Ir al contenido principal

Basta ya, no más mentiras, el pueblo exige cambios ya

Análisis
Tomado de BOCAC
Por Teófilo Gonzáles - Frente 21 de las FARC-EP.

¡Basta ya!

Es preocupante la situación que se presenta, cuando después de la firma del acuerdo final entre las FARC-EP y el gobierno nacional, se siguen incurriendo en actos de violencia ya que desde los meses de octubre, noviembre, diciembre del año pasado y comenzando enero del 2017, se sigue presentando una fuerte represión por parte de paramilitares que siempre han estado en la zona, por otro lado fuerza pública y el INPEC en las cárceles, quienes han venido cometiendo actos graves en contra de la población civil, violación de los derechos humanos y violando las reglas que rigen CFHBD en zonas como Tumaco Nariño, Cauca y Tolima. Hay que recordar, teniendo en cuenta lo pactado con las FARC-EP y el Gobierno Nacional cuando se habla en el acuerdo de las reglas que rigen el CFHBD y DA y los protocolos del acuerdo de CFHBD y DA el que dice textualmente: “respecto al fin del conflicto, las reglas que rigen el CFHBD y DA reconocen la afectación de los derechos humanos y de las libertades civiles constituyen violaciones del CFHBD y DA, cuando son cometidas por las partes del acuerdo”

n los departamentos del Tolima, Valle, Cauca y Nariño, especialmente en el municipio de Tumaco Nariño donde están haciendo presencia tres grupos de paramilitares a la luz pública, las comunidades están muy preocupadas por las amenazas, desplazamientos y asesinatos que son frecuentes en esta región.

Las comunidades dan los informes concretos de la ubicación y movimiento de los paramilitares, con el fin de que el ejército nacional haga presencia y combata a estos grupos que le están causando daño a los acuerdos de la paz. Por ahora no se ha escuchado ni un enfrentamiento del ejercito con estos grupos que azotan a la población campesina.

Lo que no se entiende porque una patrulla del ejército al mando del mayor Gonzalo Torres sí tiene tiempo para investigar y chantajear de una forma abusiva y represiva a los campesinos del municipio el Charco Nariño sobre el rio Tamaje y no tiene tiempo para combatir a los grupos de paramilitares. Si hay tiempo para que atropellen y violen sus derechos a los presos políticos, si hay tiempo para quemarles las casitas a los campesinos, si hay tiempo para planear y dar información para que asesinen a los líderes populares. Esto no es la paz que estamos buscando.

El ministro de defensa Luis Carlos Villegas, públicamente dice que en Colombia no hay paramilitares, entonces estos grupos de 20, 30 y 40 que andan con uniformes camuflados, armas largas y cortas, y desplazan, amenazan y asesinan a la población civil, quiénes son?

Pueden ponerle el nombre que quieran a estos grupos de asesinos, pero constitucionalmente el Estado con sus fuerzas militares debe responder por la seguridad de todos los colombianos y colombianas. Pero la realidad es otra, la población civil que reclama sus derechos y pide inversión social para su región, son las víctimas y están desprotegidas.

¿Será que más de medio siglo de guerra no es suficiente para que la oligarquía reaccionaria entienda que no queremos más muertos? ¿Que la sociedad quiere un nuevo país? ¿Que estamos cansados de que los mismos gobiernen se presten para que otros países se roben nuestras riquezas y permitan que invadan nuestro territorio?


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…