Ir al contenido principal

Apoyar el proceso de paz con conciencia de clase

Noticia
Tomado Pacocol
Por Nelson Lombana


Por: Nelson Lombana Silv
El proceso de implementación del acuerdo de paz suscrito entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) y el gobierno nacional de Juan Manuel Santos Calderón, corresponde su desarrollo e implementación satisfactoria fundamentalmente a dos aspectos nodales: Uno, a la voluntad política del gobierno nacional y más allá del gobierno nacional, a la voluntad política de la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano y dos, a la decisión política del pueblo para asumirlo como suyo, dispuesto a exigir organizada y decididamente su implementación sin dilación de ninguna naturaleza.

 

Recordemos lo dicho por el comandante Timoleón Jiménez: “Este acuerdo ya no es nuestro, es del pueblo colombiano”. En ese mismo sentido el comandante fariano del XXI frente Donald Ferreira, ha indicado: “En adelante, le queda al pueblo defender el acuerdo en la calle. El mismo gobierno lo ha dicho, nosotros también lo hemos dicho, que nosotros hemos cumplido nuestro papel, ahora es el pueblo en las calles defendiendo el proceso y exigiendo la implementación de ellos ya, porque es que en los acuerdos no se consiguen cosas personales para nosotros los guerrilleros, sino grandes beneficios para la sociedad más desfavorecida del país”.[i]


También la guerrillera del XXI frente de las Farc – Ep, Nayibe Palacios, subraya: “El pueblo colombiano nos puede ayudar a implementar la paz con su exigencia, con su protesta y reclamándole al gobierno que cumpla como tal lo que se firmó en la Habana y en Cartagena (teatro Colón en Bogotá)”.[ii]


Mirado con detenimiento estos dos requisitos básicos se puede concluir fácilmente que su implementación no es tan sencillo como debería serlo. Por un lado, tenemos a un gobierno desprestigiado, incumplido, neoliberal y corrupto; a una oligarquía sectaria, criminal y temerosa hasta de cambios cosméticos. Y por el otro lado, a un pueblo analfabeto políticamente hablando, alienado por los aparatos ideológicos del régimen, atemorizado por el terrorismo de Estado e incomunicado. Ejemplo concreto reciente el plebiscito del 2 de octubre de 2016. Más del 60 por ciento del pueblo colombiano no participó y el 50 por ciento de los participantes apoyó de alguna manera la continuidad de la guerra. Habría que sumarle un par de ingredientes más: Una izquierda seriamente polarizada, pensando más en su capillita que en el interés colectivo del pueblo en su conjunto y el galope escandaloso del oportunismo de derecha y de izquierda.


El marxismo – leninismo enseña a aprender de las experiencias. Son muchas que ha tenido el pueblo colombiano y sigue teniendo. Debe sacarle partido para no volver a cometer esos errores colosales que han echado por tierra oportunidades inmensas. Esta oportunidad singular de aclimatar la paz estable y duradera en Colombia la debemos defender con alma, vida y sombrero, sin escatimar esfuerzos de ninguna índole, erradicando de nuestra conciencia todo rastro de mezquindad. Hay que tener cuidado de esos “violentólogos” que de la noche a la mañana sin un acto real de conciencia se pasan al bando de la “paz” con el fin de sacar partida personal. Comienzan a aparecer ONGs de todos los tamaños y pelambres. Ojo con eso. El oportunismo ronda.


El Partido Comunista Colombiano, en el caso particular de Ibagué, ha propuesto y viene apoyando una confluencia de fuerzas de izquierda y democráticas alrededor de este proceso con el fin de ayudar a su desarrollo y a blindarlo de alguna manera del crudo oportunismo y de los criminales que quieren que el país se siga desangrando. Nadie tiene por qué autodefinirse como jefe de este proceso, por cuanto el único jefe es el pueblo. Es hora de señalar a los que han pelechado de una u otra manera de la guerra, no para incomodarlos y hacerlos sonrojar. Esa no es la finalidad. La única finalidad es: Aclimatar la implementación del acuerdo y cerrarle el paso a los oportunistas y a los agoreros de la guerra.


La unidad es fundamental. Esta se construye en la acción, en la praxis, no simplemente teorizando y haciendo análisis de coyuntura por las alturas. El compromiso con la paz debe ser integral y sin ninguna suspicacia. Hay que persistir en un frente amplio por la paz sin sectarismos y sin ambigüedades como diría en su momento el maestro Carlos Gaviria Díaz. La unidad es una construcción permanente, no hay que desfallecer. Actuar así, es apoyar la implementación del proceso de paz con conciencia de clase. 


[i] La otra versión acerca de las Farc – Ep Reportajes. Lombana Silva, Nelson. Página consultada 10.

[ii] Ibíd. Página consultada 24.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Perseguiremos a quienes se atrevan a amenazar a líderes sociales: Mininterior

Noticia Por El Espectador



El Gobierno Nacional, a través de Guillermo Rivera, ministro del Interior, aseguró que se va a perseguir a quienes se atrevan a amenazar o intimidar a los líderes sociales en el país.
“No vamos a permitir que se amenace o se intimide a los líderes. Las víctimas son un sector poblacional central que hay que proteger. A quienes se atrevan, los vamos a perseguir”, señaló Rivera.
Señaló que las autoridades están avanzando en las investigaciones sobre los casos verificados y que, para el caso de Bernardo Cuero, líder asesinado en Atlántico y que hacía parte de la mesa departamental de víctimas, ya la Fiscalía imputó cargos al homicida.
“Seguiremos actuando de manera coordinada con las autoridades”, concluyó Rivera.
El Ministerio del Interior también reveló cifras sobre los casos verificados de agresiones en contra de líderes sociales, listado “definido por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas que verifica la condición de liderazgo en terreno”.
De acuerd…

“Juan Manuel Santos terminó engañando a los pensionados”, dice el jurista Héctor Bernal

Noticia Tomado de Pacocol Por José Marulanda - Pazífico Noticias




El presidente Juan Manuel Santos cometió un gran error al no cumplir una promesa de campaña y objetar la ley 170 que reducía del 12 al 4% los aportes para la salud de los pensionados del país. La afirmación fue hecha por el abogado laboralista y académico Héctor Bernal.

Según el presidente Santos, la Ley golpeaba los principios de sostenibilidad fiscal, equidad social y la progresividad en materia tributaria. El jurista Héctor Bernal sostiene que este proyecto no los afectaba.
Para este académico, cuando la ley 170 llegue a la Corte Constitucional luego de haber pasado nuevamente por el Congreso, el alto tribunal tendrá que declararla acorde a la Carta Magna colombiana.
Los pensionados del país se encuentran adelantando reuniones para tomar una única posición ante la decisión de Juan Manuel Santos. Lo que sí se sabe es que programarán nuevas movilizaciones rechazando la medida adoptada por el primer mandatario.

Las FARC-EP son producto de la lealtad de Manuel y Jacobo

Análisis Tomado de FARC-EP Por Aureliana Buendía


Jacobo Arenas en sus propias palabras  Sobre polvo y ceniza, colombianos,  fundemos una patria verdadera.  /Invitación a renacer, Carlos Castro Saavedra/
Ha ocurrido un evento extraordinario en nuestro país, las FARC-EP nos estamos convirtiendo en un partido político legal. Es indudable que la mayoría del pueblo colombiano siente regocijo, grandes expectativas y enormes esperanzas frente a está nueva realidad que apenas comienza a adquirir su forma.

Los medios de comunicación hacen lo suyo: garantizar que el rebaño no piense, no opine; dar la sensación de que ya el tema de la paz a nadie le interesa. Su tarea es vencer lo que ellos llaman “el síndrome de Vietnam”, pero les va ha salir el tiro por la culata: de la paz se apropiaran cada vez más millones de colombianos. Es la lógica de la vida, del desarrollo, del irrefrenable deseo de la humanidad por vencer obstáculos y superarse.

En coyunturas como estas y frente al primer congreso de nuestro p…