales. Visten sus uniformes verdes, suben carga a los vehículos, portan sus armas y sonríen y bromean entre ellos. Su moral es alta sin duda, pese a que saben que ya nunca las cosas volverán a ser iguales.
Confieso que me invade la nostalgia. Han sido muchos años, quizás demasiados para otras personas que no seamos nosotros. Lo mejor de nuestras vidas se ha ido con cada paso en las marchas. Muchos de los compañeros con quienes anduvimos, ya no nos acompañan. Pero otros miles sí. Ahora emprenden su última marcha, y ¡cómo parte el alma saberlo!
La Habana, 31 de enero de 2017.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…