Ir al contenido principal

Apoyar el proceso de paz con conciencia de clase

Noticia
Tomado Pacocol
Por Nelson Lombana


Por: Nelson Lombana Silv
El proceso de implementación del acuerdo de paz suscrito entre las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, Ejército del Pueblo (Farc – Ep) y el gobierno nacional de Juan Manuel Santos Calderón, corresponde su desarrollo e implementación satisfactoria fundamentalmente a dos aspectos nodales: Uno, a la voluntad política del gobierno nacional y más allá del gobierno nacional, a la voluntad política de la oligarquía colombiana y el imperialismo norteamericano y dos, a la decisión política del pueblo para asumirlo como suyo, dispuesto a exigir organizada y decididamente su implementación sin dilación de ninguna naturaleza.

 

Recordemos lo dicho por el comandante Timoleón Jiménez: “Este acuerdo ya no es nuestro, es del pueblo colombiano”. En ese mismo sentido el comandante fariano del XXI frente Donald Ferreira, ha indicado: “En adelante, le queda al pueblo defender el acuerdo en la calle. El mismo gobierno lo ha dicho, nosotros también lo hemos dicho, que nosotros hemos cumplido nuestro papel, ahora es el pueblo en las calles defendiendo el proceso y exigiendo la implementación de ellos ya, porque es que en los acuerdos no se consiguen cosas personales para nosotros los guerrilleros, sino grandes beneficios para la sociedad más desfavorecida del país”.[i]


También la guerrillera del XXI frente de las Farc – Ep, Nayibe Palacios, subraya: “El pueblo colombiano nos puede ayudar a implementar la paz con su exigencia, con su protesta y reclamándole al gobierno que cumpla como tal lo que se firmó en la Habana y en Cartagena (teatro Colón en Bogotá)”.[ii]


Mirado con detenimiento estos dos requisitos básicos se puede concluir fácilmente que su implementación no es tan sencillo como debería serlo. Por un lado, tenemos a un gobierno desprestigiado, incumplido, neoliberal y corrupto; a una oligarquía sectaria, criminal y temerosa hasta de cambios cosméticos. Y por el otro lado, a un pueblo analfabeto políticamente hablando, alienado por los aparatos ideológicos del régimen, atemorizado por el terrorismo de Estado e incomunicado. Ejemplo concreto reciente el plebiscito del 2 de octubre de 2016. Más del 60 por ciento del pueblo colombiano no participó y el 50 por ciento de los participantes apoyó de alguna manera la continuidad de la guerra. Habría que sumarle un par de ingredientes más: Una izquierda seriamente polarizada, pensando más en su capillita que en el interés colectivo del pueblo en su conjunto y el galope escandaloso del oportunismo de derecha y de izquierda.


El marxismo – leninismo enseña a aprender de las experiencias. Son muchas que ha tenido el pueblo colombiano y sigue teniendo. Debe sacarle partido para no volver a cometer esos errores colosales que han echado por tierra oportunidades inmensas. Esta oportunidad singular de aclimatar la paz estable y duradera en Colombia la debemos defender con alma, vida y sombrero, sin escatimar esfuerzos de ninguna índole, erradicando de nuestra conciencia todo rastro de mezquindad. Hay que tener cuidado de esos “violentólogos” que de la noche a la mañana sin un acto real de conciencia se pasan al bando de la “paz” con el fin de sacar partida personal. Comienzan a aparecer ONGs de todos los tamaños y pelambres. Ojo con eso. El oportunismo ronda.


El Partido Comunista Colombiano, en el caso particular de Ibagué, ha propuesto y viene apoyando una confluencia de fuerzas de izquierda y democráticas alrededor de este proceso con el fin de ayudar a su desarrollo y a blindarlo de alguna manera del crudo oportunismo y de los criminales que quieren que el país se siga desangrando. Nadie tiene por qué autodefinirse como jefe de este proceso, por cuanto el único jefe es el pueblo. Es hora de señalar a los que han pelechado de una u otra manera de la guerra, no para incomodarlos y hacerlos sonrojar. Esa no es la finalidad. La única finalidad es: Aclimatar la implementación del acuerdo y cerrarle el paso a los oportunistas y a los agoreros de la guerra.


La unidad es fundamental. Esta se construye en la acción, en la praxis, no simplemente teorizando y haciendo análisis de coyuntura por las alturas. El compromiso con la paz debe ser integral y sin ninguna suspicacia. Hay que persistir en un frente amplio por la paz sin sectarismos y sin ambigüedades como diría en su momento el maestro Carlos Gaviria Díaz. La unidad es una construcción permanente, no hay que desfallecer. Actuar así, es apoyar la implementación del proceso de paz con conciencia de clase. 


[i] La otra versión acerca de las Farc – Ep Reportajes. Lombana Silva, Nelson. Página consultada 10.

[ii] Ibíd. Página consultada 24.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Atentan contra la vida de la ganadora del Premio Nacional por la defensa de los Derechos Humanos

Noticia en desarrollo Colombia Soberana


La defensora de los Derechos Humanos, María Ruth Sanabria, sufrió un atentado la noche de hoy 22 de mayo. Los hechos ocurrieron en Fortul Arauca. Según fuentes cercanas una camioneta roja venía siguiendo el carro en el que se movilizaba la abogada desde que salió de Beyotes, en Tame. Una vez llegaron a su destino, desde la camioneta dispararon al parecer ráfagas de fusil, la defensora y sus acompañantes alcanzaron a llegar a la estación de Policía.
María Ruth Sanabria, miembro del Comité Permanente para la Defensa de los Derechos Humanos CPDH, ganadora del premio Nacional por la Defensa de los Derechos Humanos, militante del Partido Comunista Colombiano y sobreviviente del genocidio contra la Unión Patriótica, entre sus múltiples actividades en pro de la comunidad, viene denunciando la presencia y persistencia de grupos paramilitares en Arauca.

"Nos están matando", un documental sobre el asesinato de líderes sociales

Noticia Tomado de Colombia 2020 - El Espectador  Por Edinson Arley Bolaños

Dos cineastas estadounidenses y un productor colombiano acompañaron por más de un año a dos líderes sociales del norte del Cauca amenazados de muerte. El objetivo: ponerle rostro al fenómeno que afecta al país con más intensidad desde que se firmó el acuerdo de paz entre el Gobierno y las Farc. Ya han muerto más de 200 líderes, advierte el audiovisual.
Bien podría decirse que el documental, “Nos están matando”, es un grito de auxilio de los miles de líderes sociales que viven en los territorios donde otrora se desarrolló la guerra entre las Farc y el Gobierno. Es un documento que pone al desnudo la vida cotidiana de un defensor de derechos humanos en Colombia. En este caso, las historias del líder indígena, Feliciano Valencia, y la del líder afrodescendiente, Héctor Marino Carabalí. Las dos, cargadas de resistencia y peligro.
Vea documental aquí: "Nos están matando"
Los lentes de Tom Laffay y Emily Wright r…

Secuestran y asesinan a dos indígenas y abandonan sus hijos en la selva

ComunicadoTomado de Pacocol Por ONIC


Repudiamos y condenamos el vil asesinato de nuestros hermanos indígenas Pablo Dagua y Adriana Montero Parra del Resguardo Triunfo Cristal Páez de Florida- Valle del Cauca y de Amilkar Yagari, ex gobernador activista y guardia indígena del Pueblo Embera Chami.
Adriana hasta hace 2 años y medio se había desempeñado como Guardia indígena en el resguardo Triunfo Cristal Páez del Municipio de Florida cuando decidió establecer su familia con Pablo Dagua.

El 26 de mayo, Pablo y Adriana fueron desaparecidos en su residencia ubicada en el Corregimiento la Delfina de Buenaventura. 

El domingo 27 de mayo el hijo de las víctimas de siete años cargando a su hermanito de seis meses de nacido informó a la comunidad de los hechos.

De inmediato la comunidad activó la guardia y comunidad indígena e iniciaron la búsqueda y el lunes 28 de mayo, encuentran el cuerpo de Adriana Alexandra Montero Parra, y una hora después aproximadamente se halló el segundo cuerpo que se encon…