Ir al contenido principal

Apoyar el proceso de paz con conciencia de clase

Noticia
Tomado Pacocol
Por Nelson Lombana


Por: Nelson Lombana Silv
El proceso de implementación del acuerdo de paz suscrito entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) y el gobierno nacional de Juan Manuel Santos Calderón, corresponde su desarrollo e implementación satisfactoria fundamentalmente a dos aspectos nodales: Uno, a la voluntad política del gobierno nacional y más allá del gobierno nacional, a la voluntad política de la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano y dos, a la decisión política del pueblo para asumirlo como suyo, dispuesto a exigir organizada y decididamente su implementación sin dilación de ninguna naturaleza.

 

Recordemos lo dicho por el comandante Timoleón Jiménez: “Este acuerdo ya no es nuestro, es del pueblo colombiano”. En ese mismo sentido el comandante fariano del XXI frente Donald Ferreira, ha indicado: “En adelante, le queda al pueblo defender el acuerdo en la calle. El mismo gobierno lo ha dicho, nosotros también lo hemos dicho, que nosotros hemos cumplido nuestro papel, ahora es el pueblo en las calles defendiendo el proceso y exigiendo la implementación de ellos ya, porque es que en los acuerdos no se consiguen cosas personales para nosotros los guerrilleros, sino grandes beneficios para la sociedad más desfavorecida del país”.[i]


También la guerrillera del XXI frente de las Farc – Ep, Nayibe Palacios, subraya: “El pueblo colombiano nos puede ayudar a implementar la paz con su exigencia, con su protesta y reclamándole al gobierno que cumpla como tal lo que se firmó en la Habana y en Cartagena (teatro Colón en Bogotá)”.[ii]


Mirado con detenimiento estos dos requisitos básicos se puede concluir fácilmente que su implementación no es tan sencillo como debería serlo. Por un lado, tenemos a un gobierno desprestigiado, incumplido, neoliberal y corrupto; a una oligarquía sectaria, criminal y temerosa hasta de cambios cosméticos. Y por el otro lado, a un pueblo analfabeto políticamente hablando, alienado por los aparatos ideológicos del régimen, atemorizado por el terrorismo de Estado e incomunicado. Ejemplo concreto reciente el plebiscito del 2 de octubre de 2016. Más del 60 por ciento del pueblo colombiano no participó y el 50 por ciento de los participantes apoyó de alguna manera la continuidad de la guerra. Habría que sumarle un par de ingredientes más: Una izquierda seriamente polarizada, pensando más en su capillita que en el interés colectivo del pueblo en su conjunto y el galope escandaloso del oportunismo de derecha y de izquierda.


El marxismo – leninismo enseña a aprender de las experiencias. Son muchas que ha tenido el pueblo colombiano y sigue teniendo. Debe sacarle partido para no volver a cometer esos errores colosales que han echado por tierra oportunidades inmensas. Esta oportunidad singular de aclimatar la paz estable y duradera en Colombia la debemos defender con alma, vida y sombrero, sin escatimar esfuerzos de ninguna índole, erradicando de nuestra conciencia todo rastro de mezquindad. Hay que tener cuidado de esos “violentólogos” que de la noche a la mañana sin un acto real de conciencia se pasan al bando de la “paz” con el fin de sacar partida personal. Comienzan a aparecer ONGs de todos los tamaños y pelambres. Ojo con eso. El oportunismo ronda.


El Partido Comunista Colombiano, en el caso particular de Ibagué, ha propuesto y viene apoyando una confluencia de fuerzas de izquierda y democráticas alrededor de este proceso con el fin de ayudar a su desarrollo y a blindarlo de alguna manera del crudo oportunismo y de los criminales que quieren que el país se siga desangrando. Nadie tiene por qué autodefinirse como jefe de este proceso, por cuanto el único jefe es el pueblo. Es hora de señalar a los que han pelechado de una u otra manera de la guerra, no para incomodarlos y hacerlos sonrojar. Esa no es la finalidad. La única finalidad es: Aclimatar la implementación del acuerdo y cerrarle el paso a los oportunistas y a los agoreros de la guerra.


La unidad es fundamental. Esta se construye en la acción, en la praxis, no simplemente teorizando y haciendo análisis de coyuntura por las alturas. El compromiso con la paz debe ser integral y sin ninguna suspicacia. Hay que persistir en un frente amplio por la paz sin sectarismos y sin ambigüedades como diría en su momento el maestro Carlos Gaviria Díaz. La unidad es una construcción permanente, no hay que desfallecer. Actuar así, es apoyar la implementación del proceso de paz con conciencia de clase. 


[i] La otra versión acerca de las Farc – Ep Reportajes. Lombana Silva, Nelson. Página consultada 10.

[ii] Ibíd. Página consultada 24.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Comandante Jaime Guaraca analiza situación actual de Colombia

Reportaje Por Nelson Lombana S. Fotos Camila




El sueño eterno de estar frente  al camarada Jaime Guaraca Durán, segundo hombre al mando de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) después del comandante Manuel Marulanda Vélez, durante un largo período de la dura lucha revolucionaria armada en Colombia, se vino a cristalizar el pasado 15 de octubre en Cuba, cuando pude hacerle un extenso reportaje que más tarde publicaremos en su totalidad en un folleto para que circule profusamente por el país, muy especialmente por el departamento de Tolima.


Durante más de cuatro horas, el camarada Guaraca contestó los interrogantes haciendo alarde de una memoria prodigiosa y una convicción política y revolucionaria a toda prueba. Su rostro cansado por los años se ilumina cuando evoca el nombre de Colombia y describe con sutiliza su gesta al lado del movimiento guerrillero más antiguo que el año pasado decidió decirle adiós a las armas, en un acuerdo concebido en la…

Asesinado comunista tolimense en Villavicencio

Noticia Tomado de Pacocol Por Nelson Lombana

La preciosa sangre comunista sigue bañando el territorio colombiano producto del régimen imperante. La cruel intolerancia, el odio y la venganza hacen estragos, mientras que el gobierno de derecha le dice a la comunidad nacional e internacional que en Colombia no pasada nada, que la paz fluye por todo el territorio.

El pasado 10 de noviembre, fue asesinado el comunista Jairo Silva Trujillo, de siete impactos de bala en Villavicencio, capital del departamento del Meta, hacia las seis de la tarde, cuando cerraba su pequeño negocio y se disponía descansar. Alcanzó a llegar con vida a la clínica, pero los médicos no pudieron hacer nada falleciendo hacia las 9:30 de la noche.  Varios sicarios al parecer se marcharon tan campantes como llegaron a cometer el execrable crimen.
Jairo Silva Trujillo había nacido el 7 de agosto de 1976, es decir, tenía escasamente 41 años de edad. Era hijo de Reinaldo Silva y Carmen Trujillo, prestante familia del municipi…

50 años de la muerte del Che y 100 de la revolución rusa

Análisis Por Gabriel Ángel



Hasta el día de hoy nadie puede demostrar que tiene toda la razón en cuestiones de revolución y socialismo. Los pueblos indagan y construyen verdades y hay que respetarlos.



Octubre de 2017 llega a nosotros con un doble impulso político y moral. El cincuenta aniversario de la muerte de Che no puede pasar desapercibido para ninguno, en la medida que encierra una significación verdaderamente histórica. Pero como si fuera poco, a tal conmemoración se agrega la del centenario de la revolución rusa, el más grande experimento humano en busca de la justicia. La coincidencia abriga mucho más que una simple concurrencia de fechas. 



Del anecdotario de la revolución cubana se extrae la escena de Fidel preguntando a la dirigencia insurreccional victoriosa, si había dentro de ellos algún economista para ponerlo al frente del Banco Nacional, resultando el conjunto sorprendido cuando el Che se señaló a sí mismo como el indicado. Dicen que al preguntarle por qué afirmaba ser e…