Ir al contenido principal

EMPEZANDO UN AÑO DECISIVO

Análisis
Por Jaime Caycedo

Resultado de imagen para luchas por la paz en colombia
Foto por Movimiento Bolivariano por la Nueva Colombia 

2017 promete ser un año que enlaza momentos distintos de la historia, la lucha popular y la política. Es el complejo tránsito a la terminación de una guerra contrainsurgente, sobrevivencia atávica de la guerra fría. El desafío desde el poder clasista a un pueblo que desea la paz pero que no acepta la imposición a mansalva y simultánea de un salario miserable y un terremoto de alzas expropiatorias. Una ultraderecha organizada que conspira desabrochadamente contra el Acuerdo de Paz y emprende en medio de la mayor impunidad el exterminio de activistas de la izquierda popular.

Con todo, es muy importante que se haya puesto en marcha la ley de amnistía, indulto y situaciones especiales vía fast-track y se inicie el trámite de las reformas para la justicia transicional restaurativa. Ello muestra que el Acuerdo vive y que su implementación camina. Pero a la vez desconcierta y sobre todo preocupa la afirmación temeraria de que en Colombia no hay paramilitarismo como dice el propio Ministro de defensa. Lo desmiente contundentemente el informe de la Misión de la ONU presentado por su Secretario general. Es real que se han callado los fusiles pero el espíritu guerrerista persiste, los poderes del narcocapitalismo, de los terratenientes y de la propaganda mediática siguen atizando el matoneo, la amenaza y la muerte. A los/as trabajadores y al pueblo les corresponde responder con movilización en calles, plazas y carreteras a los intentos de trampear la paz ganada con tan duros y colectivos esfuerzos históricos.

La carrera presidencial ha partido y recorrido buen trecho. Es otro ingrediente del momento político. Vargas Lleras alardea de autoritarismo y coscorrones, adelanta su campaña con el programa de vivienda gratis y los recursos del erario sin que su partido se deslinde de los señoríos paramilitares o asuma un compromiso transparente con la paz. El Centro Democrático, el partido de extrema derecha que Uribe intentó sin éxito desde sus gobiernos propone desmontar el Acuerdo de paz mientras activistas ad hoc del “populismo” demagógico militarista colectan firmas para revocar a Santos. El ambiente conspirativo intenta canalizar el justo descontento social con las burdas medidas que descargan en el bolsillo de los pobres el costo de la crisis del modelo capitalista neoliberal y del globalismo transnacional. Se busca desestabilizar la situación y contraponer la justa inconformidad a la implementación del Acuerdo de Paz. Las corrientes de la U, liberales y conservadores que apoyan el proceso de paz pagan el precio de sus limitaciones de clase e incapacidad para aceptar una apertura democrática franca y profunda. El Estado al servicio del enriquecimiento privado y de la corrupción que le sigue se denuda con los escándalos de Reficar, Odebrecht, Interbolsa, etc, que la Fiscalía sabe conducir luego de un relumbrón justiciero de primer momento. En el discurso de Claudia López, Robledo, Navarro y Petro se advierta muy débil compromiso con la paz democrática, donde al gesto concelebrado de poner fin a la insurgencia no subraya por igual la urgencia de desmontar el paramilitarismo, construir las garantías para detener el exterminio y consolidar la no repetición de la violencia del sistema. La actitud de rehuir un acercamiento con la izquierda no es un buen mensaje en el momento crítico de definir la unidad indispensable para un rumbo democrático.

La transición al nuevo país exige unir todas las fuerzas disponibles de la nación en la construcción de justicia social para la paz. No es tarde para entender que los Acuerdos, tanto el actual como el que nazca con el ELN, son el eje de un programa de democratización avanzada en lo político, lo económico, lo social y ambiental, como alternativa inmediata al orden decadente y en crisis. No es tarde para reflexionar y comprender que la prioridad es consolidar el paso a la paz democrática para cerrarle el camino al fascismo local e imperial. No es tarde para tender los puentes del diálogo en la izquierda, con mucha amplitud, con sentido creador y con voluntad unitaria.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comandante Jaime Guaraca analiza situación actual de Colombia

Reportaje Por Nelson Lombana S. Fotos Camila




El sueño eterno de estar frente  al camarada Jaime Guaraca Durán, segundo hombre al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) después del comandante Manuel Marulanda Vélez, durante un largo período de la dura lucha revolucionaria armada en Colombia, se vino a cristalizar el pasado 15 de octubre en Cuba, cuando pude hacerle un extenso reportaje que más tarde publicaremos en su totalidad en un folleto para que circule profusamente por el país, muy especialmente por el departamento de Tolima.


Durante más de cuatro horas, el camarada Guaraca contestó los interrogantes haciendo alarde de una memoria prodigiosa y una convicción política y revolucionaria a toda prueba. Su rostro cansado por los años se ilumina cuando evoca el nombre de Colombia y describe con sutiliza su gesta al lado del movimiento guerrillero más antiguo que el año pasado decidió decirle adiós a las armas, en un acuerdo concebido en la…

Asesinado comunista tolimense en Villavicencio

Noticia Tomado de Pacocol Por Nelson Lombana

La preciosa sangre comunista sigue bañando el territorio colombiano producto del régimen imperante. La cruel intolerancia, el odio y la venganza hacen estragos, mientras que el gobierno de derecha le dice a la comunidad nacional e internacional que en Colombia no pasada nada, que la paz fluye por todo el territorio.

El pasado 10 de noviembre, fue asesinado el comunista Jairo Silva Trujillo, de siete impactos de bala en Villavicencio, capital del departamento del Meta, hacia las seis de la tarde, cuando cerraba su pequeño negocio y se disponía descansar. Alcanzó a llegar con vida a la clínica, pero los médicos no pudieron hacer nada falleciendo hacia las 9:30 de la noche.  Varios sicarios al parecer se marcharon tan campantes como llegaron a cometer el execrable crimen.
Jairo Silva Trujillo había nacido el 7 de agosto de 1976, es decir, tenía escasamente 41 años de edad. Era hijo de Reinaldo Silva y Carmen Trujillo, prestante familia del municipi…

50 años de la muerte del Che y 100 de la revolución rusa

Análisis Por Gabriel Ángel



Hasta el día de hoy nadie puede demostrar que tiene toda la razón en cuestiones de revolución y socialismo. Los pueblos indagan y construyen verdades y hay que respetarlos.



Octubre de 2017 llega a nosotros con un doble impulso político y moral. El cincuenta aniversario de la muerte de Che no puede pasar desapercibido para ninguno, en la medida que encierra una significación verdaderamente histórica. Pero como si fuera poco, a tal conmemoración se agrega la del centenario de la revolución rusa, el más grande experimento humano en busca de la justicia. La coincidencia abriga mucho más que una simple concurrencia de fechas. 



Del anecdotario de la revolución cubana se extrae la escena de Fidel preguntando a la dirigencia insurreccional victoriosa, si había dentro de ellos algún economista para ponerlo al frente del Banco Nacional, resultando el conjunto sorprendido cuando el Che se señaló a sí mismo como el indicado. Dicen que al preguntarle por qué afirmaba ser e…