Ir al contenido principal

Basta ya, no más mentiras, el pueblo exige cambios ya

Análisis
Tomado de BOCAC
Por Teófilo Gonzáles - Frente 21 de las FARC-EP.

¡Basta ya!

Es preocupante la situación que se presenta, cuando después de la firma del acuerdo final entre las FARC-EP y el gobierno nacional, se siguen incurriendo en actos de violencia ya que desde los meses de octubre, noviembre, diciembre del año pasado y comenzando enero del 2017, se sigue presentando una fuerte represión por parte de paramilitares que siempre han estado en la zona, por otro lado fuerza pública y el INPEC en las cárceles, quienes han venido cometiendo actos graves en contra de la población civil, violación de los derechos humanos y violando las reglas que rigen CFHBD en zonas como Tumaco Nariño, Cauca y Tolima. Hay que recordar, teniendo en cuenta lo pactado con las FARC-EP y el Gobierno Nacional cuando se habla en el acuerdo de las reglas que rigen el CFHBD y DA y los protocolos del acuerdo de CFHBD y DA el que dice textualmente: “respecto al fin del conflicto, las reglas que rigen el CFHBD y DA reconocen la afectación de los derechos humanos y de las libertades civiles constituyen violaciones del CFHBD y DA, cuando son cometidas por las partes del acuerdo”

n los departamentos del Tolima, Valle, Cauca y Nariño, especialmente en el municipio de Tumaco Nariño donde están haciendo presencia tres grupos de paramilitares a la luz pública, las comunidades están muy preocupadas por las amenazas, desplazamientos y asesinatos que son frecuentes en esta región.

Las comunidades dan los informes concretos de la ubicación y movimiento de los paramilitares, con el fin de que el ejército nacional haga presencia y combata a estos grupos que le están causando daño a los acuerdos de la paz. Por ahora no se ha escuchado ni un enfrentamiento del ejercito con estos grupos que azotan a la población campesina.

Lo que no se entiende porque una patrulla del ejército al mando del mayor Gonzalo Torres sí tiene tiempo para investigar y chantajear de una forma abusiva y represiva a los campesinos del municipio el Charco Nariño sobre el rio Tamaje y no tiene tiempo para combatir a los grupos de paramilitares. Si hay tiempo para que atropellen y violen sus derechos a los presos políticos, si hay tiempo para quemarles las casitas a los campesinos, si hay tiempo para planear y dar información para que asesinen a los líderes populares. Esto no es la paz que estamos buscando.

El ministro de defensa Luis Carlos Villegas, públicamente dice que en Colombia no hay paramilitares, entonces estos grupos de 20, 30 y 40 que andan con uniformes camuflados, armas largas y cortas, y desplazan, amenazan y asesinan a la población civil, quiénes son?

Pueden ponerle el nombre que quieran a estos grupos de asesinos, pero constitucionalmente el Estado con sus fuerzas militares debe responder por la seguridad de todos los colombianos y colombianas. Pero la realidad es otra, la población civil que reclama sus derechos y pide inversión social para su región, son las víctimas y están desprotegidas.

¿Será que más de medio siglo de guerra no es suficiente para que la oligarquía reaccionaria entienda que no queremos más muertos? ¿Que la sociedad quiere un nuevo país? ¿Que estamos cansados de que los mismos gobiernen se presten para que otros países se roben nuestras riquezas y permitan que invadan nuestro territorio?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Caen líderes, dirigentes, exguerrilleros y niños

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Si algo queda claro de los episodios que en materia de orden público sacuden al país, es que se equivocan de cabo a rabo quienes insisten en echar leña al fuego de la confrontación militar, los amigos de la guerra, así como se equivocan también los que se empeñan en reavivar una lucha armada que lo único que produce a diario son múltiples horrores. La verdad es que la única solución viable es la implementación integral de lo acordado en La Habana.

El Estado colombiano firmó un Acuerdo de Paz con la organización guerrillera más fuerte e influyente en la vida nacional, las Farc. Gracias a este se puso fin a un conflicto de más de medio siglo y el país sintió un profundo alivio. En extensas regiones se pudo por fin vivir en la normalidad, y se esperaron ansiosamente, de acuerdo con lo pactado, los planes de ayuda del Estado que erradicarían la pobreza y elevarían su nivel de vida.
La salida de las Farc, que ejercían poder y establecían un ord…

La derecha sigue siendo muy fuerte en Colombia

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Muchos coinciden con la opinión de que el partido de gobierno sufrió una derrota contundente en las elecciones del domingo 27, concluyendo que no es cierto que el país se encuentre en manos de la derecha, como se pensó cuando Iván Duque derrotó a Petro en las últimas elecciones presidenciales. Las alcaldías de Bogotá, Medellín y Cali bastan para certificarlo.
Creo pasan cosas que inducen a pensar que la derecha sigue fuerte, solo que se ha difuminado en una serie de actores y posiciones que consiguen disimularla. No se trata de que el señor Álvaro Uribe conserve un alto índice de aceptación o no. Se trata de que sus ideas y prácticas se generalizan, aunque rostros y discursos distintos se asomen al escenario.
De otra manera no podrían explicarse fenómenos que de algún modo se imponen, sin la reacción que debieran despertar si primara una concepción diferente. Son 169 exguerrilleros firmantes del Acuerdo de Paz de La Habana, los asesinados …

Salida de Botero debe ser acompañada por un cambio en la política de seguridad

Comunicado Tomado de FARC Por Consejo Político Nacional

La renuncia del ministro de Defensa, Guillermo Botero, es una oportunidad para que el gobierno de Iván Duque ajuste su errada política de seguridad y defensa, que está llevando al país hacia el pasado de guerra y odio que se venía dejando atrás.
El asesinato de líderes sociales e integrantes de las FARC-EP  en proceso de reincorporación, las recientes masacres de indígenas en el departamento del Cauca, y la trágica muerte de ocho menores de edad en un desproporcionado bombardeo autorizado por el presidente Iván Duque,  son expresiones nefastas de esta situación.
La salida del ministro Botero no puede paralizar las investigaciones sobre las responsabilidades en los varios casos de presuntos crímenes de Estado. Los asesinados no pueden quedar en la impunidad. Pero, además, es necesario y urgente cambiar la doctrina del enemigo interno. El gobierno debe cambiar su interés de profundizar y empezar nuevos conflictos.
La actual política de s…