Ir al contenido principal

EMPEZANDO UN AÑO DECISIVO

Análisis
Por Jaime Caycedo

Resultado de imagen para luchas por la paz en colombia
Foto por Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia 

2017 promete ser un año que enlaza momentos distintos de la historia, la lucha popular y la política. Es el complejo tránsito a la terminación de una guerra contrainsurgente, sobrevivencia atávica de la guerra fría. El desafío desde el poder clasista a un pueblo que desea la paz pero que no acepta la imposición a mansalva y simultánea de un salario miserable y un terremoto de alzas expropiatorias. Una ultraderecha organizada que conspira desabrochadamente contra el Acuerdo de Paz y emprende en medio de la mayor impunidad el exterminio de activistas de la izquierda popular.

Con todo, es muy importante que se haya puesto en marcha la ley de amnistía, indulto y situaciones especiales vía fast-track y se inicie el trámite de las reformas para la justicia transicional restaurativa. Ello muestra que el Acuerdo vive y que su implementación camina. Pero a la vez desconcierta y sobre todo preocupa la afirmación temeraria de que en Colombia no hay paramilitarismo como dice el propio Ministro de defensa. Lo desmiente contundentemente el informe de la Misión de la ONU presentado por su Secretario general. Es real que se han callado los fusiles pero el espíritu guerrerista persiste, los poderes del narcocapitalismo, de los terratenientes y de la propaganda mediática siguen atizando el matoneo, la amenaza y la muerte. A los/as trabajadores y al pueblo les corresponde responder con movilización en calles, plazas y carreteras a los intentos de trampear la paz ganada con tan duros y colectivos esfuerzos históricos.

La carrera presidencial ha partido y recorrido buen trecho. Es otro ingrediente del momento político. Vargas Lleras alardea de autoritarismo y coscorrones, adelanta su campaña con el programa de vivienda gratis y los recursos del erario sin que su partido se deslinde de los señoríos paramilitares o asuma un compromiso transparente con la paz. El Centro Democrático, el partido de extrema derecha que Uribe intentó sin éxito desde sus gobiernos propone desmontar el Acuerdo de paz mientras activistas ad hoc del “populismo” demagógico militarista colectan firmas para revocar a Santos. El ambiente conspirativo intenta canalizar el justo descontento social con las burdas medidas que descargan en el bolsillo de los pobres el costo de la crisis del modelo capitalista neoliberal y del globalismo transnacional. Se busca desestabilizar la situación y contraponer la justa inconformidad a la implementación del Acuerdo de Paz. Las corrientes de la U, liberales y conservadores que apoyan el proceso de paz pagan el precio de sus limitaciones de clase e incapacidad para aceptar una apertura democrática franca y profunda. El Estado al servicio del enriquecimiento privado y de la corrupción que le sigue se denuda con los escándalos de Reficar, Odebrecht, Interbolsa, etc, que la Fiscalía sabe conducir luego de un relumbrón justiciero de primer momento. En el discurso de Claudia López, Robledo, Navarro y Petro se advierta muy débil compromiso con la paz democrática, donde al gesto concelebrado de poner fin a la insurgencia no subraya por igual la urgencia de desmontar el paramilitarismo, construir las garantías para detener el exterminio y consolidar la no repetición de la violencia del sistema. La actitud de rehuir un acercamiento con la izquierda no es un buen mensaje en el momento crítico de definir la unidad indispensable para un rumbo democrático.

La transición al nuevo país exige unir todas las fuerzas disponibles de la nación en la construcción de justicia social para la paz. No es tarde para entender que los Acuerdos, tanto el actual como el que nazca con el ELN, son el eje de un programa de democratización avanzada en lo político, lo económico, lo social y ambiental, como alternativa inmediata al orden decadente y en crisis. No es tarde para reflexionar y comprender que la prioridad es consolidar el paso a la paz democrática para cerrarle el camino al fascismo local e imperial. No es tarde para tender los puentes del diálogo en la izquierda, con mucha amplitud, con sentido creador y con voluntad unitaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…