Ir al contenido principal

Apoyar el proceso de paz con conciencia de clase

Noticia
Tomado Pacocol
Por Nelson Lombana


Por: Nelson Lombana Silv
El proceso de implementación del acuerdo de paz suscrito entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) y el gobierno nacional de Juan Manuel Santos Calderón, corresponde su desarrollo e implementación satisfactoria fundamentalmente a dos aspectos nodales: Uno, a la voluntad política del gobierno nacional y más allá del gobierno nacional, a la voluntad política de la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano y dos, a la decisión política del pueblo para asumirlo como suyo, dispuesto a exigir organizada y decididamente su implementación sin dilación de ninguna naturaleza.

 

Recordemos lo dicho por el comandante Timoleón Jiménez: “Este acuerdo ya no es nuestro, es del pueblo colombiano”. En ese mismo sentido el comandante fariano del XXI frente Donald Ferreira, ha indicado: “En adelante, le queda al pueblo defender el acuerdo en la calle. El mismo gobierno lo ha dicho, nosotros también lo hemos dicho, que nosotros hemos cumplido nuestro papel, ahora es el pueblo en las calles defendiendo el proceso y exigiendo la implementación de ellos ya, porque es que en los acuerdos no se consiguen cosas personales para nosotros los guerrilleros, sino grandes beneficios para la sociedad más desfavorecida del país”.[i]


También la guerrillera del XXI frente de las Farc – Ep, Nayibe Palacios, subraya: “El pueblo colombiano nos puede ayudar a implementar la paz con su exigencia, con su protesta y reclamándole al gobierno que cumpla como tal lo que se firmó en la Habana y en Cartagena (teatro Colón en Bogotá)”.[ii]


Mirado con detenimiento estos dos requisitos básicos se puede concluir fácilmente que su implementación no es tan sencillo como debería serlo. Por un lado, tenemos a un gobierno desprestigiado, incumplido, neoliberal y corrupto; a una oligarquía sectaria, criminal y temerosa hasta de cambios cosméticos. Y por el otro lado, a un pueblo analfabeto políticamente hablando, alienado por los aparatos ideológicos del régimen, atemorizado por el terrorismo de Estado e incomunicado. Ejemplo concreto reciente el plebiscito del 2 de octubre de 2016. Más del 60 por ciento del pueblo colombiano no participó y el 50 por ciento de los participantes apoyó de alguna manera la continuidad de la guerra. Habría que sumarle un par de ingredientes más: Una izquierda seriamente polarizada, pensando más en su capillita que en el interés colectivo del pueblo en su conjunto y el galope escandaloso del oportunismo de derecha y de izquierda.


El marxismo – leninismo enseña a aprender de las experiencias. Son muchas que ha tenido el pueblo colombiano y sigue teniendo. Debe sacarle partido para no volver a cometer esos errores colosales que han echado por tierra oportunidades inmensas. Esta oportunidad singular de aclimatar la paz estable y duradera en Colombia la debemos defender con alma, vida y sombrero, sin escatimar esfuerzos de ninguna índole, erradicando de nuestra conciencia todo rastro de mezquindad. Hay que tener cuidado de esos “violentólogos” que de la noche a la mañana sin un acto real de conciencia se pasan al bando de la “paz” con el fin de sacar partida personal. Comienzan a aparecer ONGs de todos los tamaños y pelambres. Ojo con eso. El oportunismo ronda.


El Partido Comunista Colombiano, en el caso particular de Ibagué, ha propuesto y viene apoyando una confluencia de fuerzas de izquierda y democráticas alrededor de este proceso con el fin de ayudar a su desarrollo y a blindarlo de alguna manera del crudo oportunismo y de los criminales que quieren que el país se siga desangrando. Nadie tiene por qué autodefinirse como jefe de este proceso, por cuanto el único jefe es el pueblo. Es hora de señalar a los que han pelechado de una u otra manera de la guerra, no para incomodarlos y hacerlos sonrojar. Esa no es la finalidad. La única finalidad es: Aclimatar la implementación del acuerdo y cerrarle el paso a los oportunistas y a los agoreros de la guerra.


La unidad es fundamental. Esta se construye en la acción, en la praxis, no simplemente teorizando y haciendo análisis de coyuntura por las alturas. El compromiso con la paz debe ser integral y sin ninguna suspicacia. Hay que persistir en un frente amplio por la paz sin sectarismos y sin ambigüedades como diría en su momento el maestro Carlos Gaviria Díaz. La unidad es una construcción permanente, no hay que desfallecer. Actuar así, es apoyar la implementación del proceso de paz con conciencia de clase. 


[i] La otra versión acerca de las Farc – Ep Reportajes. Lombana Silva, Nelson. Página consultada 10.

[ii] Ibíd. Página consultada 24.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las extrañas críticas de Horacio Duque al nuevo partido

Análisis Por María Méndez Colombia Soberana


Los recientes ataques contra las FARC se dan en primer lugar, como bien presentíamos, por sectores “cercanos” que no representan una línea ideológica dentro de la izquierda y mucho menos entre los  revolucionarios. 
Escritores venidos a menos, “revolucionarios” de cafetería y otros, cuyas posiciones, e incluso parte de su historia, son muy cuestionables, son el “ramillete” de autodenominados politólogos e ideólogos que hoy comienzan a atacar públicamente a un partido que nace de un movimiento político y armado que ha encarado al imperio, la oligarquía y ha defendido los sectores más oprimidos del país como ninguno de los críticos lo ha hecho.
El primer representante de este “movimiento crítico” es Horacio Duque, quien en su escrito, al mismo tiempo que posa de “fariano” y de revolucionario comprometido, arremete contra la dirección de las FARC simple y llanamente porque no quedó como a él le hubiera gustado. 
Debemos aclarar que en nuestro blog, C…

Los hipócritas escándalos por Cadete y las listas

Análisis Tomado de Las 2 Orillas Por Gabriel Ángel

Solo gente cizañera puede endilgarle al nuevo partido responsabilidad en la decisión individual de un exmilitante Farc, y armar barullo en torno a las listas de los guerrilleros prisioneros
Las Farc desaparecimos como movimiento insurgente, como organización político militar que por la vía armada perseguía la toma del poder en Colombia. Quien a estas alturas pregone lo contrario no solo está faltando a la verdad, sino que está actuando en contravía de un sinnúmero de evidencias constatables de las que el gobierno nacional, la comunidad internacional y la inmensa mayoría de la nación dan fe.
Desde luego que una organización compuesta por miles de mujeres y hombres alzados en armas, con amplias redes clandestinas de apoyo a su activad conspirativa, no está exenta, como no lo está ninguna organización compuesta por seres humanos, de que alguno o algunos de sus antiguos militantes, opten por elegir un camino distinto. Hemos hecho todo para exp…

Seremos millones y millones en una Nueva Colombia

Comunicado Por FARC - Timoleon Jiménez



Jorge Eliécer Gaitán sentenció el 20 de abril de 1944: “…en Colombia hay dos países: el país político que piensa en sus empleos, en su mecánica y en su poder, y el país nacional que piensa en su trabajo, en su salud, en su cultura, desatendidos por el país político. El país político tiene metas diferentes a las del país nacional. ¡Tremendo drama en la historia de un pueblo!”.



73 años después esa tragedia sigue viva. Tal y como lo sostenía el caudillo, el Estado sigue representando actualmente los intereses de un grupo minoritario, cuando debiera representar todas las clases y defender especialmente a la que lo necesita, o sea la gran mayoría de los desheredados. Proponemos a Colombia poner fin a tan amarga realidad.



Y lo hacemos presentando ante el país y el mundo nuestro partido político, FUERZA ALTERNATIVA REVOLUCIONARIA DEL COMÚN FARC, en una demostración más de nuestro compromiso con la paz, la democracia y la justicia social para Colombia. Fuero…